Política

CRIMINALIZACIÓN DE LA PROTESTA SOCIAL

Juicio a Milagro Sala: un escándalo hasta el final

El principal testigo de la querella incurrió en falso testimonio. Una nueva irregularidad volvió a mostrar que el juicio es una farsa montada para justificar la represión a la protesta social. El régimen fraudulento de Gerardo Morales y la Justicia jujeña al desnudo.

Verónica Valdez

@valveritos

Jueves 22 de diciembre de 2016 | Edición del día

Al cierre de esta edición terminaban los alegatos de la defensa en el primer juicio oral y público contra la dirigente de la Tupac Amaru, Milagro Sala. Sala esta detenida ilegalmente desde el 16 de enero, por el hecho de realizar un acampe de protesta, como han denunciado organismos de derechos humanos, políticos y sociales de todo el país, así como la ONU y la OEA.

Durante los alegatos, la querella pidió 8 años de prisión para los tres imputados, la Fiscalía pidió 3 años para Sala y Graciela López, y 2 años para Ramón Salvatierra. Por su parte, la defensa pidió la prescripción de la causa y el sobreseimiento por falta de pruebas. Ya en la madrugada de este jueves, el Tribunal pasó el dictado de la sentencia para el miércoles próximo.

El juicio obedece a la causa “amenazas coactivas y daños agravados”, originada en un escrache contra el entonces Senador Gerardo Morales en el Consejo de Ciencias Económicas, en octubre de 2009, del que la dirigente social no participó.

Vale recordar que esta causa había prescripto en mayo de este año y fue reabierta, en octubre, por la Sala IV de la Cámara de Casación, integrada por Juan Carlos Geminiani, Mario Borisnky y Gustavo Hornos. Esos magistrados son quienes otorgaron en 2015 la “falta de mérito” a Carlos Pedro Blaquier en la causa de la “Noche del apagón”. Una decisión que los pinta de cuerpo entero.

Un juicio plagado de irregularidades inició su última jornada con una escandalosa represión contra legisladores que intentaban ingresar a la audiencia. Allí fue brutalmente golpeada la diputada nacional del FpV, Mayra Mendoza, y fue arrestado el Concejal de Hurlingham, Martín Rodríguez, también del FpV.

Crónica de una farsa para criminalizar la protesta

Desde el inicio, las múltiples irregularidades tanto del proceso presidido por el Tribunal Oral Federal N° 1 (TOF), integrado por los jueces Mario Marcelo Juárez Almaraz, María Alejandra Cataldi y Santiago Díaz, que mostraron arbitrariedad y una clara inclinación favorable hacia la querella; como la poca credibilidad de los testigos, demostraron el modus operandi de impunidad ejercido por el Gobierno y la Justicia jujeña.

Los testigos aportados por la querella fueron todos funcionarios de la UCR, como Leandro Despouy, Miguel Giubergia, Carlos Toconás y Alejandro Nieva, que estuvieron presentes el 16 de octubre de 2009 en el Consejo de Ciencias Económicas. O, sino, se trata de empleados vinculados al Gobierno actual. Todos reconocieron que ni Milagro Sala, ni ninguna persona identificada con la Tupac Amaru, participaron de aquel escrache contra Morales.

Por otra parte, los considerados testigos “clave” -por ser los únicos que acusaron directamente a Milagro Sala de haber organizado esa protesta- tampoco le dieron mayor solidez a la acusación. El matrimonio de Cristina Noemí Choque y Rubén Orlando Arellano tuvo notorias contradicciones entre sí, dejando en evidencia una vez más el armado tras el juicio.

Arellano directamente mintió al negar su relación laboral con el actual Gobierno provincial, que luego fue comprobada por la defensa que aportó pruebas de que éste trabaja para la Contaduría del Ejecutivo. Esto mismo fue confirmado luego por la misma querella, que durante su alegato afirmó que al ser ese vínculo posterior a 2010 (año en que Arellano acusa por primera vez a Sala) no sería motivo para desestimar su testimonio. Lo que el abogado querellante deja de lado es el pequeño detalle de que el testigo mintió ante el Tribunal bajo juramento de verdad.

Otros testigos fueron aportados por la fuerza policial, pero tampoco pudieron aportar datos significativos. El único que ofreció una confesión escandalosa fue el ex Comisario Jorge Fabio Zerpa cuando dijo que, estando a cargo de la investigación, infiltró personal de civil en marchas posteriores a los hechos juzgados.

Gerardo Morales en su propio laberinto

Con este juicio se montó una verdadera farsa para legitimar el accionar represivo del Gobierno radical - massista de Gerardo Morales y Carlos Haquim, ensayando una respuesta a las resoluciones de la Comisión de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias de la ONU y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA. Pero quedó en evidencia una causa armada por Gerardo Morales y su Justicia adicta, para legitimar la represión de la protesta social.

Mientras, otra mala noticia llegó para Morales, con la habilitación por parte de la Sala II de la Cámara de Casación de un recurso extraordinario de la defensa de Sala, para que la Corte Suprema de Justicia resuelva sobre una denuncia de privación ilegítima de libertad de la dirigente.

La sentencia de este juicio quedó para el miércoles de la próxima semana. A la luz de las pruebas que se presentaron, resulta evidente la completa farsa que significa a acusación. La única resolución coherente con lo visto en las audiencias sería la pedida por la defensa.

Hoy debería iniciarse otro juicio contra la dirigente de Jujuy. En este caso para justificar la detención de Sala, esta vez por el acampe de protesta en la Plaza Belgrano. La farsa para justificar la represión a la protesta social y al pueblo trabajador de Jujuy continuará.








Temas relacionados

Milagro Sala   /    Gerardo Morales   /    Criminalización de la protesta social   /    Libertades Democráticas   /    Jujuy   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO