Economía

CRISIS ECONOMICA

Jujuy: con desocupación de 4,8%, empeoraron las condiciones laborales

La desocupación en Jujuy fue de 4,8 en el tercer trimestre 2019, mientras a nivel nacional fue de 9,7% y en el NOA llegó a 8,5%. Cada vez son más los que alargan sus jornadas de trabajo para llegar a fin de mes, reproduciendo condiciones de trabajo informales.

Gastón Remy

Economista, docente en la Facultad Cs. Económicas UNJu.

Jueves 19 de diciembre de 2019 | 10:56

Comparado con el segundo trimestre del año cuando el desempleo alcanzó el 7,5% en la provincia se muestra una baja, tal como sucedió durante el 2018. Por otro lado, respecto de igual período (tercer trimestre) de 2018 la desocupación muestra una leve alza, dando que en ese momento el desempleo alcanzó el 4,6%.

Respecto a la composición por sexo y edad, se sostiene la marcada problemática de la desocupación en jóvenes y, en particular, en las mujeres menores de 29 años con 14,2%; mientras en los varones de igual rango etario el desempleo es del 8,4%.

Sin embargo, lo que más puede llamar la atención es la baja del desempleo en la provincia, considerando la situación económica que se vive y, en particular, que en los informes de empleo privado registrado del ministerio de Trabajo de la Nación, Jujuy viene encabezando la destrucción de puestos de trabajo en todo el país. Pero veamos.

Si se considera la caída tasa de actividad –entre el tercer y segundo trimestre- un indicador que mide la relación entre la población económica activa (ocupados y desocupados) respecto de la población de referencia de la encuesta (EPH), pasando de 58,7% a 55,4%, esto podría estar indicando que hay menos empleo como también menos trabajadores, sin empleo, saliendo a buscar uno (condición para ser considerado desocupado según el Indec).

Este último comportamiento es lo que denominan “efecto desaliento”, para referirse
a aquellos trabajadores que dejan de buscar empleo porque no lo consiguen y tiene que buscar formas alternativas de autosustento (changas, ventas callejeras, en ferias, etc.)

Las causas de este desempeño del mercado laboral hay que buscarlas en la crisis que tiene a la economía en recesión desde abril de 2018 y, se manifiesta también por el lado de una mayor sobreexplotación de la clase trabajadora. Para ello hay que considerar que en la provincia la tasa de sobreocupación, aquellos que trabajan más de 45 horas semanales, aumentó a 33,2% y es la más alta del NOA (25,5%) y supera a la nacional (18,6%).

La contracara de aquellos que se sobreexplotan para llegar a fin de mes, es el sector de los subocupados que no alcanzan a trabajar más de 35 horas semanales, de ellos el 8,3% en todo el país busca otro empleo.

Esta fractura de las condiciones laborales de la clase trabajadora, entre los que no consiguen trabajo, los que lo hacen por pocas horas y aquellos que tienen que extender sus jornadas para llegar a fin de mes, reproduce un cuadro de situación y competencia entre los trabajadores que refuerza la explotación laboral con salarios a la baja, trabajo en negro y precario junto con largas jornadas laborales que son aprovechadas por las patronales.

En el proyecto de Ley de Emergencia y Solidaridad Social del gobierno nacional que se tratará hoy en el Congreso de la Nación no hay ningún punto referido a cómo frenar los despidos, la doble indeminización por 180 días que decretó el Presidente es un mero paliativo; menos aún hay proyectos sobre cómo reabrir las cientos de empresas cerradas durante el gobierno macrista. La fuente de empleo hay que defenderla con políticas de otra clase, comenzando por un proyecto de Ley que prohíba las suspensiones y despidos por dos años como también que permita que fábrica o empresa que cierre y sea puesta a producir por sus trabajadores reciba ayuda del Estado y no los desalojos que son la moneda corriente.







Temas relacionados

Desocupación   /    Desempleo   /    Jujuy   /    Economía Nacional   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO