Política Chile

VALPARAÍSO

Jorge Sharp y su ordenanza de la “ruta de la lactancia”

Se trata de una ordenanza para que madres puedan amamantar a sus hijos e hijas en zonas habilitadas de espacios privados y públicos. La medida ya cuenta con el apoyo de 10 empresas privadas y dos cafés de Valparaíso.

Viernes 11 de mayo

“La ruta de la lactancia” es el nombre de esta ordenanza impulsada por el alcalde de la ciudad portuaria, Jorge Sharp. Esta busca que espacios públicos y privados (cafés, restaurants, entre otros) mantengan habilitadas zonas adecuadas para que madres puedan amamantar a sus hijas e hijos, con el fin de convertir a la ciudad en la primera en ser “amiga de la lactancia materna”.

Claudia Novoa, coordinadora y consultora internacional de la lactancia materna, explica que los cafés y restaurants deberán cumplir con tres requisitos para ser acreditados como “amigos de la lactancia”:

“Lo primero es que se debe tener una política de lactancia materna conocida por todo el personal. Segundo, deben tener una política de buen trato al cliente, por ejemplo, cómo puedo mediar de manera apropiada, protegiendo a la madre ante un cliente que se siente afectado o molesto de ver a una madre amantando. Por último, no es un requisito consumir, ellos pueden ingresar al local y amamantar a sus hijos, donde se les puede ofrecer un vaso de agua, jugo o té de manera gratuita”, anuncia Novoa.

En las palabras de Sharp:
“Vamos a impulsar la creación de una ordenanza que establezca derechos y deberes, tanto para las instituciones privadas como para las públicas. Esperamos presentarla lo antes posible ante el concejo municipal, estamos seguros de que vamos a constar con un apoyo transversal de los concejales, será una ordenanza con derechos y debes, implementando sanciones frente a determinados incumplimiento, utilizando el mecanismo de las multas”.

El decreto municipal debe ser aprobado por el Concejo Municipal, lo cual entraría en el Plan de Salud 2018-2020 de la Dirección de Salud de la Corporación Municipal de Valparaíso.

¿Satisfacen estas medidas las necesidades de las mujeres lactantes?

Sin duda esta medida es una respuesta inmediata a los represivos límites que encuentran las mujeres en período de lactancia. Sin embargo, estos límites son mucho más profundos, y se expresan principalmente en el ámbito laboral, dejando al descubierto la doble opresión que sufren las mujeres trabajadoras en la sociedad capitalista y patriarcal.

El problema es que se utilice esta ordenanza como táctica para conseguir más clientela, en vez de que sirva para avanzar a acabar con el tabú de la lactancia. Mientras el embarazo siga siendo una causal de despido, mientras no tener hijos menores de dos años sea requisito para un cupo laboral, mientras no se aseguren jardines infantiles en los lugares de trabajo, esto seguirá desnaturalizando la lactancia, haciéndolo parecer cada vez más anormal.

Hoy ser madre y ser trabajadora significa tener una doble jornada laboral, pues se debe cumplir con las horas de trabajo y además con el rol históricamente relegado a la mujer, invisibilizado y no remunerado, del cual sacan provecho los empresarios. Mientras los patrones sigan haciendo del hecho de ser madre un signo de limitación para desenvolverse en la sociedad, la lactancia seguirá siendo un tabú que una ordenanza no resolverá.






Temas relacionados

Jorge Sharp   /   Política Chile   /   Valparaíso   /   Mujeres trabajadoras   /   Violencia de género   /   Sociedad   /   Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO