REUNIÓN CON MACRI

Intelectuales PRO: "No somos Carta Abierta"

Ayer el presidente Macri se reunió con un grupo de intelectuales que por decreto asesorarán al Gobierno en "pensar políticas a largo plazo".

Miércoles 16 de noviembre | 10:10

Pese a que el Gobierno de Cambiemos viene siendo más amigo de la "realpolitik", golpeando y después negociando, que de un firme anclaje en ideas estratégicas sobre su gobierno, ha decidido formar el Consejo Presidencial Argentina 2030, para ayudar al presidente a "pensar a largo plazo".

El vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, explicó que el grupo "podrá ampliarse a sectores de distintos ámbitos e ideologías" y que tiene "un desafío contracultural que implica pensar en el largo plazo, más allá de la coyuntura". "De aquí no saldrán medidas de gobierno, sino buscar consensos para elaborar proyectos de políticas y reformas de Estado a futuro". Por su parte, el economista Eduardo Levy Yeyati, parte del Consejo Presidencial, afirmó que se busca una mirada más allá de lo coyuntural y de el largo plazo, en sintonía con "el ejercicio de prospectiva que tienen muchos países". "El objetivo primordial es contribuir a pensar a qué país aspiramos y a tener una visión compartida de la Argentina a la que queremos llegar", agregó.

Ambos concluyeron que el nuevo grupo "es lo contrario a Carta Abierta", ya que este grupo "tenía un objetivo proselitista". "Acá ninguno es funcionario. Incluso hay quienes no son afines al gobierno. Queremos pensar un camino de largo plazo”, agregó Yeyati.

Resulta difícil imaginar, sin embargo, que un consejo de asesores formado por decreto por el propio presidente no sea proselitista. También cuesta pensar que el conjunto de generalidades expuestas en las declaraciones de quienes participaron en la reunión tengan algún impacto en las políticas de un gobierno cuya una ideología es el pragmatismo en pos de defender los intereses empresarios.

En el mejor de los casos se puede esperar que, al igual que Carta Abierta, este organismo funcione como un mero colchón de legitimidad para un gobierno cuyo principal ideólogo hasta ahora había sido Duran Barba.

Los llamados "intelectuales K" terminaron siendo un "refugio progre" para una política cada vez menos "progre" del Gobierno de Cristina. Pese a sus matices, Carta Abierta aceptó servirse en la mesa todo tipo de sapos que propuso el kirchnerismo, empezando por el propio Scioli, luego de haber hecho campaña por Randazzo.

Será cuestión de tiempo ver cómo se desarrollan los "intelectuales PRO", pero queda claro que, al igual que Carta Abierta, la incidencia en el Gobierno será mas mediática que efectiva y que los libros de Administración de Empresas seguirán llenando las bibliotecas de la Casa Rosada.




Temas relacionados

Intelectuales   /    Mauricio Macri

Comentarios

DEJAR COMENTARIO