Política

FORMACIÓN Y ORGANIZACIÓN

II escuela anticapitalista de la CRT: fortaleciendo las ideas para la revolución

Más de cien personas concurrieron a la Escuela de Verano anticapitalista de la CRT en la localidad de Palamós (Girona). Tres días de intensos debates, formación, ocio y fortalecimiento de una organización revolucionaria de la clase trabajadora, las mujeres y la juventud.

Lunes 10 de septiembre | 19:34

El fin de semana del 31 de agosto, 1, y 2 de septiembre tuvo lugar en Palamós la II Escuela de verano anticapitalista de la Corriente Revolucionaria de Trabajadores y trabajadoras (CRT), junto con la agrupación de mujeres Pan y Rosas y la agrupación juvenil Contracorriente.

Fueron tres días de debates, intercambio de experiencias, formación teórico-política y también confraternización y diversión. Compañeras y compañeros de todo el Estado español nos encontramos para profundizar en las ideas de la revolución y el marxismo, al mismo tiempo que para debatir como comenzar este nuevo curso político. Nos acompañaron delegaciones internacionales de la Courant Communiste Révolutionnaire del NPA (CCR) de Francia, Revolutionären Internationalistischen Organisation (RIO) de Alemania y la Frazione Internazionalista Rivoluzionaria (FIR) de Italia.

Las jornadas comenzaron el día viernes con una charla-debate sobre la situación política en el Estado español: “Estado español, crisis orgánica y programa revolucionario”, a cargo de Santiago Lupe. Este hizo un recorrido por el ciclo político abierto desde el 15M en adelante, la crisis del régimen del 78, la experiencia del neorreformismo y los Ayuntamientos del cambio, así como el proceso democrático en Catalunya.

Cuando está por cumplirse un año del referéndum del 1 de octubre, se denunció la política represiva del Estado español, así como el rol conciliador de la dirección del procés. En la charla y el debate posterior se abordaron las claves del nuevo momento político, marcado por la llegada del PSOE a la Moncloa con el apoyo de Unidos Podemos y los límites de una política de “gobernabilidad progresista” que pretende llevar adelante cambios cosméticos sin tocar los pilares de las políticas neoliberales, al mismo tiempo que ayuda a una reconstitución en clave “progresista” del bipartidismo y del régimen.

En este marco, Santiago Lupe abordó las tareas que tiene planteada la izquierda revolucionaria, señalando la importancia de mantener una política independiente de todas las alas del régimen, por terminar con la monarquía, por procesos constituyentes y un programa transicional que apueste por la movilización y autoorganización de los trabajadores, las mujeres, la juventud y los sectores populares.

El sábado hubo importantes debates. Comenzamos con la charla “Feminismo y Marxismo, género y clase”, a cargo de Cynthia Lub. Allí se abordó la hipótesis de que el movimiento de mujeres puede jugar un papel de catalizador de la lucha de clases, y, especialmente, que las mujeres trabajadoras pueden ocupar un rol de vanguardia en las próximas luchas de la clase obrera.

Después de retomar definiciones teóricas sobre la relación entre clase y género, trabajo de reproducción y feminización del trabajo, se abordaron experiencias históricas del Estado español donde las mujeres trabajadoras tuvieron un papel destacado en las luchas, tanto las trabajadoras fabriles como las mujeres integrantes de la familia obrera, en los comités de apoyo a las luchas, como durante la importante huelga del Roca a fines de 1976.

Para finalizar, Marta Clar hizo un balance de la importante actividad de la agrupación de mujeres Pan y Rosas en el último año, con una intervención destacada en varias ciudades para impulsar la huelga de mujeres del 8M, como parte de la intensa actividad militante de la agrupación Pan y Rosas a escala internacional, especialmente en América Latina, y se propuso a todas las presentes relanzar ofensivamente la agrupación en este nuevo curso, mediante asambleas abiertas.

En la charla “Sindicatos, precariedad y lucha de clases”, una de las más esperadas de la jornada, contamos con la presencia de trabajadoras y trabajadores de colectivos en lucha como Vania de Las Kellys Barcelona, Luis Miguel Ruíz del comité de empresa de Amazon San Fernando, Asier Ubico, del comité de empresa de Telepizza Zaragoza y Rita, trabajadora doméstica inmigrante e integrante de Pan y Rosas.

Cada uno de ellos expuso las condiciones de precariedad y explotación que enfrentan los diferentes sectores de la clase obrera, al mismo tiempo que destacaron las formas de lucha y organización que han desarrollado en sus lugares de trabajo y militancia sindical, novedosas experiencias de la lucha obrera en el Estado español, como la experiencia de Las Kellys o la dura lucha de la plantilla de Amazon contra el capitalista más rico del mundo.

Todas las intervenciones destacaron la importancia de la coordinación de las luchas y dieron ejemplos concretos del apoyo recibido por parte de otros trabajadores, el movimiento de mujeres y estudiantes para sus luchas. También se abordó el rol conciliador de la burocracia sindical y su papel de pasivización en los últimos años, negándose a coordinar las luchas y a convocar a una huelga general.

En un plano más estratégico, hacia el final de la charla, se planteó también la necesidad de abordar la grave división que sufren las filas de la clase trabajadora, la necesidad de retomar el combate por el frente único obrero -para imponerle a la burocracia sindical la unidad en la lucha y desenmascararla frente a los sectores que aún confían en las direcciones tradicionales-, así como de abrir el debate sobre la división de la llamada “izquierda sindical” para avanzar en una política de unificación detrás de un programa anticapitalista de independencia de clase y por la democracia obrera.

Para las compañeras y compañeros de la CRT y las agrupaciones que impulsamos ha sido una gran experiencia y un orgullo no sólo ser parte del apoyo activo a estas luchas, sino también aportar al debate para que la clase trabajadora se recomponga como sujeto para la transformación revolucionaria de la sociedad.

Por la tarde abordamos el debate “Reforma o revolución, debates estratégicos en la izquierda”. Josefina Martínez recorrió las polémicas que surgieron desde comienzos del siglo XX en la izquierda, especialmente en la socialdemocracia europea y alemana: el debate de Rosa Luxemburgo con el revisionismo de Eduard Bernstein, quien sostenía la lucha por reformas graduales abría el camino hacia el socialismo, sin necesidad de la lucha de clases, así como los debates posteriores entre Rosa Luxemburgo y Karl Kautsky sobre “estrategia de desgaste” y “estrategia de abatimiento”.

Un debate que expresó el cambio del centro de gravedad de la actividad de la socialdemocracia alemana a principios de siglo XX (de la lucha de clases al parlamentarismo) y finalmente llevó a la mayoría de la socialdemocracia europea a convertirse en “bomberos” del régimen capitalista en crisis embarcándose en la guerra imperialista.

Como reflexión sobre estos grandes debates que recorrieron al marxismo del siglo XX, se reafirmó la naturaleza permanentemente cambiante y transitoria de las situaciones de la lucha de clases en nuestra época y cómo en estas situaciones el rol de las direcciones políticas y sindicales del movimiento obrero juegan un papel clave, ya sea desarrollando la actividad revolucionaria de las masas o, por el contrario, pasivizándola y llevándolas a la inacción.

Trayendo este debate a la actualidad, se abordó la trágica experiencia de Grecia, sumida en una grave crisis social por los planes de la Troika, aplicados por el gobierno de Syriza. Una muestra de la impotencia de las políticas para “reformar al capitalismo”, justificada por el neorreformismo (Podemos e IU) en el Estado español, consecuente con una visión por la cual todo enfrentamiento con los poderes fácticos del capital está perdido de antemano y lo único que nos queda es gestionarlo mejor el capitalismo.

En oposición a este enfoque, se reivindicó la perspectiva de construir organizaciones revolucionarias enraizadas en la clase trabajadora y la juventud, que se propongan enfrentar a los poderes instituidos y que hagan de cada combate táctico una batalla que nos acerque a la lucha por nuestros objetivos comunistas.

Ya por la noche del sábado, las jornadas tuvieron su momento más emotivo con la realización de un acto para conmemorar los 80 años de la fundación de la Cuarta Internacional. El 3 de septiembre de 1938, con la presencia de 26 delegados (representantes de 11 secciones sobre 29 afiliadas, entre los que no pudo estar León Trotsky por la persecución estalinista), tuvo lugar en París la Conferencia de fundación de la Cuarta Internacional.

Junto con la resolución de fundación, dicha Conferencia aprobó el Programa de Transición, documento programático internacional que orientó al movimiento trotskista desde entonces.

En el acto tomaron la palabra Alejandra Gómez de la CCR de Francia, Stefan Schneider de RIO de Alemania, Giacomo Turci de la FIR de Italia y Santiago Lupe de la CRT, como representantes de los grupos integrantes de la Fracción Trotskista – Cuarta Internacional (FT-CI) en Europa.

En sus intervenciones retomaron la lucha histórica de León Trotsky y sus camaradas contra la burocracia estalinista y por la revolución socialista internacional, destacando que pese a la degeneración oportunista de gran parte de las corrientes que en la actualidad hablan en su nombre, el trotskismo sigue siendo para las clases dominantes el “espectro de la revolución”.

Entre esos trotskistas que seguimos luchando por construir partidos revolucionarios para la revolución socialista nos contamos quienes adherimos a la FT-CI. Las diversas ponencias en el acto destacaron la urgencia del momento actual, cuando el auge de la extrema derecha y los nacionalismos xenófobos muestran la crisis de la Unión Europea del capital, pero también la emergencia de un poderoso movimiento de mujeres y amplios sectores de la clase trabajadora y la juventud que están buscando una alternativa de izquierda a la crisis capitalista.

Como parte de este movimiento lento pero sostenido de recomposición subjetiva de la clase trabajadora, el acto reafirmó el compromiso de lucha por una perspectiva internacionalista, anticapitalista y revolucionaria que los grupos de la FT están dando en varios países de América Latina, Europa y Estados Unidos, que es la lucha por reconstruir la Cuarta Internacional, el Partido Mundial de la Revolución Socialista.

El domingo, cerramos las jornadas con una charla sobre “América Latina en la encrucijada”, a cargo de Diego Lotito, quien recorrió las transformaciones económicas, políticas y sociales que desgarraron al subcontinente en las últimas décadas, especialmente con la crisis de los gobiernos “posneoliberales” que abrieron paso a la llegada de representantes de la derecha más conservadora en varios países.

Como parte de un balance del ciclo de estos gobiernos, se planteó que el apoyo al “mal menor” -como sostiene buena parte de la izquierda del Estado español apoyando a gobiernos como el de Maduro, en su momento de Cristina Kirchner, Lula o incluso al represor neoliberal de Ortega- opera como un mecanismo al servicio de debilitar la resistencia a los ataques, favorece el fortalecimiento de la derecha e impide la emergencia de la clase obrera como un sujeto independiente y con su propio programa ante las diversas crisis que recorren América Latina.

En este sentido se trataron en especial los casos de Venezuela, sumida en una crisis social sin precedentes, Brasil y Argentina. En este último país, donde en las últimas semanas se ha desarrollado una crisis económica acelerada, y donde crece el descontento obrero y popular con el gobierno de Macri, se destacó la importante intervención de nuestros compañeros del PTS en el Frente de Izquierda, con una política para desarrollar la intervención independiente de la clase obrera, las mujeres y la juventud contra el gobierno, por una salida obrera y popular a la crisis actual.

Para finalizar la Escuela, en un plenario de la juventud se debatió los desafíos de las agrupaciones Contracorriente y Pan y Rosas en este nuevo curso, con el objetivo de sumar a decenas de nuevos compañeros y compañeras, con los ejes de la lucha contra la precariedad laboral, por las libertades democráticas y contra el régimen represivo, por el apoyo a las luchas obreras y por un feminismo anticapitalista y revolucionario. En un clima de entusiasmo renovado, ya se preparan nuevas actividades para el próximo curso en las distintas ciudades.

De conjunto, la Escuela permitió un intenso intercambio, formación y debate colectivo para redefinir los desafíos de la CRT y las agrupaciones en el próximo curso. En un horizonte en que esperamos un resurgir de la lucha de la clase obrera, las mujeres y la juventud, los límites de las hipótesis neorreformistas, pueden abrir un nuevo escenario para la construcción de una fuerza social y política clase, con una estrategia y un programa para conquistar todas las reivindicaciones sociales y democráticas negadas y que la crisis la paguen los capitalistas. A eso apostamos desde la CRT e invitamos a todos los compañeros y compañeras independientes que participaron de esta exitosa II escuela a que se sumen a militar por este proyecto






Temas relacionados

CRT   /   Escuela de Verano   /   Teoría // Ideología   /   Jornadas revolucionarias   /   Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO