Géneros y Sexualidades

BAHIA BLANCA

Jóvenes se niegan a viajar en mismo ómnibus que el femicida Pablo Cuchán

Martes 16 de mayo | Edición del día

Una noche como cualquier otra, Emilia de 18 años tenía que tomarse un colectivo de larga distancia para poder empezar a cursar sus estudios en la Universidad de La Plata. Un viaje rutinario, que es parte de la realidad de muchos de los que podemos estudiar, y tenemos que irnos de la ciudad donde vivimos para poder llevarlo a cabo. Sin embargo, ella simplemente no pudo viajar: porque cuando se subió al colectivo, su madre reconoció el femicida Pablo Cuchán entre los pasajeros. Su madre Ana Canullo, dirigente del Suteba local, dijo: “Cuando pensé que mi hija iba a viajar en el mismo colectivo con Cuchán, me volví loca y empecé a gritar”.

En el año 2004, Pablo Cuchán asesinó y descuartizó a su novia de 15 años, Luciana Moretti, para posteriormente incinerar su cuerpo en una parrilla. Este brutal femicidio sacudió la localidad de Bahía Blanca, y el responsable fue condenado a 17 años de prisión. Pero su condena nunca fue firme: llevados a cabo 11 años, es liberado por su “conducta ejemplar”.

Hoy en día Pablo Cuchán esta impune y el Estado no se hace responsable de prevenir situaciones de violencia y actúa tardíamente una vez que ya sucedieron. El femicidio es el último eslabón de una cadena de opresiones que pesa sobre las mujeres. En Argentina, una mujer es asesinada cada 18 horas. Sin embargo, mientras el gobierno de Macri le quita las retenciones al campo y los impuestos a las grandes empresas, destina apenas un presupuesto de $6 pesos por mujer, cifra aberrante y no muy distante a la otorgada por el kirchnerismo, que rondaba los $4,50. Actualmente la provincia de Buenos Aires cuenta con solamente 4 refugios para mujeres en situación de violencia, no existen regulaciones que garanticen una licencia laboral por violencia de género, ni ningún tipo de ayuda económica para las mujeres en situación de violencia, que muchas veces se ven obligadas a dejar sus hogares con sus hijos.

Este no es el primer episodio que Cuchán protagoniza desde que salió de la cárcel: por las redes se difundió que se había hecho una cuenta de Tinder, la aplicación de citas por Internet. El repudio fue masivo y la alerta fue general. De hecho, al poco tiempo de ser liberado, fue denunciado por su pareja del momento por violencia de género: la persiguió con el auto, la agredió, y empezó a gritarle en medio de la calle. La mujer hizo la denuncia en la Comisaría de la Mujer, pero nuevamente la justicia hizo oidos sordos.

Es la Cámara de Apelación y Garantías en lo Penal Sala 1 de Bahía Blanca presidida por el Dr. Guillermo Alberto Giambelluca quien apela a la condena en el año 2016 y deja a Cuchán libre. Esta es la prueba viviente de que el poder judicial y el estado no pueden ofrecernos una solución frente a la escalada de violencia machista que sufrimos las mujeres. Cada 18 hs una mujer es asesinada por ser mujer mientras seguimos muriendo por complicaciones en el parto y por abortos clandestinos. Hoy la misma justicia bahiense que dio la impunidad a la empresa Camin Cargo Control por la muerte de Juan Cruz Manfredini, es la quedeja libres a genocidas de la última dictadura militar apelando al fallo del 2x1 . Una justicia misógina y de clase que sólo propone endurecer las penas para criminalizar a los que salen a luchar contra el ajuste del gobierno y los gobernadores.

Elproyecto de Ley de Emergencia contra la Violencia de Géneropresentado por Nicolás del Caño y Myriam Bregman pre-candidatos del PTS-FIT es una muestra de lo que hay que profundizar. La declaración de la emergencia contra la violencia de género va acompañada de una serie de medidas que incluyen subsidios, préstamos a tasas cero, licencias laborales, etc. El Estado, con su desidia y complicidad, es el responsable y tiene que dar respuesta.

El 8 de Marzo hicimos temblar la tierra, y en Argentina nuevamente vamos a salir a las calles el 3 de Junio, cómo hacemos desde el 2015, mujeres de todas partes del país para gritar ¡Ni Una Menos! ¡Vivas nos queremos! En este marco, en Bahía Blanca vamos a exigirle al gobierno que implemente con urgencia medidas preventivas para la protección integral de las mujeres: exigimos la creación de refugios para mujeres en situación de forma inmediata y un plan de vivienda a corto plazo; exigimos licencias laborales con goce de haberes, licencias estudiantiles, y subsidios para las mujeres en situación de violencia, que equivalgan al salario mínimo que percibe cualquier trabajador, basados en impuestos a los gigantes industriales del Polo Petroquímico, conglomerado de empresas multinacionales que generan cantidades obscenas de dinero que nunca llegan ni llegarán a ser distribuidas entre los trabajadores. Porque nuestras vidas, las de las mujeres, valen mucho más que sus ganancias: ¡Implementación del Proyecto de Ley contra la Violencia de Género, en Bahía Blanca y todo el país, YA!






Comentarios

DEJAR COMENTARIO