Mundo Obrero

MUNDO OBRERO

Jujuy: el derecho a huelga, los gremios y los trabajadores

Los descuentos de miles de pesos a docentes y trabajadores estatales por paro aún se mantienen. ¿Qué alternativas tienen los trabajadores para enfrentar el ajuste y la criminalización de la protesta?

Guillermo Alemán

Concejal del PTS-FIT en San Salvador de Jujuy

Lunes 24 de octubre de 2016 | 18:42

Luego de que referentes de los sindicatos estatales de Jujuy fueran a casa de gobierno a solicitar una reunión con funcionarios gubernamentales el viernes 7/10 y se juntaran con el ministro Perassi, expresaron, en medios locales, que darían un plazo de una semana para retomar las negociaciones salariales y el reclamo de la devolución de los descuentos por días de paro. De no hallar respuesta, se llevarían adelante medidas de fuerzas que se definirían luego de esta semana de tregua.

Mientras tanto a nivel nacional, el triunvirato conductor de la CGT decidió no llamar al paro, acordando un bono de fin de año con un piso de $ 2000, pese a que no alcanzaría a cubrir la pérdida de salario real de los trabajadores y que los empresarios de varios sectores anunciaron que no lo pagarían. No hay declaraciones respecto a los gobiernos provinciales de que se haga efectivo este bono para los trabajadores estatales, pero desde el ministerio de hacienda jujeño ya salieron al cruce manifestando que no tendrían fondos salvo que vengan partidas extras de la nación, además de ratificar los descuentos de día de paro tanto de mediddas locales como las convocadas a nivel nacional.

Jujuy y los descuentos por días de paro

En Jujuy la situación es más grave ya que al deteriorado salario estatal producto del índice inflacionario, los tarifazos y a los descuentos irregulares de meses anteriores, se le sumaron los descuentos de $1000 a $4000 por cada trabajador que hizo paro reclamando un aumento salarial al inicio del mes de Agosto.

Esto se suma a los ataque al sector industrial, con multas a los sindicatos, contravenciones a los obreros azucareros que salieron a luchar, o causas a activistas y dirigentes sindicales.

Se trata de un grave ataque a un derecho elemental de los trabajadores. El gobierno busca amedrentar y disciplinar a todos los trabajadores estatales que estén disconformes con su salario y condiciones de trabajo. Golpeando en su bolsillo para que la próxima vez no se adhiera a las medidas de fuerzas sindicales y así pasen impunes las políticas de ajuste que promueve el gobernador Gerardo Morales y sus funcionarios, mientras ellos disfrutan de holgados sueldos de privilegio que equivalen a veinte sueldos docentes en el caso de Morales ($198.000).

La “acción” de los gremios

A esta situación la política de los gremios fue presentar una nota solicitando reuniones al gobierno, confiando que se puedan dar vuelta atrás los descuentos con el apoyo en los bloques opositores y oficialistas de la legislatura, y “convenciendo” al gobierno que fue una política errónea que le pasaría factura en el 2017, año electoral, según Yolanda Canchi, titular de ATSA. De esta manera se terminan generando falsas expectativas sobre la rectificación de las decisiones autoritarias tomadas por el gobierno sin la necesidad de convocar al paro y una gran movilización provincial de los trabajadores en la calle.

El bloque del PJ, actualmente en la oposición, está en un lugar que no le sienta muy bien, teniendo diversas rupturas e internas que llevaron a que Carlos Haquim (CJ-FPJ), el vice de Gerardo Morales (CJ-UCR), tras una cuestionada elección interna, sea hoy el presidente del PJ provincial. Buscan reacomodarse en vistas de las elecciones del 2017, discutiendo que cuando eran gobierno respetaban el derecho a huelga.

Sin embargo bajo el gobierno de Fellner y Jenefes reprimieron a trabajadores estatales en incontables veces y armaron causas a dirigentes sindicales, como a los afiliados de ATE, por ejemplo, en las discusiones de paritarias que suscitaban fuertes medidas de lucha de los gremios estatales que incluían paros con movilización, acampes en la plaza Belgrano, etc. Siendo gobierno y con la complicidad de la UCR, promovieron el Código Contravencional en el que se apoya hoy el gobierno de Morales para multar a los sindicatos del azúcar como el caso del Sindicato del Ingenio Ledesma o perseguir a la juventud en los barrios pobres o la “ley de paritarias” que encuadras los sindicatos que pueden negociar la pauta salarial y los que no. Actualmente acompañaron en la legislatura la mayor parte de los proyectos enviados por el gobierno de Morales.

El bloque oficialista lleva adelante toda la política del Gobernador Morales sin esbozar ninguna crítica o delimitación. Desde la votación de la ampliación del tribunal supremo de justicia, para luego en cuestión de horas dos de estos legisladores se sumaran como jueces de esta institución, llevaron adelante y votaron cada uno de los proyectos presentados por el gobernador y expresan constantemente en los medios, su acuerdo con medidas como las del descuento de días de paro.

Así lo demostraron en la última sesión legislativa del día jueves 20, donde se negaron a tratar sobre tablas un proyecto de ley que pretendía devolver los días descontados, mandándolo a “estudio” en la Comisión de Trabajo.

La coerción del derecho a paro

Así como la multa por casi 3 millones de pesos que se le aplicó al Sindicato del Ingenio Ledesma, tras realizar un paro y corte de ruta en reclamo de un aumento salarial, el descuento de sueldo por días de paro a los docentes, trabajadores estatales y municipales se inscribe en la misma política de ataque a los derechos más básicos de los trabajadores por parte de Gerardo Morales y compañía.

El derecho que busca eliminar el gobierno provincial está inscripto incluso en la Constitución Nacional en el Artículo 14Bis que establece que el estado debe garantizar el derecho a la huelga.

El descuento de los días de paro quebranta este derecho fundamental ya que al ser atacado el sueldo del trabajador, atenta contra la subsistencia del mismo y su familia, con el objeto de amedrentarlo. Tanto esto, como las listas negras de personal que hicieron paro son una práctica de persecución impune que lleva adelante el gobierno, dejando a merced de sus políticas de ajuste a todo el conjunto de trabajadores.

Por si no fuera poco, a los que denuncian estas prácticas y la instauración de un estado policial, como en el Encuentro del CeProDH y varios organismos de DDHH en Jujuy, sufren el espionaje de gendarmería.

¿Qué fuerza puede echar atrás el descuento?

Es de vital importancia la defensa del derecho a huelga y que se reintegren los días descontados. Esto no se logrará confiando en la presión que puedan ejercer sobre el gobierno los bloques legislativos de los partidos como el PJ y la UCR que en el pasado también fueron contra los trabajadores. Así como se arrancó cada conquista del movimiento obrero, sólo con la fuerza de los trabajadores en la calle se puede demostrar la voluntad de estos para defender sus derechos. Así como el movimiento de #NiUnaMenos conquistó la calle visibilizando como nunca la violencia de género en la jornada de paro y movilización de este 19/10; la defensa de los derechos de los trabajadores solo se hará efectiva en las calles y con métodos democráticos de organización y decisiones, no solo de los estatales sino del sector privado también.

La convocatoria a paro nacional de la CTA debe ser tomado, pese a no estar encuadrado en un plan de lucha general, para que los sindicatos convoquen nuevas asambleas y plenario de delegados para discutir para votar planes de lucha que incluyan paro y movilización en las calles para que se devuelva hasta el último centavo quitado a los estatales y por todas sus demandas pendientes, como así tambien unirse a los trabajadores privados como los obreros azucareros y del acero de Zapla.

Este ataque es un ensayo que el gobierno de Macri buscará nacionalizar si tiene éxito en Jujuy. Es imperioso nacionalizar una campaña para lograr la solidaridad de toda la clase trabajadora mostrando el repudio generalizado a tan brutal ataque.

El 19N salimos a la cancha

Para fortalecer la organización en nuestros lugares de trabajo, contra el ataque al derecho a huelga, la devolución de los días descontados, un salario igual a la canasta familiar, la lucha también es política.

No podemos dejar nuestras expectativas en los partidos patronales que gobiernan o ya gobernaron para los intereses de los empresarios.

Para fortalecer el único polo político independiente que es el Frente de Izquierda es que “salimos a la cancha”.

Este 19 de Noviembre, en la cancha de Atlanta en Capital Federal, miles nos podemos pronunciar contra las políticas del gobierno de Macri y Morales, la falsa oposición del peronismo y la tregua de la burocracia sindical y así seguir construyendo la alternativa política independiente de los capitalistas, con la fuerza de los trabajadores, las mujeres y la juventud.







Temas relacionados

Derecho a huelga   /    Jujuy   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO