Deportes

FÚTBOL

Independiente y una victoria histórica en Perú frente a Alianza Lima

El Rojo de Ariel Holan jugó un muy buen partido en una plaza difícil como es Lima. Con gol de Emiliano Rigoni ganó 1-0 y pasó a la segunda fase de la Copa Sudamericana.

Augusto Dorado

@AugustoDorado

Jueves 1ro de junio | Edición del día

Foto: sitio de ESPN.

Había mucha expectativa de ambos lados: dos clubes que supieron tener una importante y rica tradición copera necesitaban (necesitan) reconstruir esa historia. Independiente de Avellaneda y Alianza Lima quieren volver a las primeras planas del fútbol internacional y para eso necesitaban quedarse con este partido.

En Avellaneda fue un 0-0 que mereció ganar Independiente pero que una buena actuación del arquero Butrón impidió concretarlo en el marcador. Y en la noche de Lima en el estadio Alejandro Villanueva, los dos se jugaban todo.

Independiente construyó un equipo que cumple una de las máximas del libro tácito y nunca escrito del fútbol bien jugado: está armado “de atrás para adelante”

Independiente, con toda su trayectoria copera (es el máximo ganador de la Copa Libertadores, con 7 obtenidas y está entre los 10 equipos del mundo con más títulos internacionales) pudo solamente ganar un solo partido oficial en Perú, en la Libertadores de 1968. Hasta anoche, cuando el gol de Rigoni le dio un triunfo casi 50 años más tarde. Victoria histórica.

Independiente hizo un gran primer tiempo donde asumió el papel de protagonista ante un Alianza Lima que pareció sorprendido por esa propuesta del Rojo: tenencia de pelota y búsqueda de espacios.

Independiente construyó un equipo que cumple una de las máximas del libro tácito y nunca escrito del fútbol bien jugado: está armado “de atrás para adelante” porque en la seguridad de Martín Campaña, en la fiereza y criterio de Tagliafico (que se afirma como zaguero acompañado de un prolijo Alan Franco), en la revelación del juvenil Bustos como un gran lateral derecho y en un Sánchez Miño que recuperó su nivel, este Independiente juega más tranquilo, levanta su autoestima y se convence a sí mismo de que puede jugar tomando la iniciativa y adueñándose de la pelota.

El Rojo avisó a los 25 minutos cuando llegó a convertir pero con Gigliotti adelantado estorbando al arquero, por lo que fue anulado el tanto. El gol llegó recién a los 31 minutos del primer tiempo, con un rebote que Rigoni empujó a la red tras una buena combinación que Gigliotti atorado por el arquero no pudo coronar.

En el Segundo tiempo el equipo peruano mejoró, emparejó un poco el trámite promediando la mitad de esa segunda etapa, pero nunca logró inquietar demasiado a Campaña. Independiente por su parte no perdió la calma en ningún momento y estuvo mucho más cerca de estirar la diferencia.

Independiente le puso la frutilla a este triunfo histórico con dulce sabor a postre con dos caños de esos que se disfrutan como en el cine: uno de Martín Benítez (una de las figuras del partido) y otro de Ezequiel Barco pisando la pelota. Memorable.

La segunda fase de la Copa Sudamericana se configurará por sorteo. Independiente ya clasificado ahora puede concentrarse por algunos días en el campeonato local, ese en el que pretende ganarle a Boca (todavía puntero) y llegar lo más alto posible. También con un sueño copero, llamado Copa Libertadores de América. Falta mucho, pero al menos en cuanto a rendimiento colectivo, Independiente parece estar recuperando esa memoria histórica.






Temas relacionados

Lima   /    Copa Sudamericana   /    Independiente   /    Fútbol   /    Deportes

Comentarios

DEJAR COMENTARIO