Juventud

TOMANDO PARTIDO

Jóvenes Anticapitalistas, ahora en el Politécnico

A la combativa juventud que tomó sus escuelas en el 2014 y defendió la educación; a los que fueron parte de las jornadas de movilización por Ayotzinapa; a los miles de jóvenes de las vocacionales que protagonizaron la "primavera guinda" en el 2016; les proponemos poner en pie una gran Agrupación Juvenil Anticapitalista.

Martes 15 de noviembre | 19:37

A todos los que además de estudiar, laboran en condiciones de precariedad, sin prestaciones, con salarios miserables y jornadas de 8 horas o más; a todos los excluidos de la educación superior y media superior; les proponemos poner en pie una gran Agrupación Juvenil Anticapitalista.

Estudiantes del politécnicos defendiendo la educación

En el 2014, ante un nuevo ataque de las autoridades a nuestras condiciones de estudio, fuimos miles de estudiantes los que tomamos nuestras escuelas rechazando sus medidas antidemocráticas. Los estudiantes que despertaban a la vida política se contaban por decenas de miles.

Participamos de las asambleas, resguardamos nuestras escuelas, teníamos airadas discusiones, perdimos nuestra voz en cada marcha. El movimiento politécnico volvió a salir a las calles y se convirtió en un precedente para el proceso que se abriría después.

Tras la desaparición de los 43 normalistas, con movilizaciones de cientos de miles, salimos de nuestras colonias y centros de trabajo, enfrentamos la represión y denunciamos que el responsable de la desaparición #FueElEstado y mantuvimos un movimiento independiente del régimen con ninguna confianza en las autoridades y sus instituciones.

Las demandas por las cuales habría que luchar, en perspectiva de defender la educación de nuestro Instituto, y toda la educación pública y gratuita, quedaron resumidas en 10 puntos, de los cuales, al día de hoy la mayoría siguen sin cumplirse.

En los procesos de elección de directivos que siguieron después del paro no solo fueron cortadas las aspiraciones de la comunidad politécnica de participar de las decisiones del Instituto, si no que reafirmaban la antidemocracia que se vive hoy en día en nuestros centros de estudio, donde directivos no rinden cuentas a la comunidad y se aprueban planes y programas de estudio sin el menor conocimiento tanto de estudiantes como de académicos.

Un claro ejemplo de ello es el proceso que actualmente se vive en la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica (ESIME) Zacatenco. En ESIME se han vivido semanas de movilizaciones y paros detonados por el cambio de nombre de una de las carreras en el portal del Sistema de Administración Escolar (SAES). Las autoridades salieron a lavarse las manos diciendo que había sido un error del sistema. Sin embargo, solo lograron destapar una cloaca con todos los problemas que se han venido arrastrando al interior de la escuela.

Ante las demandas de los estudiantes organizados la respuesta de las autoridades ha sido la represión. En sesión del Consejo Técnico Consultivo Escolar (CTCE) de la ESIME se aprobó que se consultaría al abogado general la forma de “proceder legalmente” contra quienes tomen las instalaciones de la ESIME. ¡Qué forma más vil de responder ante las demandas más básicas del estudiantado!

Querer que se nos consulte, demandar transparencia ante la comunidad hoy se ha vuelto motivo de acciones penales. Esto nos hace recordar las actas administrativas y penales que se levantaron contra estudiantes y trabajadores del IPN hace unas semanas, quienes resguardaban la Vocacional 5.

Pero en la vocacional 5 no solo se actuó de forma “legal” contra quienes se organizan, los estudiantes de la vocacional 5 fueron duramente reprimidos por grupos porriles que han vuelto a reaparecer en el Instituto.

La salida de la Policía Bancaria e Industrial ha quedado fuera de todas las discusiones, siendo ellos los que monitorean la actividad política de los estudiantes y acosan tomando fotografías a los estudiantes que participan de las asambleas. El contrato con la PBI ha sido ampliamente denunciado, pues además de ser un contrato millonario ha quedado demostrada su ineficiencia, como en la auditoria del 2010, cuando de resguardar a los estudiantes se trata.

Las pensiones vitalicias millonarias para los ex directores del Instituto siguen siendo un hecho, absorbiendo todo el dinero público que bien se podría a destinar a mejoras de instalaciones o becas.

A los estudiantes politécnicos que venimos protagonizando luchas en defensa de nuestro Instituto queremos invitarlos a impulsar y construir una gran Agrupación Juvenil Anticapitalista, ahora también en el Instituto Politécnico Nacional.

Una juventud sin miedo se levanta por el mundo

El fenómeno de la juventud como protagonista de las luchas se ha extendido a nivel nacional e internacional: los jóvenes encabezan la lucha contra la reforma laboral en Francia, recreando la unidad obrero-estudiantil y enfrentan al gobierno de Hollande; en Brasil, movilizándose contra el gobierno golpista de Temer y en Chile pelean por la gratuidad de la educación, la juventud negra en EUA organizadas en el Black Lives Matter. Y que ahora se movilizan a la voz de “Trump no es mi presidente”.

Al capitalismo no le debemos nada, tenemos que arrebatarle todo

Somos una generación que no le debe nada al capitalismo y sólo tiene una salida: organizarse y pelear por conquistar nuestras reivindicaciones y derechos en perspectiva de la revolución socialista, pues sólo un gobierno de los trabajadores y el pueblo podrá resolver nuestras principales demandas.
Defendamos al IPN, porque defenderlo es defender la educación pública, gratuita y de calidad

El ataque a la educación es brutal. La supuesta reforma educativa de Peña Nieto y Aurelio Nuño buscan avanzar con la privatización y por una educación que privilegia planes de estudio de acuerdo a la exigencia de los empresarios y organismos financieros; desde el nivel básico, donde el magisterio disidente de la CNTE viene encabezando una enorme lucha para evitarlo. El IPN no está exento de este contexto nacional

Hace dos años quisieron dar el primer golpe a nuestro proyecto educativo y en abril pasado recrudecieron el golpe en las vocacionales en ambas ocasiones las y los politécnico salimos a defender al IPN.

Queremos un IPN que este puesto al servicio del pueblo pobre y trabajador, donde los profesores estén basificados, con derechos laborales para los trabajadores, así mismo peleamos por echar a la policía bancaria de nuestras escuelas, la no integración a la Reforma Integral a la Educación Media Superior, por acabar con el porrismo y luchamos por la democratización del IPN, donde seamos estudiantes, trabajadores y académicos decidiendo el rumbo del Instituto.

Para que nuestros conocimientos estén al servicio de las necesidades del pueblo pobre y trabajador

Cada vez son más estrechas las relaciones entre las empresas nacionales o internacionales y las universidades públicas del país -un ejemplo de ello es la semana BOSCH en el Instituto Politécnico Nacional-. Ante esta situación los que nos dedicamos a la ciencia y la tecnología, tenemos que reflexionar a servicio de quiénes están nuestros conocimientos.

Para que la ciencia no se aleje cada vez más de las necesidades del pueblo habrá que ocupar las contribuciones de los científicos que han reflexionado sobre nuestro rol en la sociedad de clases. Así podremos construir una perspectiva para transformar radicalmente la realidad, en unión con los trabajadores, para disputarle a los capitalistas el dominio de la ciencia y alcanzar armonía en la relación con la naturaleza.

Organicémonos para acabar con el machismo y la homolesbitransfobia en nuestros centros de estudio y de trabajo

En la sociedad actual siguen existiendo los roles de género culturales y sociales, agudizados y propiciados por la estructura del sistema político-económico que traen consigo el alejamiento de las mujeres de las áreas de ingeniería y ciencias exactas y no solo eso, las mujeres viven día a día precarización laboral, acoso sexual y la violencia machista.

A las mujeres que quieren luchar contra las violencias machistas, el feminicidio y por el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos. Así como a la diversidad sexual que lucha por acabar con la homolesbitransfobia y conquistar plenos derechos, las y los llamamos a sumarse al impulso de este proyecto.
Somos nosotras —estudiantes y mujeres de la clase trabajadora — a quienes este sistema oprime y explota hasta dos o tres jornadas laborales.

Una juventud que le haga frente al imperialismo y a la subordinación a los Estados Unidos

Esta generación debe luchar para que México no sea una estrella más de la bandera yanqui. Ante los discursos xenófobos y racistas de Donald Trump planteamos una gran campaña donde la juventud se organice y movilice desde sus escuelas, unidades, facultades, vocacionales y centros de trabajo, levantando una política independiente.

En esta campaña queremos resaltar que ¡LA CLASE OBRERA Y LOS SECTORES MÁS OPRIMIDOS SON UNO Y SIN FRONTERAS!, estamos en contra del muro y la política de Donald Trump que busca criminalizar y precarizar cada vez más la vida de los migrantes. Así mismo queremos denunciar que Estados Unidos buscará profundizar la subordinación de América Latina y que nos oponemos a ello.

Esta campaña debe ser una herramienta para plantear la alianza entre la clase obrera y los sectores oprimidos en EUA y México a través de la movilización en las calles, para enfrentar la política imperialista.

Por la legalización y en contra de la militarización

Somos una juventud que está harta de ser criminalizada por ser “consumidores de drogas”, queremos dejar de ser “daños colaterales” en su guerra contra el narco y ser parte de sus estadísticas. Queremos pelear por la legalización de las drogas, como parte de un programa más integral contra la militarización del país y los miles de asesinados, desaparecidos.

Al mismo tiempo, peleamos por conquistar la máxima libertad en el arte; por una relación armónica con la naturaleza que no esté impulsada por la sed de ganancia que devasta el medio ambiente y despoja a los pueblos originarios, desplazando comunidades enteras.

Luchemos contra el gobierno de Enrique Peña Nieto y contra las instituciones de esta “democracia para ricos”. Enfrentemos las reformas estructurales impulsadas por los partidos del pacto por México, el PRI, el PAN y el PRD. Para ello, habrá que forjar una alianza con los sectores que resisten y que luchan contra Peña Nieto y sus planes, como el magisterio y los estudiantes normalistas.

Queremos apropiarnos de la Izquierda Diario México como un medio para luchar, una herramienta de combate político e ideológico contra las ideas de la clase dominante. Queremos aprovecharlo como herramienta de coordinación y organización colectiva, para llegar a más escuelas y centros de trabajo en todo el país y avanzar en la tarea de construir una Agrupación Juvenil a nivel nacional.

Este régimen es irreformable. El capitalismo no se puede “humanizar”.
Ven a construir esta enorme organización juvenil, porque somos una juventud que no le debe a este capitalismo y queremos arrebatarle todos nuestros derechos que se nos han negado históricamente o que se nos van arrebatando. Es momento de luchar y terminar con el capitalismo en unidad con los trabajadores y con los sectores más oprimidos y luchar por la revolución socialista.

¡Seamos realistas y hagamos lo imposible!

Citas por escuelas

ESIA Zacatenco: miércoles 16 de noviembre, a las 14:30 horas, en el asta bandera.

ESIME Zacatenco: jueves 17 de noviembre, a las 13:00 horas, frente a la café 4.

ESIME Ticomán: viernes 18 de noviembre, a las 13:00 horas, en el hangar.

UPIITA: Martes 22 de noviembre.




Temas relacionados

Asamblea estudiantil   /   ESIME-UZ   /   Unidad obrero estudiantil   /   IPN   /   Movimiento estudiantil   /   Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO