Política

LIBERTADES DEMOCRÁTICAS

“Hoy lloramos y pedimos justicia por Daniel Solano, por Santiago Maldonado”

La familia del joven Daniel Solano, desaparecido desde el 5 de noviembre de 2011, envió una carta a la familia de Santiago Maldonado en donde se solidariza con su lucha y exige justicia.

Miércoles 25 de octubre | 09:20

Daniel Solano es un trabajador golondrina, miembro de la comunidad guaraní Misión Cherenta, de la localidad de Tartagal, desaparecido en la provincia de Río Negro hace casi 6 años, por luchar por su salario y condiciones de trabajo.

Su causa está caratulada como desaparición forzada de persona, y las sospechas recaen en el accionar de la Policía de Río Negro, la empresa multinacional Expofrut y la empresa tercerizadora Agrocosecha S.A.

Su familia se solidarizó con la del joven Santiago Maldonado, asesinado por la Gendarmería por luchar junto a los mapuches por sus derechos ancestrales y la libertad de Facundo Jones Huala.

Te puede interesar: De Daniel Solano a Santiago Maldonado

Reproducimos la carta enviada por la familia de Daniel Solano a la familia de Santiago.

Estos días que han pasado, escuchamos tantas hipótesis e hipótesis de lo que pasó con Santiago Maldonado, el caso es que el ya no está, ya no vive, ya no respira, ya no mirará el rostro de sus familias, de su hermano, ya no abrazará a quienes él más quiso, ya no colgará su mochila en sus espaldas y viajará, encontrándose en un lugar donde todo le parece injusto.

Santiago, no está, lo encontraron sin vida, una vida más que apagaron, los que no saben del amor al prójimo. Y otra vez nos duele el pecho, nos duele el corazón; un hijo se ha arrebatado de las manos de un Padre, de una Madre, de un hermano, de un amigo.

Y vuelve el dolor a nuestro ser, como aquel 5 de Noviembre de 2011, fecha que nunca olvidaremos, porque a nosotros también se nos ha quitado a un ser muy querido, nos quitaron a Daniel Solano, un joven lleno de vida, simplemente por querer luchar por lo justo, por un sueldo digno, por una mejora laboral y por no continuar viviendo como esclavos junto a sus compañeros, hacinados.

A Daniel Solano lo callaron de la manera más cruel, le indignó el maltrato empresarial, iba en contra de sus principios, el no levantar la voz por él y sus compañeros. Pero el querer levantar la voz, el luchar por sus Derechos lo llevó a la muerte, a su desaparición forzada. Hoy, a casi días de cumplirse 6 años de su muerte y desaparición forzada, sabemos y sentimos el dolor que siente la familia de Santiago Maldonado, y de tantos desaparecidos de nuestro país, no hay palabras para calmar el duelo, y lo que más duele es que cada vez que inventan, e investigan sólo a la víctima y no a los verdaderos responsables que causaron la muerte; vuelven y vuelven a matar a nuestros seres queridos, desaparecidos. Y nos damos cuenta que sólo importan los que ejercen Poder y no quienes mueren injustamente.

La impunidad judicial, empresarial debe acabar. La Justicia debe actuar como tal, no encubrir, no ocultar, ni borrar pruebas de un delito tan grave como de lesa humanidad, porque terminan siendo cómplices, encubridores de tal delito. ¿Porqué debemos estar pidiendo la aparición de un cuerpo? O que nos entreguen el cuerpo de tantos que han desaparecido injustamente?

Acaso ¿no estamos en democracia? Si podemos levantar la voz por algo que no nos parece justo, si podemos luchar por nuestros derechos, esto no debe llevar a la muerte, a una desaparición forzada. Hoy lloramos y pedimos justicia por Daniel Solano, por Santiago Maldonado, por Andres Cuyebay, Hector Villagran, Pedro Cabaña Cubas, y tantos deaparecidos en esta democracia. Nosotros, mientras esperamos encontrar el cuerpo de Daniel Solano esperanzados en la búsqueda en el Jagüel.

Acompañamos tu dolor, Sergio Maldonado, familia Maldonado. Fuerzas y abrazos fraternos.

Familia Solano

Daniel Solano Presente. Tartagal, Salta, Misión Cherenta, 23 de octubre.








Temas relacionados

Daniel Solano   /    Libertades Democráticas   /    Río Negro   /    Salta   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO