Política Chile

Isabel Plá y Gerardo Varela: un mensaje a mujeres y estudiantes

El movimiento estudiantil y de las mujeres debe desde ya preparase para ser oposición a Piñera en las calles. El nombramiento de Isabel Plá y Gerardo Varela en las carteras de la Mujer y de Educación, son sólo una corroboración de las tareas que se nos ponen por delante.

Nancy López

Concejera Fech Filosofía y Humanidades, U de Chile y militante de Pan y Rosas y Vencer

Viernes 26 de enero

En pocos días la derecha ha tenido que salir a respaldar su gabinete ministerial dado a conocer el pasado martes. Y hay dos ministerios "sensibles" en los que, no casualmente, Piñera prefirió colocar a importantes defensores del modelo neoliberal y conservador que se impuso en dictadura: Isabel Plá, antiaborto al Ministerio de la Mujer y Gerardo Varela, defensor del mercado educativo en el Ministerio de Educación.

Ambos militantes de la UDI y columnistas de El Líbero, conocido medio de prensa de derecha, cada uno tiene su historial y su perfil, que para los sectores más conservadores encaja perfectamente con las carteras destinadas.

Gerardo Varela está derechamente en contra de las demandas que hemos levantado como movimiento estudiantil, considera que la educación es un “bien económico” y, por lo mismo, que la “solución para la educación no es la gratuidad ni la prohibición del lucro —y menos de la selección y el copago—, sino que el desafío es cómo seguir atrayendo inversiones, competencia y talento a un sector que la requiere con urgencia. Esto se logra con libertad para organizarse, libertad para financiarse y libertad para educar".

Isabel Plá, defensora de la moral e ideología conservadora de derecha, también ha expresado en distintas instancias su contundente oposición a la ley de aborto en tres causales: “rechazo el aborto, con la absoluta convicción de que es una de las mayores injusticias de la humanidad (como fue antes la esclavitud, considerada legítima durante siglos; y como sigue siendo, a mi juicio, la pena de muerte)”.

Y frente al revuelo que provocaron estos nombramientos, ya tuvieron que salir personeros del próximo gobierno a defenderlos. Es el caso de Andrés Chadwick, Ministro del Interior en el próximo período, quien para aquietar las críticas, ya ha dicho que respecto de la Ley de Aborto en 3 causales no habrá “modificaciones ni derogaciones”, y que “cuando tú aceptas ser ministro tus opiniones personales del pasado pasan a estar al servicio del programa de gobierno”. Pero ¿cuál es realmente el programa de gobierno?

El proyecto de la derecha: ¿cómo nos preparamos?

El gabinete nombrado por Piñera es muy expresivo de lo que ya veníamos viendo. Para avanzar en la “gobernabilidad” y proyectar incluso un segundo periodo, la derecha debe avanzar en dos direcciones: una de “concesiones”, que le permita ganar una nueva base social, en particular en las capas medias; y otra de ataques, para golpear y acallar a los principales movimientos sociales que no han sido derrotados y que se han conformado como sus adversarios, como es el caso del movimiento estudiantil y de mujeres.

Para prepararnos, tenemos que avanzar decididamente a unificar los movimientos sociales, debemos tener una acción común el movimiento estudiantil, el movimiento de mujeres, los movimientos por las demandas del pueblo mapuche, de la diversidad sexual, las y los profesores, y y los trabajadores. Si nos unificamos, adquiriremos mayor fuerza.

Además, debemos preparar nuestra organización y movilización. Boric, diputado del Frente Amplio por Movimiento Autonomista, ya lo dijo: “Compañeros: a preparar las asambleas”, y sí, efectivamente hay que hacerlo. Las diferentes organizaciones que componen el Frente Amplio, que además dirigen las principales Federaciones estudiantiles de nuestro país, deben jugar un rol activo en que cientos y miles de estudiantes lleguemos en marzo a organizarnos en nuestras Facultades y Universidades. Allí estaremos también nosotros y nosotras desde Vencer, porque vemos la necesidad de prepararnos para enfrentar a la derecha con la mayor masividad posible.

Sin embargo, estaremos atentos y atentas. No olvidamos que el desgaste que ha vivido el movimiento estudiantil en estos últimos años ha sido fundamentalmente por la política de sus direcciones, llevando nuestra movilización a la disputa parlamentaria y ajustando sus ritmos a los que imponía la Nueva Mayoría. Hoy, con el peso parlamentario ya adquirido por el Frente Amplio (ni "marginal", ni "autosuficiente"), en unos pocos meses ya los hemos visto en negociaciones con la Nueva Mayoría por la integración de las Comisiones de la Cámara de Diputados, y al diputado de Revolución Democrática Juan Ignacio Latorre integrándose al comité parlamentario del Partido Socialista (a la vez que el PS dialoga programáticamente con la DC y el PR, los que a su vez ya han dicho que podrían buscar acuerdos también con la derecha).

A la par que buscan su fortalecimiento parlamentario (y a la vez electoral), dan a lo menos, un soplo de aire fresco a los deteriorados partidos de la Nueva Mayoría.

Miles en las calles, con un horizonte claro

Amplios sectores de estudiantes, y también desde Vencer, pensamos que la vía de movilizaciones aisladas, reactivas a lo que haga o no el gobierno y de presión parlamentaria, no son un camino viable. Es un camino que ya recorrimos con un gobierno que se decía "progresista" y de "centro-izquierda", y aún así no conseguimos más que una beca gratuidad, que más que responder a nuestras demandas buscó silenciarlas. Si no logramos más en aquel escenario, con el próximo gobierno, un parlamento sin mayorías, con más de 70 diputados de la UDI y RN, y con un Presidente Piñera con posibilidad incluso de veto, sería muy irreal pensar que ahora sí, con la misma estrategia, podríamos conseguir nuestras demandas históricas.

¿Entonces qué? Efectivamente tenemos que preparar las asambleas, y en ello las distintas fuerzas de izquierda, dentro y fuera del Frente Amplio, debemos poner todo nuestro impulso; pero ¿para preparar qué? Para quienes nos agrupamos en Vencer, debe estar por delante el fortalecimiento desde el interior de los movimientos, para robustecer la autoorganización de estudiantes y mujeres, preparando un plan de acción que responda a nuestros propios tiempos y objetivos, y buscando la unidad con otros sectores, como las y los trabajadores. De esta forma, cuando vengan los ataques (porque van a venir), en vez de encontrarnos desprevenidos y lograr dividirnos y abatirnos, nos unificarán aún más en el objetivo de enfrentar a la derecha, a Piñera y sus empresarios millonarios.

En Vencer nos proponemos este año conformar una gran organización de la juventud anticapitalista en cada Facultad, Universidad y Liceo. A nivel nacional saldremos a luchar por una educación gratuita y financiada completamente por el Estado para las universidades públicas. Y además, estaremos mano a mano con las y los funcionarios y trabajadores de la educación, para conseguir la democratización de nuestros espacios educativos; como este año en la Universidad de Chile, que serán las elecciones de Rector y Decanos, y donde saldremos con fuerza a exigir la votación universal de las autoridades. Sólo con la gratuidad universal y avanzando en gobiernos universitarios de estudiantes, funcionarios/as y académicos, avanzaremos firmemente a poner la educación al servicio de las y los trabajadores y el pueblo pobre.

¡Te invitamos a hacerte parte de este proyecto!






Temas relacionados

Política Chile   /   Opinión   /   Educación   /   Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO