Política Estado Español

EDITORIAL DE LA FAES

Jose María Aznar y un “ataque preventivo” contra el PP y el PSOE

La fundación derechista dirigida por el expresidente Aznar considera que "un Gobierno por descarte no es suficiente". La “ruptura” con el PP, ¿preparativos para un retorno de Aznar a la política?

Diego Lotito

Madrid | @diegolotito

Miércoles 19 de octubre | Edición del día

La fundación FAES, reducto del ala más neocon del Partido Popular, ya no es más “del” Partido Popular. Los problemas económicos por los recortes en las subvenciones estatales (que fue perdiendo en los últimos seis años), así como las desavenencias entre el expresidente del Gobierno con la actual plana mayor del PP, terminaron en divorcio.

José María Aznar creó la FAES en 2002, antes de dejar el poder, para reagrupar en un único think tank a todas las fundaciones y chiringuitos ideológicos que orbitaban alrededor del PP. Pero sus días de gloria terminaron. Por eso el ex ha decidido cortar amarras, prescindiendo del vínculo jurídico que tenía la fundación con el PP, para ir por libre en lo económico (buscando financiación privada) y obviamente en lo político, aunque de eso ya iba por libre hace rato.

El trance dejó un tendal de 50 dirigentes y exdirigentes del PP dimitidos, preservando el núcleo duro de aznaristas incondicionales al mando. Y para festejar su nueva “independencia política”, la fundación salió a la palestra disparando munición pesada, como es del gusto de Aznar, desde el editorial de su último número de "Cuadernos de Pensamiento Político".

En el artículo, la fundación sostiene que “no abundan las reflexiones de fondo sobre el camino que el país ha seguido hasta llegar al campo embarrado en que nos encontramos”, dando por supuesto que la FAES si lo tiene. Salir de esta situación, dice, “no solo exigirá que la fuerza motriz que debe ser el Gobierno se pueda poner de nuevo en marcha”, sino que la sociedad “se reenganche” nuevamente a su Gobierno. “Por sí sola, una mayoría parlamentaria, en ausencia de un proyecto político ampliamente compartido por el conjunto de la sociedad española y en el conjunto del territorio, no podrá asegurar un cambio significativo en la situación de fondo”, termina el primer párrafo, advirtiendo que “un Gobierno por descarte no va a ser suficiente para abordar la agenda reformista que España tiene planteada”.

Pero la critica la probable nuevo Ejecutivo de Rajoy es sólo uno de los aspectos centrales del editorial. El otro es el análisis de la "grave fractura" que está viviendo el socialismo y los peligros de la coyuntura, desde su punto de vista, claro está.

Para la FAES, “vista con perspectiva histórica”, que vaya uno a saber a qué perspectiva se refiere, “la deriva populista, radical, por momentos antisistema y plegada a la cosmovisión nacionalista y secesionista del socialismo español no tiene su raíz en el efímero mandato de Pedro Sánchez”, sino que ya viene heredada desde Zapatero.

Esta lectura delirante del conservador PSOE –y del no menos conservador Pedro Sánchez-, vendría ser una interpretación no “simplona” de la crisis socialista, que busca mostrar al partido como “rehén de una camarilla enfebrecida, sin respaldo real”, decidida a “volar” por interés personal “posiciones previas bien asentadas” de respecto por la legalidad y las instituciones del Régimen del ’78. Como fundamento, el editorial cita distintas “evidencias” de posiciones del PSOE en los últimos años - la “convalidación a priori del Estatut” de Catalunya o “la paz de Otegi”-, que demuestran que el “verdadero PSOE” lo heredó Sánchez. Es el PSOE de Zapatero, cuya pretensión electoral en 2008 fue “postularse como candidato único de todo tipo de radicales de España” (sic). Ya avisamos al inicio que esta gente son neoconservadores de paladar negro, así que a acostumbrarse.

Lo más relevante del artículo, sin embargo, es su conclusión: “El resultado práctico del colapso del socialismo está pendiente de ser medido, pero lo cierto es que en los próximos meses concurrirán en España dos circunstancias poco tranquilizadoras. La primera, la práctica inevitabilidad de un ajuste presupuestario de magnitud. La segunda, un nuevo espacio político que comienza a parecerse demasiado al deseado por el populismo: por una parte, un Gobierno acometiendo ajustes y con un relato con el que explicarlos pendiente de construir; por otra, un movimiento populista. Y en medio de ellos prácticamente nada.” Una lectura que deje entrever las ambiciones políticas de Aznar.

El editorial de la revista “teórica” del FAES es uno de varios “ataques preventivos” -esa práctica tan neocon- que Aznar y sus amigos preparan para los próximos meses con un fundamento no del todo incorrecto: un probable nuevo gobierno del PP tendrá dos características fundamentales, su debilidad de origen y la necesidad de aplicar nuevos ajustes antipopulares. Un coctel que para Aznar conlleva el peligro de un “brote populista”. Lo que está por verse es si lo considera también una oportunidad de retorno a la política como “piloto de tormentas” de la derecha. No apostamos ni un céntimo por que suceda, pero veremos.




Temas relacionados

FAES   /    José María Aznar   /    Política Estado Español   /    PSOE   /    Partido Popular (PP)   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO