Política

TUCUMÁN

Juicio de lesa humanidad: “La organización de los trabajadores era una amenaza”

En el reinicio de la “Megacausa 14” de Tucumán, la investigadora Constanza Cattaneo declaró sobre el caso de Santa Lucía, donde se instaló una base militar en un ingenio azucarero.

Maximiliano Olivera

@maxiolivera77

Viernes 19 de junio | 13:15

Este viernes se reanudó las audiencias del juicio conocido como Megacausa Nº 14 donde se juzgan crímenes de lesa humanidad cometidos durante el Operativo Independencia y la última dictadura cívico-militar. Ante el Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Tucumán, las partes participaron de manera remota y presencial, debido al contexto de aislamiento y distanciamiento social.

En este juicio, que comenzó el 9 de diciembre del año pasado, se juzga a 25 imputados –entre ex miembros de la policía local, la Gendarmería Nacional y el Ejército- por un total de 335 casos de violaciones a los derechos humanos distribuidos en cinco causas. Se trata de personas que estuvieron secuestradas en diferentes centros clandestinos de detención como la Escuelita de Famaillá, la Base de Santa Lucía, la Jefatura de Policía, el Reformatorio y Arsenales. Los restos de 31 de ellas fueron hallados e identificados en la fosa común conocida como “Pozo de Vargas”; dos en el Cementerio del Norte enterradas como NN y otras dos en la fosa común hallada en el Arsenal Miguel de Azcuénaga.

Organización y lucha de los azucareros en Santa Lucía

Al inicio de la audiencia, Constanza Cattaneo, doctora en Arqueología, brindó testimonio a partir de su investigación centrada en Santa Lucía y las colonias aledañas, donde con el Operativo Independencia se instaló una base militar en lo que fue un ingenio azucarero. Partiendo de un recorte temporal en 1955, Cattaneo planteó que el sindicato del ingenio tenía “un rol activo”.

“Entre esos años, solo por nombrar algunos procesos de huelga en el ‘56, toma de fábrica en 1961-1963, hacen a un sindicato que tenía un peso muy grande de organización que no sólo nucleaba a los trabajadores de fábrica, sino que también tenían vínculos con las colonias. Las colonias, por ejemplo, elegían sus cuerpos de delegados que formaban parte de las acciones conjuntas que hacía el sindicato de fábrica. Esto es muy importante porque después del cierre del ingenio, el sindicato persiste sobre todo a base de los trabajadores del surco”, relató.

En 1966, con un decreto de la dictadura de Juan Carlos Onganía se dispuso el cierre de 11 de los 27 ingenios azucareros que había en la provincia. Entre ellos estaba el ingenio Santa Lucía, que finalmente cerró en 1968. La lucha contra el cierre abrió un nuevo periodo de conflictividad que no cesó. “Por ejemplo, los trabajadores del surco en 1970 toman el ingenio durante un día en reclamo por sus condiciones laborales. En los años subsiguientes va a tener una fuerte influencia el peronismo en la zona y va haber todo un proceso de reorganización a partir de 1973. Se mantiene cierto nivel de organización de la población y algunos ex trabajadores que quedaban”, planteó Cattaneo.

Te puede interesar: Ingenio Santa Lucía, una historia de resistencia al cierre

De ingenio a base militar

La represión generalizada con el Operativo Independencia tuvo sus antecedentes en la zona. Con la formación de la Compañía de Monte del Ejército Revolucionario del Pueblo en la zona, en 1974, comienzan las “operaciones conjuntas de incursión del Ejército con la Policía Federal”. En ese año también, la FOTIA protagonizará una importante huelga contra el Pacto Social. “El foco va a estar no solamente en la búsqueda de los miembros de la Compañía sino también en el hostigamiento a las poblaciones rurales de la colonias y la población de Santa Lucía”, apuntó la investigadora.

Además, Cattaneo mencionó el atentado que voló la sede del sindicato, el 24 de noviembre de 1974, y una razzia del Ejército, ocurrida cuatro días después, donde secuestran a 108 personas. “Las llevan a una cancha y los tienen secuestrados durante un día; después hacen una selección y algunos de esos secuestrados finalmente son detenidos y los traen a la Jefatura de Policía”, señaló. La característica común entre los secuestrados y detenidos era su condición de trabajadores del surco, ex trabajadores del ingenio y activistas del sindicato.

Ya en febrero de 1975, se instala una base militar del Ejército en las instalaciones del ex ingenio Santa Lucía. Un hecho que retrata el rol de las patronales azucareras en el Operativo Independencia. “El ingenio ocupaba dos grandes manzanas, una manzana grande donde se organizaba toda la producción y otra donde se encontraba el circuito administrativo. Cuando se instala la base, en febrero de 1975, la casa del administrador es ocupada por los altos mandos del Ejército; en algunas de las áreas de las fincas se ubican las carpas de los soldados conscriptos; y específicamente en el área de depósito de azúcar, donde se encuentra un sótano, se señaló como el espacio donde funcionó un centro clandestino”, explicó.

A partir de entrevistar a otros sobrevivientes, en su investigación Cattaneo determinó que “no se reducía sólo a ese espacio, sino que había una instalación contigua, que era la antigua casa del tesorero, también había sido parte de las instalaciones donde estaban recluidos detenidos”. Los testimonios también dieron cuenta que allí también funcionó un lugar de torturas.

Consultada por las razones y motivaciones del Operativo Independencia, Cattaneo planteó que “la organización sindical, la organización de los trabajadores claramente era vista como una amenaza”. “Esto hace que el objetivo, desde el inicio del Operativo Independencia, no se haya puesto solamente en la Compañía de Monte sino incluso en la detención de muchos ex trabajadores. Prácticamente uno va a las colonias y casi que toda la población de trabajadores del surco sufrió una detención”, concluyó.

Podés seguir leyendo: Dossier: A 45 años del Operativo Independencia







Temas relacionados

Trabajadores azucareros   /    Operativo Independencia   /    FOTIA   /    Dictadura cívico-militar-eclesiástica   /    Juicios por la dictadura   /    Libertades Democráticas   /    Tucumán   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO