Internacional

HUELGA GENERAL MOTORS BRASIL

Impasse en conflicto de General Motors por intransigencia de la empresa

La audiencia de conciliación realizada ayer en el Tribunal Regional del Trabajo (TRT) en la 15ª Región, en Campinas, terminó sin acuerdo y no habrá nueva audiencia. El fiscal enviará instrucción al juez del Ministerio Público para que de su parecer. La empresa en ningún momento dió señales con cualquier propuesta que no sea el despido de 798 trabajadores. El sindicato se mantuvo firme en que los trabajadores no aceptarán despidos, y por eso la huelga debe continuar.

Leo Andrade

Campinas

Miércoles 25 de febrero de 2015 | Edición del día

Fotografía: Palavra Operária

En huelga desde el viernes 20 de febrero, los trabajadores de GM siguen sin obtener cualquier concesión de la empresa. La empresa entró el viernes mismo con pedido de intervención judicial, dissidio coletivo, figura que requiere instancias previas de conciliación, sin cualquier diálogo anterior con el sindicato. La justicia fijó una audiencia para el día de ayer, en la que se esperaba algún avance en las negociaciones. Nada. La empresa sigue con la propuesta de un nuevo lay-off (suspensiones) para 798 trabajadores y al final quiere negociar solo la indemnización para despedirlos.

El sindicato no aceptó, correctamente, ninguna negociación que involucrase despidos. Los representantes sindicales presentes en la audiencia, (Antonio Ferreira de Barros) “Macapá”, presidente del sindicato, y (Luiz Carlos Prates) “Mancha”, aceptaron la intermediación del juez que hacía señas con la extensión del lay-off de dos a cinco meses, desde que al final los trabajadores tuviesen garantizada la estabilidad. El sindicato pedía seis meses de estabilidad después del cese del contrato, el TRT propuso 90 días. El sindicato una vez más dijo que aceptaría esa propuesta.

Pero cuando parecía posible cerrar un acuerdo, la empresa golpeó la mesa y dijo que no aceptaría ninguna propuesta distinta de la negociación de indemnización al final del lay-off, o sea, despedir a cualquier costo.

Para empeorar la situación, en medio de la audiencia, llegó la noticia de que GM había despedido con causa al compañero Vinicius, dirigente del sindicato y trabajador de GM. Una vez más la empresa mostraba sus reales intereses, derrotar a los trabajadores cueste lo que cueste.

La empresa sugirió que podría continuar negociando solo si el sindicato se comprometiese a terminar la huelga. Los sindicalistas respondieron que solo podrían llevar una propuesta de cierre al sector si la empresa diese señales de que podría aceptar la propuesta del TRT y garantizar el pago de los días parados y estabilidad de 90 días para los huelguistas. Una vez más, la empresa se mantuvo intransigente, diciendo que no podía aceptar este acuerdo.

Frente a este escenario, el juez dió por terminada la cesión y determinó el envío del proceso al juez del Ministerio Público para que diese su parecer sobre el conflicto. Es decir, ni siquiera seguirá cualquier conciliación en el TRT de Campinas.

La huelga debe continuar

Al término de la audiencia, entrevistamos al presidente del sindicato, Macapá. El sindicalista dijo que “los trabajadores no están dispuestos a aceptar ningún despido. La huelga está muy fuerte. Llevaremos a los trabajadores la propuesta que presentó el juez [cinco meses de lay-off y estabilidad de 90 días al final] pero con la intransigencia de la empresa la huelga debe continuar”.

Preguntamos si el sindicato pretendía realizar nuevas manifestaciones que ampliasen el apoyo democrático a la huelga, Macapá dijo que “seguiremos la huelga y estamos dispuestos a hacer manifestaciones, actos, incluso caravana a Brasilia en defensa de los trabajadores de GM”, y continuó “la situación en las montadoras y en la industria de conjunto es de muchos ataques y despidos. Por eso creemos que el gobierno, en la figura de la presidente Dilma, tiene que editar una Medida Provisioria [MP, decreto que requiere posterior aprobación parlamentaria] que prohiba los despidos. Tenemos que reducir inmediatamente la jornada de trabajo, donde la jornada hoy es de 44 horas debe caer a 40 horas, donde ya es de 40 horas debe reducirse inmediatamente a 36 horas. Y cualquier empresa que despida o cierre sus puertas debe ser estatizada y puesta bajo control de los trabajadores”.

La huelga está en una situación difícil con la intransigencia de la empresa. Por eso es muy importante que se desarrolle una red nacional de solidaridad con los trabajadores de GM. La CSP-Conlutas, que dirige el sindicato, realizará una reunión de su coordinación nacional este fin de semana, que será una gran oportunidad para votar un plan de luchas contra los despidos en GM y en defensa de los derechos de los trabajadores queestán siendo atacados a través del gobierno Dilma con las MP 664 y 665.

Elecciones para la dirección del sindicato

En medio de la huelga de GM empezaron ayer las elecciones para la nueva directiva del Sindicato de Metalúrgicos de São José dos Campos. Además de la Lista 1 de CSP-Conlutas, de continuidad con la directiva actual, está la lista 2 compuesta por las burocracias sindicales de la CUT y la CTB.

Preguntamos a Macapá sobre el proceso electoral, quien afirmó que “Las elecciones están muy buenas para nosotros. Distinto a otros años, vamos a ganar con mucha fuerza y también en GM, donde perdimos en anteriores oportunidades, deberemos sacar cerca de 80% de los votos. Solo hoy cerca de 2.000 trabajadores de GM ya votaron, lo que es un quorum muy alto. Nuestra lista tiene 10 trabajadores de GM que se postulan para la directiva del sindicato”.







Temas relacionados

General Motors   /    Huelga   /    Brasil   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO