Internacional

25M ITALIA

Huelga general en Italia por el coronavirus: “Nuestra salud antes que sus ganancias”

El sindicato de base USB ha convocado una huelga general para el miércoles 25 de marzo. Huelgas espontáneas se multiplican en todo el país, por el riesgo al contagio en sectores económicos no fundamentales.

Martes 24 de marzo | 11:00

“Es la revuelta de los trabajadores. Desde las fábricas de metales de Lombardía a las de Piamonte, desde las acerías de Piombino a los altos hornos de Taranto, desde las empresas químicas y textiles a las empresas aeroespaciales y los astilleros. Incluso los constructores del nuevo puente de Génova piden un descanso. Huelgas y protestas espontáneas de los que se sienten rehenes del trabajo, obligados a desafiar al coronavirus mientras el resto del país se queda en casa.” (La Repubblica, 23/03/2020)

Italia es hoy el epicentro mundial de la pandemia, con más de 64.000 casos de infectados y más de 6.077 muertos, la mitad de los cuales ocurrieron en la última semana. En este contexto, y con una cuarentena impuesta en todo el territorio, millones de trabajadores siguen yendo cada día a trabajar, muchos en sectores no esenciales, exponiéndose al contagio en el transporte público, en fábricas, talleres y oficinas.

Mientras la Cofindustria, que agrupa a las patronales italianas, presiona por seguir la actividad en muchos sectores que no son vitales para enfrentar la pandemia ni para garantizar el abastecimiento, la rebelión obrera crece y este 25 de marzo se expresará con una huelga general convocada por algunos sindicatos de base.

En una carta enviada al gobierno, el sindicato USB señalaba que habían “esperado el anuncio de las nuevas medidas restrictivas con la esperanza de escuchar finalmente el bloqueo de todas las actividades productivas públicas y privadas, excepto las que son efectivamente indispensables”. Pero, que, en cambio, encontraban por parte del gobierno y las patronales una “obstinación en mantener abiertas las fábricas y oficinas”.

“Los trabajadores que se han declarado en huelga en los últimos días, son los primeros en pedir el cierre, expuestos al riesgo de contagio sin otra razón válida que la de mantener el negocio en marcha. Lo han hecho a riesgo de represalias de sus empleadores, pero convencidos de que no hay nada más importante que su salud y que su seguridad corresponde a la de toda la comunidad”, explican desde la USB.

En su comunicado también denuncian que la sanidad pública se ha visto afectada en los últimos años por repetidos recortes de personal y recursos, por las privatizaciones y externalizaciones: “La escasez de camas, personal y equipo sanitario son algunos de los factores que agravan el sufrimiento y hacen imprescindible optar por detener las actividades para evitar el colapso definitivo y la imposibilidad de rescate de los enfermos”.

El sindicato CISL, el segundo más grande de Italia y de tendencia más conciliadora, se ha dirigido también al gobierno exigiendo medidas de cierre de empresas no esenciales y amenazan con sumarse a la huelga del 25 de marzo.

Otros sindicatos de base, como SiCobas promueven desde la semana pasada a una abstención general a concurrir a los trabajos en aquellos almacenes o fábricas no esenciales para el funcionamiento de la economía en este momento de pandemia. En especial en la logística, donde tienen más peso sindical, se vienen produciendo huelgas espontáneas, en sectores que son muy precarios y con una fuerte presencia de inmigrantes.

La huelga general del miércoles 25 es una acción obrera enormemente progresiva, para que la clase obrera intervenga con sus propias fuerzas en esta crisis, partiendo del reclamo elemental de que “nuestras vidas son más importantes que sus beneficios”. Sin embargo, ante la dimensión de la crisis actual, es necesario desplegar un programa para dar una salida a la crisis de conjunto, sanitaria y social, cuya resolución no puede quedar en manos de los que llevaron a este desastre, desarmando la sanidad pública en las últimas décadas y aumentando la precariedad laboral.

Mientras muchas empresas automotrices o metalúrgicas podrían ya estar reconvirtiendo su producción para poner todos los recursos al servicio de producir respiradores, mascarillas y otros insumos necesarios en medio del colapso sanitario, la Confindustria defiende la vuelta a sus negocios "as usual".

Por eso, como señala este artículo de La Voce della Lotte de Italia: “Ante el desastre al que nos han llevado los capitalistas, es necesario demostrar que son los propios trabajadores los que pueden tomar todas las medidas necesarias: no sólo desde el punto de vista de la seguridad del empleo, contra los despidos masivos y el mantenimiento de los salarios, sino también para proporcionar alimentos y recursos médicos a toda la población pobre, y no sólo a una minoría rica. Esto sólo será posible si se puede imponer en el lugar de trabajo un control democrático de abajo hacia arriba de los trabajadores en un intento de asegurar y reconvertir la producción para satisfacer las prioridades sociales: se pueden cerrar todas las actividades no esenciales, se puede asegurar a todos los que tendrán que seguir trabajando, se puede convertir el aparato productivo según las necesidades extraordinarias de hoy en día... Si se establece un régimen de control de los trabajadores sobre todo el proceso”.







Temas relacionados

Coronavirus   /    #HuelgaGeneral   /    Italia   /    Huelga   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO