Política

AJUSTE EN EDUCACIÓN

Jujuy: nuevas medidas de Morales y Calsina contra la educación superior

En los últimos días se conoció la oferta educativa que propone el gobierno de Morales para la educación superior terciaria. Otra vez ajuste, flexibilización y ataque a la educación pública que da la espalda a las necesidades y exigencias de la comunidad educativa.

Martes 3 de septiembre | 11:26

En los últimos días se conocieron algunos de los lineamientos de la oferta educativa para el año 2020 que presentó el gobierno de Morales por medio de su Ministerio de Educación a cargo de Isolda Calsina. Al igual que hicieron con el llamado “Pacto Social Educativo”, detrás de eufemismos vuelven a camuflar una política de ajuste, flexibilización y precarización sobre la educación superior terciaria y de cierre de oportunidades para la juventud, complicando aún más la posibilidad de cursar y completar una carrera terciaria, en un contexto económico, social y político cada vez más crítico en Jujuy como en todo el país.

Esa crisis golpea sobre todo a la juventud, que en un 90% trabaja “en negro”, en condiciones de precariedad e informalidad absoluta, lo que se suma a los costos cada vez más elevados de transporte, materiales didácticos y alimentos básicos, hace cada vez más difícil la posibilidad de estudiar para miles de jóvenes. Las medidas anunciadas en nada ayudan a esta realidad ya preocupante, sino que, por el contrario, la empeoran.

El relato y la realidad

Desde el gobierno anuncian públicamente las nuevas medidas partiendo de que para la educación superior en el período 2015-2019 el presupuesto creció un 24%; lo que omiten es que ese “aumento” se da en un marco en el que la inflación acumulada para el mismo período asciende al 200%, por lo que en la realidad concreta, frente a la inflación y devaluación del peso, lo destinado a la educación superior decreció, profundizando el vaciamiento a la educación pública que ya venía de los gobiernos anteriores.

Por si este sólo dato ya no bastara para desmantelar el relato oficial, continúan la presentación de la propuesta educativa 2020 con frases que sólo logran hacer crecer la bronca y el descontento de la comunidad educativa que sufre a diario las políticas oficiales de cierres de carreras y cursos, pase a disponibilidad, medidas arbitrarias como la unificación de juntas de clasificación y la nueva grilla de calificación que se enmarca en una realidad económica que no se soporta más.

Según el ministerio hay “Más ofertas de formación docente y técnica”, mientras vienen cerrando carreras desde 2016; “Más oportunidades de empleo futuro”, cuando cierran profesoras y abren tecnicaturas que no tienen salida laboral y pierden la validación del título en pocos años; “Más fortalecimiento de los Institutos de Educación Superior”, ya que según, las autoridades “los Institutos ahora cumplen “otras funciones esenciales para el sistema educativo: de acompañamiento a escuelas , capacitación docente gratuita e investigación”, una forma cínica de decir que está lleno de docentes terciarios que vienen quedando en disponibilidad por las políticas de cierres de carreras, comisiones y cursos por parte del oficialismo y son “reubicados” en otras funciones, imponiendo de hecho una flexibilización de tareas. Con estas “nuevas tareas” también justifican el cierre de carreras. Podríamos seguir con más ejemplos de este estilo, en el que buscan encubrir políticas de ajuste con “palabras lindas”.

A todo lo anteriormente expresado, hay que agregar el manoseo que se produjo desde el Ministerio de Educación sobre el personal docente y estudiantes de los IES, ya que se había solicitado que se trabaje sobre proyectos curriculares para la oferta 2020 que finalmente no serán tomados en cuenta, lo que constituye una verdadera falta de respeto sobre el trabajo realizado en las últimas semanas. En momentos que estudiantes terciarios que siguen cursando carreras cuya inscripción está cerrada se movilizaron hace pocas semanas, desde el Ministerio plantearon que si se trabajaba en nuevos proyectos curriculares dichas carreras serían reabiertas. Si bien nadie confió en la desgastada palabra de la Ministra, el planteamiento de la reapertura existió.

El caso que se destaca es el de la carrera del Profesorado de Educación Inicial que seguirá “suspendida”; también en el caso del IES N°10 proponen la apertura de la carrera de Educación Primaria, pero con orientación en EIB, cuando solicitaron trabajar epistemológicamente en otro tipo de diseño para la reapertura de la carrera de Educación Primaria.

Por si todo esto fuera poco, desde el Ministerio se habla de sedes “móviles” para las ofertas educativas, sin especificar a qué se refieren explícitamente y de cupos de comisiones lo que le lleva a la reducción de comisiones y le pone un “cepo” a las inscripciones del estudiantado y abre la posibilidad de exámenes eliminatorios como ya sucedió este año.

Desde ya que no se ha expresado por parte de las autoridades gubernamentales ningún tipo de fundamento pedagógico en el que se basen las políticas llevadas adelante.

¿La directiva de CEDEMS no ve esta realidad?

En lo concreto lo único que generó en la comunidad educativa la propuesta educativa para el 2020 es bronca, rechazo y hartazgo. Ya son varias instituciones de toda la provincia que se vienen expresando en contra de la propuesta 2020 de diferentes maneras; en muchos casos trascendieron públicamente en los medios como el IES N°3 de San Salvador, donde se dan nuevamente casos de cierres de carreras y comisiones. También en institutos de Tilcara se están movilizando contra estas medidas, en Abra Pampa estudiantes y docentes del IES N°1 hicieron público su rechazo a la política de cierres de carreras en pleno desfile cívico frente al propio gobernador Morales, en el Departamento de Ledesma, docentes y estudiantes del IES N°10 se movilizarán en rechazo a la propuesta 2020.

La ministra Calsina mantiene el “argumento” de que los profesorados, como el de Inicial o Primaria, permanecen cerrados por la supuesta falta de salida laboral; pero al mismo tiempo desde el Ministerio reconocen que hay un faltante de por lo menos 400 edificios para el funcionamiento de las escuelas. Por lo tanto, como plantean los estudiantes que se vienen movilizando contra los cierres de carreras, lo que sucede es que no sobran carreras, sino que faltan escuelas.

Frente a estos reiterados ataques a la educación pública superior, se necesita exigirle a los gremios docentes, en particular a CEDEMS que convoque a asambleas para lanzar un plan de lucha urgente coordinado con los estudiantes y gremios y docentes de los demás niveles como ADEP.

Las directivas sindicales tienen que ponerse a la cabeza de un plan de lucha urgente para invertir las prioridades y que el presupuesto no se vaya al pago de la deuda (que en la provincia no para de crecer en el gobierno de Morales) sino a la inversión en educación, para terminar con las políticas de ajuste e invertir en la educación en general y en la educación superior en particular, reabriendo las carreras cerradas y elaborando la oferta educativa en base a una verdadera discusión democrática del conjunto de la comunidad educativa.

Desde la agrupación docente 9 de abril junto a los estudiantes terciarios que forman la agrupación En Clave Roja, apoyamos y acompañamos todas las medidas de lucha que se están llevando adelante; al tiempo que exigimos a las conducciones sindicales y de centros de estudiantes la convocatoria a asambleas interclaustros comunes para avanzar en una lucha unificada y un pliego de reivindicaciones en común. En este camino llamamos a acompañar la marcha terciaria convocada para el jueves 5 a las 10hs en la capital jujeña para golpear con “un solo puño” y exigir la derogación de la resolución en la que se basa este nuevo ataque a la educación pública superior.







Temas relacionados

Jujuy   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO