Política

ENTREVISTA

Jorge “Turco” Sobrado: “Estar detenido en la dictadura cambió mi vida, se redoblaron mis fuerzas para luchar”

Es candidato a diputado nacional por la Provincia de Buenos Aires, estuvo detenido desaparecido en el Centro Clandestino de Detención Campo de La Rivera, en la Provincia de Córdoba, durante la última dictadura militar.

María Laura Tartaglia

Estudiante de la UNLP

Domingo 26 de julio de 2015 | Edición del día

1 / 4

Es referente del CeProDH e integra la lista Fortalecer y Renovar el Frente de Izquierda, que encabezan Christian Castillo y Javier “Poke” Hermosilla. Esta es su historia y por qué hoy es candidato.

Contanos cómo fue que empezaste a militar…

Empecé a militar más o menos a los 21 años. Hacía unos años me había recibido del Pellegrini y venía de romper con la Iglesia Católica, tenía mucha sensibilidad social por todo lo que estaba pasando. Así que en el ’72 empecé a buscar dónde militar, influenciado por la época me sentí atraído por la guerrilla. En ese momento no tenía una formación política pero conocí compañeros del PRT- La Verdad, en pocos meses se hizo el Congreso en el cual se fundó el PST y ahí me involucré con todo.

Te tocó militar en los 70, cuando miles de trabajadores y estudiantes se organizaron y dieron una lucha enorme por transformar la sociedad y terminar con este sistema de opresión, ¿cómo viviste desde tu militancia esta experiencia?

Mi militancia empezó en años muy diferentes a los actuales, se caracterizó por una lucha política en inferioridad de condiciones totales, porque en ese momento el peronismo de izquierda era hegemónico. En cambio, el trotskismo era muy chico, aunque tenía inserción en fábricas y formaba parte de algunas coordinadoras. Por eso, yo me hice a contracorriente. Tanto en la universidad como en la fábrica, mi pelea fue contra el peronismo, contra el Pacto Social que firmó Cámpora pero que luego aplicó Perón.

Ya por esos años, se había formado la Triple A y era una militancia a brazo partido, dura.

Para el año ’75, ya habíamos cerrado casi todos los locales y pasamos a militar en la clandestinidad. Ahí me proponen ir a militar a Córdoba, a reforzar la universidad, estaba en Filosofía. Y es en mayo del ’76 que caigo preso, 373 días, de los cuales estuve desaparecido en Campo de la Rivera 5 semanas y luego me trasladan a la cárcel del barrio San Martín y eso me marcó. Ese fue el momento que cambió mi vida para siempre, en el que consolidé mis ideas y se redoblaron mis fuerzas para luchar.

¿Cómo continuó tu militancia ya con gobiernos constitucionales?

Fui uno de los fundadores del MAS y rompí en el año 2003, que fue cuando ingresé a militar en el PTS. Fue un proceso contradictorio ya que no tenía una gran formación teórica, pero me conmovió mucho el proceso de Brukman, por mi sensibilidad obrera y eso definió qué proyecto político quería seguir.
Cuando entré al partido me fui a militar a la Zona Norte del Gran Buenos Aires. Éramos una regional de unos pocos compañeros y así empecé a aportar en la tarea primordial de inserción en el movimiento obrero. Es algo que recuerdo con mucho orgullo porque ahí fue cuando ganamos a compañeros como Eduardo Ayala de la exDonnelley (Madygraf) o Roberto Amador despedido de Gestamp. Dimos una pelea enorme en las comisiones internas y cuerpos de delegados, que fueron fundamentales para ganarnos el respeto de los trabajadores y que cumplieron un rol fundamental en conflictos como el de Lear el año pasado.

Como parte del CeProDH y junto a Victoria Moyano tuvieron un rol importante acompañando a los trabajadores en el conflicto de Kraft en el año 2009

Participamos como organismo de derechos humanos, solidarizándonos con los trabajadores que estaban dando una pelea enorme contra los despidos. La fiscal Laura Capra amenazaba con desalojar a los trabajadores y pusimos el cuerpo junto a ellos logrando frenar la represión.
La lucha de Kraft es un ejemplo de la política de criminalización de la protesta por parte del gobierno kirchnerista. Los trabajadores que se manifestaron realizando cortes de Panamericana y entre ellos, Edgardo Moyano abogado de la Comisión Interna, Vicky y yo terminamos procesados. Es así, como el gobierno persigue a los que se organizan y luchan para proteger los intereses de las multinacionales.

¿Qué fue lo que te llevó a ser candidato en estas elecciones?

En primer lugar, me siento orgulloso de compartir la lista con compañeros como Nicolás del Caño, Myriam Bregman y Victoria Moyano, que logran expresar y sintetizar muchas de las peleas que damos día a día.

Como parte de la generación que luchó en los 70, creo que algo muy importante es transmitir esa experiencia a los jóvenes trabajadores y trabajadoras que hoy se empiezan a organizar y que ven con simpatía las ideas de la izquierda trotskista. Me pone muy contento también, que estas listas estén llenas de luchadores como Ruben Matu de Lear, como los compañeros de Madygraf que hoy retoman las lecciones históricas de la clase obrera para hacerlas suyas.

Sin embargo, creo que es necesario redoblar la pelea contra la criminalización de la protesta social y el espionaje contra los trabajadores y los activistas sociales. Por la absolución de los más de 5000 procesados. El Proyecto X de la Gendarmería de Cristina no se diferencia en nada de las políticas que Massa, Macri o Scioli preparan para que los trabajadores no se organicen ni salgan a luchar y paguen el ajuste.

Así como también, me parece fundamental profundizar la pelea por juicio y castigo a los genocidas. Y contra la impunidad de ayer y de hoy. En particular, tuve el placer de acompañar la lucha de Lear donde logramos echar de la Panamericana a Galeano, un infiltrado de la Gendarmería, quien revistó en Córdoba cuando yo estaba preso ahí en 1976. Los que hoy son parte de la maldita Policía Bonaerense del gatillo fácil o que dirigen el resto de las fuerzas represivas como la Gendarmería son los mismos que formaron parte del plan sistemático de exterminio que se tejió durante la dictadura militar. Son los que hoy matan a los pibes en los barrios militarizados, los que desaparecen cientos de mujeres en redes de trata y espían a los trabajadores que se organizan.

Por todo esto, y porque creo que es necesario que en el Congreso se multipliquen las voces y las iniciativas que den fuerza a estas peleas, como ya lo ha demostrado nuestro compañero Nicolás, es que formo parte de la lista Renovar y Fortalecer en Frente en estas PASO.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO