Internacional

TRIBUNA ABIERTA

Irak: se busca la reunificación de facciones armadas chiítas

En Bagdad, comenzaron reuniones para reconciliar partes armadas del chiísmo con el fin de unificarse militar y políticamente ante las batallas contra el Estado Islámico y las elecciones parlamentarias

Guido Luppino

guidolup@gmail.com

Viernes 21 de octubre de 2016 | Edición del día

La apertura de la ronda de encuentros comenzó el último martes y tiene su objetivo principal focalizado en poder reconciliar a las más importantes facciones militares representantes del chiísmo del país.

El clérigo chiíta, Muqtada al-Sadr, es uno de líderes políticos y religioso del país (aunque no ostenta ningún cargo) y es quien encabeza esta serie de encuentros entre distintas facciones armadas. La reconciliación y unión política es considerada de esencial importancia para articularse de mejor manera ante los avances militares contra el Estado Islámico (ISIS) y el próximo llamado a las urnas.

Todas estas facciones chiítas ayudaron al gobierno oficial en la batalla contra el ISIS pero ante el reciente comienzo del gran operativo en Mosul, se convirtió en una necesidad la posibilidad de una unión politica y militar. Ante esta situación es que se promueve la idea de los encuentros reconciliatorios de dichas milicias.

Tras el primer encuentro, el mismo al-Sadr ha comunicado a la prensa que las expectativas son favorables y que la reunión fue productiva para la esperada reconciliación.

Desde que Irak sufrió la invasión estadounidense en el año 2003, muchas milicias se han formado siendo la más reconocida el Ejercito al-Mehdi, liderado por al-Sadr. Pero con el correr de los años diversos grupos fueron tomando distancia de esta milicia dando lugar a nuevas agrupaciones armadas. Todas como representantes de la rama chiíta del islam. Las más importantes que forman parte de las reuniones son la denominada Asaib Ahl al-Haq y Kataib Huzballa en Irak, y al momento de la separación argumentaron desacuerdos en el liderazgo de al-Sadr. De igual manera son parte de las tantas milicias que combaten contra el ISIS en territorio iraquí, pero a la vez han transcurrido diversas situaciones de enfrentamientos entre si mismas.

La declaración del Califato por parte del Estado Islámico, el 29 de junio del 2014, llevó a que este grupo controlar cerca del 30% del territorio iraquí. Desde ese momento se vienen brindando batallas contra los yihadistas del ISIS. Hace pocos días comenzó lo que se pretende que sea la última batalla, un ataque con el fin de recuperar la ciudad de Mosul. Esta ciudad es la más grande que tiene bajo su dominio el ISIS y, a la vez, es fundamental para su financiamiento debido a los yacimientos petroleros.

El avance sobre Mosul encabezado por las fuerzas oficiales iraquíes, cuenta con el apoyo de los Estados Unidos, el Estado turco y se espera que se sumen también las milicias kurdas.

En el medio de las reuniones, también hubo un pedido de diversas agrupaciones, para que las facciones chiítas no cometan las mismas atrocidades que han sufrido por parte de los ejércitos del ISIS, ya que se han filtrado acusaciones de esa índole tras entrevistas a prisiones de las PMU (Unidades Populares de Movilización). Por otro lado, Estados Unidos ha manifestado que no brindará apoyo a las facciones militares chiítas que luchen por tomar Mosul en caso de poder desplazar al ISIS de la ciudad, argumentando que esto podría traer nuevos combates entre las mismas.

En caso de que las reuniones y la buscada reconciliación tengan éxito, se espera que se forme un bloque político liderado por al-Sadr con el fin de alcanzar el puesto de Primer Ministro de Irak.








Temas relacionados

Chiítas   /    Irak   /    Estado Islámico   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO