Géneros y Sexualidades

Colonia

Intervención de Pan y Rosas en la Jornada de paro regional de FENAPES

Compartimos la intervención de Pan y Rosas en el marco de las actividades realizadas a lo largo de la jornada de paro regional convocado por FENAPES

Jueves 1ro de junio | 23:50

A lo largo del día de hoy se llevaron adelante distintas actividades en el marco del paro regional de Educación.
En una de las mesas participaron las integrantes de la agrupación Pan y Rosas para referirse a la "Violencia de género en mundo laboral".


Intervención de Sara de Pan y Rosas Colonia:

"Ante todo queremos agradecer a FENAPES por habernos convocado en un día tan especial. Queremos saludar a las trabajadoras y a los trabajadores de la enseñanza en esta jornada de lucha y decirles que estamos con su reclamo. Nosotras somos una agrupación de mujeres que justamente se caracteriza por apoyar a todas las luchas en curso, a todos los sectores oprimidos y vulnerados, porque pensamos que el triunfo de estas luchas nos hace más fuertes para pelear contra las grandes estructuras sociales como es el patriarcado y el capitalismo.

Estamos entrando en la lucha presupuestal a partir de la Rendición de Cuentas, y es el momento para arrancarle el 6 % tan necesario para la educación pública, para que nuestros hijos e hijas tengan mejor calidad educativa y para que los profesores y profesoras tengan mejores condiciones de trabajo. Así que SU LUCHA ES NUESTRA LUCHA!!

Venimos a plantear que las mujeres sufrimos violencia por el solo hecho de ser mujeres, porque en esta sociedad se nos considera inferiores a los hombres y por eso se dan en los distintos ámbitos determinadas diferencias que queremos poner sobre la mesa y debatir con ustedes.

En especial las mujeres trabajadoras, que consideramos "las más oprimidas dentro de las oprimidas" y "las más explotadas dentro de los explotados". Ellas tienen que sufrir lo que se llama la "doble jornada laboral" ya que cuando salen de sus trabajos tienen que seguir encargándose de las tareas domésticas en su casa porque esta sociedad nos asigna exclusividad en estas tareas. Pero esta situación se podría resolver, además de repartiendo las responsabilidades al interior de la pareja, también trasladando la responsabilidad a la sociedad a través de la apertura de guarderías gratuitas bancadas por las patronales y por el Estado.

Las mujeres trabajadoras tienen muchas veces trabajos poco calificados, jornadas laborales extenuantes con operaciones repetitivas como sucede en Yazaki, que dañan nuestra salud a tal punto que no poder levantar en brazos a nuestros hijos, y encima cobramos menos que los varones por la misma tarea.
Por otro lado, nos encontramos en una situación compleja en el país: asistimos al cierre de fábricas que dejan cientos de familias desocupadas, como sucedió en ECOLAT o FANAPEL. Esto también es violencia para nosotras, por lo que entendemos que debemos plantear la perspectiva de luchas por la defensa de los puestos de trabajo y decir NI UNA FAMILIA MAS EN LA CALLE!!

Violencias institucionales, violencias sociales, violencias varias, como la del gobierno nacional de no aumentar el presupuesto para atender a las necesidades más básicas como la vivienda y la salud, o como nuestro gobierno departamental que aumenta las tarifas como la de UTE y que terminan pagando las familias trabajadoras, o permiten el aumento del transporte o miran para otro lado cuando siguen cobrando boleto a los escolares de nuestro departamento, y por eso es tan necesaria una lucha contra los decretos que lo habilitan.

Dentro de pocos días, el 3 de junio, se conmemora la exigencia del movimiento de mujeres de #niunamenos. Nosotras vemos una responsabilidad del Estado aquí, y por eso exigimos que el Estado vote más atención a programas de atención de mujeres, casas de emergencias transitorias, planes de vivienda y licencias pagas para las mujeres que sufren de violencia de género, FINANCIADO MEDIANTE IMPUESTOS PROGRESIVOS A LAS EMPRESAS Y GRANDES FORTUNAS.

Pero la violencia más extrema que son los femicidios son solo la punta del iceberg de una sumatoria de violencias más sutiles que pasan por el maltrato en los lugares de trabajo, en la casa, en la calle con el acoso callejero, en los medios de comunicación con la cosificación de nuestros cuerpos, en las mismas organizaciones gremiales tanto trabajadoras como estudiantiles. Es necesario que las mujeres nos organicemos para enfrentar cada una de estas violencias, así podremos empezar a sentar las bases de un nuevo relacionamiento entre los géneros, ligado a una pelea estructural contra este sistema que nos explota y también nos oprime.

En la población arrojada por el capital a una vida miserable no hay equidad de género. Aunque podamos avanzar y conquistar derechos, la emancipación femenina y el fin del patriarcado se podrán conseguir uniendo en la lucha a nuestros compañeros sumándose con nosotras a nuestra lucha para fortalecerla y así enfrentar juntos este régimen capitalista.

Como nosotras decimos siempre, y por eso nos llamamos así: !EXIGIMOS EL PAN, PERO TAMBIÉN LAS ROSAS!

Llamamos a movilizarnos por nuestras demandas, por el pan y por las rosas, por mejores condiciones de vida y por la emancipación de las mujeres de su lugar de opresión.

Queremos cerrar nuestra intervención citando unas palabras del revolucionario LEON TROTSKY, en un año muy especial porque se conmemoran 100 años de la Revolución Rusa que dio, entre otras cosas, muchas de las demandas que hoy todavía seguimos reclamando las mujeres. Trotsky decía que SI EN REALIDAD QUEREMOS TRANSFORMAR LA VIDA TENEMOS QUE APRENDER A MIRARLA A TRAVÉS DE LOS OJOS DE LAS MUJERES.

Este es el mejor homenaje que podemos hacerle a todas esas mujeres revolucionarias que soñaron y lucharon por un mundo sin explotación ni opresión. Las invitamos y los invitamos a seguir su camino."






Temas relacionados

Uruguay   /   Docentes uruguayos   /   Pan y Rosas   /   Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO