Política México

CRISIS MIGRATORIA

Inversión millonaria de México en Honduras para frenar migración

Como continuidad de los acuerdos con EEUU, el gobierno mexicano destinará 50 millones de dólares a países centroamericanos para frenar la migración. La otra cara de la vil colaboración de López Obrador con el imperialismo estadounidense.

Martes 30 de julio | 14:57

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador y el secretario de relaciones exteriores, Marcelo Ebrard, participaron en una conferencia de prensa con el actual presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, el pasado sábado.

Ahí anunciaron que México invertirá 30 millones de dólares en el país centroamericano como parte de la estrategia de combate a la violencia.

Tras acordar con EE.UU. un humillante compromiso para frenar la oleada migratoria en el territorio nacional a cambio de que no se impusieran aranceles sobre productos mexicanos, el gobierno de López Obrador ha empezado a implementar diversas medidas para frenar el flujo migratorio.

Mientras despliega la Guardia Nacional -brazo de la Border Patrol en México- en las fronteras norte y sur, e impone condiciones brutales de detención en las estaciones migratorias, impulsa planes para crear trabajo precario y retener así a la población en sus localidades de origen.

Así como en su plan de desarrollo para la zona sur de México, con programas como “sembrando vida” para apoyar a campesinos pobres, este plan contempla la inversión multimillonaria en las economías centroamericanas como El Salvador y Honduras para intentar frenar la migración.

En el caso de Honduras, se espera generar 20 mil empleos para contrarrestar el número de migrantes que anualmente son desplazados por la falta de oportunidades y la violencia del crimen organizado. En el caso de El Salvador, la inversión de 20 millones de dólares buscará fortalecer las zonas rurales y el trabajo agrícola. A estos países se suma Guatemala, que ha aceptado convertirse en un subpatio trasero en el control del flujo migratorio hacia EEUU.

Sin embargo, la exorbitante cantidad de migrantes supera por mucho las 20 mil personas, y por más buenos deseos que impulsen al gobierno mexicano hacia estas medidas, la inversión millonaria no toca ni un ápice de los negocios ilegales y las mafias que, coludidas y asociadas con los estados capitalistas y sus gobiernos, azotan a la población con una violencia cruda.

López Obrador, quien llegó al poder con el discurso de lucha contra la corrupción, colabora con el gobierno de Juan Orlando Hernández, profundamente repudiado por el pueblo hondureño que ha exigido su renuncia una y otra vez.

Hernández es ampliamente repudiado por las medidas represivas desatadas en días recientes contra los médicos, maestros y jóvenes que han encabezado masivas manifestaciones contra las violaciones a derechos humanos, la represión y los planes de ajuste del gobierno.

A su vez, cabe destacar que México ya prometió al gobierno de El Salvador una inversión inmediata de 30 millones de dólares.

Las cifras hablan claramente. En 2019, la proyección del presupuesto federal divulgado por la Secretaria de Hacienda y Crédito Público destinó 824,242 millones de pesos a todo el rubro educativo -programas para el acceso efectivo a la educación pública y contra el rezago, como becas e INEA, el financiamiento de 8 instituciones de educación superior federal (UNAM, IPN, UAM, UPN, COLMEX, CINVESTAV) y SEP nacional-. En dólares, un total de 43,192.36 millones.

Para garantizar los planes del imperialismo estadounidense en la región, el gobierno federal -que dice gobernar primero para los pobres- está destinando una cifra menor a educación durante 2019 que los 50 millones de dólares que se aplicarán para frenar la migración en Honduras y El Salvador.







Temas relacionados

Gobierno AMLO   /    Honduras   /    Política México   /    Donald Trump   /    Migración   /    Honduras   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO