Internacional

MILES SE MOVILIZAN EN LAS CALLES

Jornada clave en Perú ante posible destitución de Kuczynski

Crisis política en Perú ante la moción de vacancia presidencial presentada por la bancada parlamentaria del Frente Amplio y respaldada por la mayoría fujimorista y el aprismo. Un escenario de tensión con movilizaciones callejeras echa más fuego a la sesión del pleno congresal que este jueves 21 de diciembre terminará decidiendo la suerte del presidente peruano.

Julio Blanco

Dirigente de Resistencia Sur Perú

Jueves 21 de diciembre de 2017 | 16:39

La crisis política abierta por la presentación de la moción de vacancia presidencial presentada por la bancada parlamentaria del Frente Amplio y respaldada por la mayoría fujimorista y el aprismo, viene alcanzando dimensiones insospechadas. La movilización callejera y el discurso confrontacional del presidente Kuczynski contra el fujimorismo, son los nuevos ingredientes que le echan mas fuego a la sesión del pleno congresal que este jueves 21 de diciembre terminará decidiendo la suerte de PPK.

Como preámbulo de lo que será esta maratónica e histórica jornada parlamentaria, el miércoles 20 de diciembre, miles de ciudadanos se movilizaron en diferentes ciudades del Perú, siendo Lima donde la movilización alcanzó mayor impacto. La principal demanda que sacó a la gente a las calles fue el cuestionamiento a la corrupción enquistada en los poderes del Estado, la cual fue expuesta por los funcionarios de la empresa brasileña Odebrecht a partir de una serie de declaraciones amparadas en la figura legal de la colaboración eficaz.

Si bien es cierto, la mayoría de los manifestantes cuestionan la práctica lobista del presidente Pedro Pablo Kuczynski (PPK) que lo llevó a realizar consultorías para Odebrecht cuando este se desempeñaba como ministro del gobierno de Alejandro Toledo, incomoda también al pueblo trabajador peruano que sean los fujimoristas y los apristas quienes ahora pretendan fungir de moralizadores, ya que ambas fuerzas políticas tienen diversas denuncias por corrupción que comprometen no solo a la empresa Odebrecht, sino también al narcotráfico. Como olvidar las denuncias hechas el año pasado por un ex agente de la DEA contra Joaquín Ramírez - ex secretario general de Fuerza Popular - por delito de lavado de activos o el escándalo de los narco-indultos que involucraba al ex presidente Alan García con la liberación de presos sentenciados por tráfico de drogas.

Por esa razón, la vacancia presidencial adolece de legitimidad social y es percibida como un golpe parlamentario que viene promoviendo el fujimorismo y el aprismo para conseguir la impunidad para sus principales líderes: Keyko Fujimori y Alan García. Esta percepción se sostiene en que días atrás el fujimorismo y el aprismo, aprovechando su mayoría parlamentaria, trataron de tirarse abajo al fiscal de la nación porque este abrió investigación contra Keyko Fujimori, además de ello, estas dos fuerzas desde la comisión de asuntos constitucionales del congreso buscaron retirar a cuatro miembros del tribunal constitucional.

La benevolencia de los jueces y fiscales para con personajes como los antes señalados, a los cuales se suma el ex presidente Alejandro Toledo, quien actualmente se encuentra prófugo de la justicia por cobrarle 20 millones de dólares a Odebrecht, han llevado a que las principales instituciones del Estado atraviesen por una serio descrédito, por eso, consignas como: Que se vayan todos o que se disuelva el Congreso de la República, se dejaron sentir con mucha fuerza en las diversas movilizaciones.

Pedro Pablo Kuczynski, en lo que va de su mandato, mantuvo siempre una posición muy dócil frente al fujimorismo, debido a que ambas fuerzas comparten el proyecto neoliberal, por esa razón, cuando de aprobar medidas contra los trabajadores y el pueblo se trataba, las diferencias de forma pasaban a segundo plano. Sin embargo, ahora que la suerte del mandatario parece estar echada, PPK, en discurso oficial a la nación ha anunciado que, de darse su vacancia presidencial, sus dos vice presidentes no aceptarán asumir el cargo presidencial como lo establece la constitución. De darse esta figura, quien asumiría temporalmente la presidencia de la República seria el presidente del congreso Luis Galarreta de las filas del fujimorismo, quien deberá convocar a nuevas elecciones. Las declaraciones del presidente, tienen como objetivo disuadir a los parlamentarios para que no apoyen la vacancia, ya que ante la posibilidad de nuevas elecciones muchos de ellos no volverían al parlamento.

Si las movilizaciones callejeras se incrementan, existe la posibilidad que la presente crisis no se termine cerrando en las altas esferas del poder y de las instituciones carcomidas por la corrupción, como pretenden tanto los fujimoristas y sus aliados, así como el gobierno y quienes lo sostienen. Por eso, nos parece muy importante que desde ahora pongamos en agenda la demanda por una Asamblea Constituyente Libre y Soberana como lo hicimos en la ciudad de Tacna, ya que ello nos permitirá discutir qué país queremos construir. Sin embargo, debemos tener en cuenta que esa Constituyente la tendremos que imponer a la casta de políticos corruptos y a los empresarios que hoy se sienten muy cómodos con la constitución de 1993 legada por Fujimori y para ello la participación de la clase trabajadora es determinante.







Temas relacionados

vacancia presidencial   /    fujimorismo   /    Caso Odebrecht   /    Pedro Pablo Kuczynski   /    Keiko Fujimori   /    Asamblea Constituyente libre y soberana   /    Corrupción   /    Perú   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO