Política

SAN LORENZO

Indignante defensa de Reguera al genocida Rodríguez

“Si juzgo por su pasado, no me puedo juntar con nadie, ni nadie se va a querer juntar conmigo” fueron las palabras de Pablo Reguera, secretario del Sindicato Aceitero de San Lorenzo, consultado sobre el genocida Pedro Rodríguez. Fuerte repudio de organizaciones políticas y de Derechos Humanos.

Viernes 21 de febrero | 17:00

En entrevista con el periodista José Maggi, en la radio LT8 de Rosario, el secretario de Aceiteros de San Lorenzo (SOEA) reafirmó la voluntad de contar en el sindicato con el genocida Pedro Rodríguez, condenado por delitos de lesa humanidad.

Te puede ointeresar: Escándalo: un genocida al Sindicato de Aceiteros de San Lorenzo

“Yo miro lo bueno, “si juzgo por su pasado, no me puedo juntar con nadie, ni nadie se va a querer juntar conmigo”. Fue una de las aseveraciones de Pablo Reguera, justificando su relación con el genocida. A confesión de parte, relevo de pruebas.

En el año 2001 el represor “Pili” Rodríguez participó en el sindicato Aceiteros de San Lorenzo. Según Reguera, el genocida no cobró honorarios por su servicio porque el sindicato estaba en crísis. En ese entonces el represor finalizaba su mandato como diputado provincial por el Partido Justicialista. Desde ese momento Reguera manifiesta una “deuda” con el genocida a la que pretende hacerle honor otorgándole un lugar nuevamente en el sindicato.

“Yo no juzgo a nadie” fue otra de las frases que esgrimió Reguera cuando el periodista le recordó que en el sindicato aceiteros está desaparecido Roberto “Potongo” Camuglia, delegado de la ex INDO, actual La Plata Cereal, desaparecido la madrugada del 20 de julio de 1976 en el marco del "operativo de las tres noches".

Durante el genocidio el trío compuesto por el coronel Rubén Osvaldo Cervera, el capitán Horacio Maderna, y el abogado Pedro “Pili” Rodríguez dominaban la intervención de la intendencia de San Lorenzo y el funcionamiento del batallón de arsenales de Fray Luis Beltrán que funcionó como centro clandestino de detención. Los tres genocidas fueron condenados por delitos de lesa humanidad por secuestro y las torturas infligidas al dirigente sindical Manuel Casado.

Desde 2016 el represor goza de prisión domiciliaria y vive en un lujoso country privado en la localidad de Oliveros.

Te puede interesar: Concedieron prisión domiciliaria al represor Pedro “Pili” Rodríguez

Además, Rodríguez está procesado en la “causa de los trabajadores” donde se espera que se juzgue las responsabilidades sobre la totalidad de desaparecidos y asesinados del cordón industrial.

Fuerte repudio de organizaciones de derechos humanos

Mario López, presidente de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) manifestó: “Desde APDH no nos limitamos a repudiar los pedidos particulares de prisión domiciliaria por parte de genocidas, ni el repudio a los jueces que los conceden, primeramente una de nuestras consignas históricas es, prisión común y efectiva para los genocidas, el único lugar para un genocida es la cárcel".

"En el caso particular del nefasto genocida Pili Rodríguez (hay nombres que no merecen mayúsculas); responsable de secuestros y torturas del militante gremial del sindicato de municipales de San Lorenzo Manuel Casado, habiendo gozado de impunidad durante y después de la dictadura genocida, es obsceno y burlesco su pedido de gozar salidas laborales en un sindicato, el mismo persecutor, secuestrador y torturador de militantes sindicales combativos, hoy pide salidas laborales para cumplir horas en un sindicato. Fiel a sus vicios históricos, quién nos garantiza que no sostenga espionaje, persecución, como tantas veces lo ha hecho, durante los años de la dictadura, y con posterioridad. Caso juzgado, los crímenes de lesa humanidad no aplican medidas de tales características, lo hemos ganado en las calles con tantos genocidas que lograron impunidad en los últimos años, el único lugar para un genocida es la cárcel. La sociedad nos acompañó en nuestras luchas, hoy nuevamente convocamos ante este atropello, esta obscena muestra de impunidad, de mayor gravedad que el pedido de salidas laborales sea en un sindicato. Qué nos queda si aquellos que deben velar por los trabajadores y sus derechos se dedican a contratar servicios de genocidas juzgados y sentenciados” sostuvo López.

El Espacio por la Memoria del Cordón Industrial difundió un comunicado con la firma de numerosas personalidades y organismos de derechos humanos donde consideraron la decisión de Reguera como una provocación: “A casi un mes de cumplirse 44 años del golpe cívico–eclesiástico-militar, resulta una provocación la decisión del SOEA. Solicitamos al Juez no dar lugar a esta solicitud”.

Por su parte Celina Tidoni del Centro de Profesionales por los Derechos Humanos (CEPRODH) y del Partido de Trabajadores Socilaistas (PTS) sostuvo: “es escandalosa la participación de un genocida condenado. Llamamos a la mas amplia movilización de organizaciones políticas y sociales, organismos de derechos humanos y a la comunidad del cordón industrial para rechazar este intento de avanzar sobre una organización de trabajadores. Pedro Rodriguez es uno de los pocos civiles condenados por delitos de lesa humanidad. Es necesaria la apertura de los archivos de la dictadura para avanzar contra todos los responsables. En estos 37 años de recuperación de la democracia ningún Gobierno abrió los archivos con los cuales se podrían recuperar los casi 400 nietos que nos faltan además de avanzar contra los responsables civiles y eclesiásticos que gozan de total impunidad. Peleamos contra la impunidad de ayer pero también contra la impunidad de hoy”.







Temas relacionados

Aceiteros   /    Genocidas   /    San Lorenzo   /    Santa Fe   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO