Mundo Obrero México

SISMO EN MÉXICO

Indignante: obligan a maestros a ir a escuelas sin revisión de protección civil

Grave denuncia: es sólo para realizar labores administrativas. Un diagnóstico de la doble moral del gobierno.

Miércoles 20 de septiembre | 23:47

Hoy observé de camino a casa el rostro de los mexicanos, descrito por anécdotas de mis padres, de aquel 19 de septiembre de 1985, ojos conteniendo el llanto, angustia y desesperación por no saber si nuestras familias estarían bien, escuchando el eco de gritos, ambulancias y estruendos de edificios del caos vivido en las calles, sintiendo en lo más profundo la pérdida del prójimo. Un número considerable de personas tratando de ayudar removiendo escombros buscando desesperadamente la más mínima señal de vida.

Este sentir desgarrador que llevamos en silencio los mexicanos el día de hoy, nos hace tomar conciencia de innumerables situaciones y de cómo el gobierno aprovecha la desgracia y actúa con dolo contra los trabajadores y el pueblo mientras da una cara públicamente y otra muy distinta en privado aplicando medidas incongruentes arbitrarias y abusivas.

Como lo hace la SEP, que pese a que el decreto oficial fue suspender clases para salvaguardar la integridad de los alumnos y los maestros, un número considerable de docentes fueron obligados a presentarse hoy a sus centros de trabajo mediante la coerción de sus autoridades inmediatas, como si los maestros fuéramos inmunes a la situación vivida en el país. Nos obligan a dejar a nuestras familias, a arriesgar nuestras vidas para exigirnos presentarnos en las escuelas que no han sido revisadas por protección civil para hacer trabajo administrativo.

No les importa si tu casa se derrumbó no les importa que sigas con la angustia de no contactar familiares, no les importa que atiendas a tu deber ético y estés ayudando a los damnificados; lo importante para nuestras autoridades son formatos vacíos de significado, mero requisito administrativo, números de un diagnóstico que no dice más que lo mal que estamos como país y de lo mal que seguiremos si continuamos trabajando con esa doble moral, les pregunto ¿dónde está el respeto que merecemos?, cuando fuimos nosotros, los docentes quienes arriesgamos nuestras vidas por la responsabilidad de salvaguardar las vidas de nuestros alumnos, manteniendo el semblante firme aunque por dentro sintiendo un vuelco de angustias y miedos.

Los maestros nos vemos obligados a aceptar estas arbitrariedades e incongruencias pues sabemos que de ello depende nuestro único ingreso, ¡no es justo!, sé que más de una zona escolar vive esta situación, como la vivimos los maestros en Naucalpan.

¡Alcemos la voz maestros!, evocando a los días de cuando era normalista viene a mi más fuerte que nunca la consigna: ¡el maestro luchando también está enseñando!, seamos congruentes y éticos, nuestro trabajo es importante pero también somos seres humanos que estamos atravesando una situación lamentable en mayor o menor medida, ¡exigimos respeto!

Somos muchos maestros combativos que podemos poner un alto a esta laceración constante que vive el magisterio. ¡Organicémonos y no permitamos las arbitrariedades de las autoridades educativas!






Temas relacionados

Aurelio Nuño    /   Mundo Obrero México   /   Terremoto   /   Magisterio   /   SEP   /   Sismo   /   Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO