Política

PROVINCIA DE BUENOS AIRES

Intendente de Cambiemos cobra 32 veces un sueldo municipal

En Intendente de Campana Sebastián Abella cobra $272.418,04, mientras despidió a más de 250 trabajadores por falta de fondos.

Lunes 2 de mayo de 2016 | 00:30

En medio de las acusaciones entre el Frente para la Victoria y Cambiemos por el presupuesto municipal, el FPV dice haber dejado el municipio con superávit fiscal mientras que Cambiemos dice encontrar el municipio en crisis lo que le sirvió para justificar el ajuste y despidos. Pero en medio de la disputa el FPV se viene olvidando de que le dio más de 100 días para que Abella y compañía despidieran a diestra y siniestra, dejando a más de 250 personas en la calle. Mientras pasaba esto, el sindicado municipal hacia la vista gorda justificando que los trabajadores tenían menos de un año, que el contrato laboral se había terminado, pero ocultando que en muchos casos era simplemente fraude laboral que venía siendo sostenido por el FPV durante 20 años, con contratos renovados durante años, o como fue el caso de algunos profesores de los talleres municipales, que tenían contratos de marzo a diciembre y todos los años se los renovaban.

En estos días entre tantas acusaciones cruzas salieron diversas notas en los medios de Campana donde se daban a conocer el sueldo del intendente es de $272.000 y sus secretarios de $80.000, tengamos en cuenta que el salario mínimo de un trabajador municipal es de $8.500, esto es lo que más bronca genera en los empleados municipales que viene aguantando la pérdida del sueldo con la inflación y los tarifazos, todavía no han recibido ningún tipo de aumentos y de las paritarias no hay señales que se vayan a discutir.

El 1° de Enero entró en vigencia el nuevo convenio de trabajadores municipales, en el cual se blanqueaba una situación de irregularidades pero que significó en muchos casos la baja de los salarios, hasta el 2015 el básico era de $4500, pero como ningún trabajador podía sobrevivir con ese sueldo se llegaba a fin de meses haciendo horas extras, el convenio lo que hizo fue regularizar lo que ya se cobraba, pero bajando las bonificaciones que existían.

Mientras a la planta de empleados se le quita y reducen las bonificaciones el Intendente y sus funcionarios cobran el 100% de las bonificaciones que tienen a su alcance, si tenemos en cuenta que el salario del intendente es de $136.209,04 con un plus por gastos de representación por el 100% del sueldo (tiene un plus por cumplir por lo que fue puesto en su cargo, es decir representar “al pueblo”), es como si un trabajador municipal cobrara el 100% más de su sueldo, por ser trabajador municipal, con este plus su sueldo llega a los $272.418,04. Los secretarios perciben un sueldo cerca de los $30.000 pero tienen tres bonificaciones de 40%, 45% y otra que supera el 100% respectivamente, lo que sumando todo rondarían los $80.000, esto sin contemplar la carga de combustible que reciben sin tope limite y sin control alguno, debido a que ningún funcionario vive en Campana. Solo el sueldo del intendente alcanza los $3.269.016,96 al año y si no recibiera ningún aumento en toda su gestión alcanzaría los $13.076.067,84, lo cual no sería cierto porque su sueldo está sujeto a los aumentos que reciban los trabajadores municipales.

Si tomamos en cuenta la relación del sueldo percibido por el intendente y los trabajadores, se podría pagar el sueldo de 32 empleados, es decir que si no percibiera esta abultada suma se podrían haber evitado 32 despidos solo con el sueldo de una sola persona, sin tener en cuenta el sueldo de los secretarios, subsecretarios y directores, que son todos cargos políticos y los cuales superan los $50.000. Tengamos en cuenta que no solo ocuparon en todos los cargos disponibles políticos en el organigrama municipal, sino que han creado nuevos cargos. Si sumamos estos abultados sueldos y además agregamos el sueldo de los 20 concejales (cada uno $38.309,04 equivalente a 4,5 sueldos mínimos), se podría decir que no solo se hubiera evitado dejar a más de 250 familias en la calle, sino que además no tendrían ningún problema en dar aumentos de sueldos, tan necesarios para los trabajadores cuando la inflación nos va consumiendo día a día nuestros salarios.

Durante la campaña electoral desde el PTS en el Frente de Izquierda una de las principales consignas que levantamos fue que “todo funcionario público cobre como un docente” como remarcó en varias oportunidades el candidato a Intendente Guillermo Bentancourt obrero de Siderca hoy suspendido como cientos de sus compañeros. En un momento que la situación laboral de la ciudad se encuentra atravesando una de las situaciones más difíciles, con miles de suspensiones en la industria, despidos, tarifazos y un fuerte aumento inflacionario, que se confirme los abultados sueldos que reciben los funcionarios, demuestra que esta casta de políticos solo representa los intereses de los patrones, que entran en la función pública para enriquecerse y se encuentran muy lejos de las necesidades del pueblo trabajador.







Temas relacionados

Cambiemos   /    Trabajadores municipales   /    Campana   /    Municipales   /    Provincia de Buenos Aires   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO