Política

LIBERTADES DEMOCRÁTICAS

[En vivo] Dictan sentencia en la megacausa ESMA

A horas de conocerse la sentencia en la causa de lesa humanidad con más víctimas desde que se llevan adelante los juicios y que juzga a 54 genocidas, LID entrevistó a Carlos Lordkipanidse, Alejandrina Barry y Maine García. Cuáles son sus análisis y expectativas en torno al juicio de la ESMA tramo 3.

Miércoles 29 de noviembre | 10:01


Juicio oral por delitos de lesa humanidad en la ESMA - YouTube

Carlos “Sueco” Lordkipanidse: Yo estuve secuestrado en la ESMA durante dos años y medio, el juicio duró cinco, o sea que llevo el doble de tiempo de lo que estuve detenido desaparecido immerso nuevamente en el Centro Clandestino de Detención con el cotidiano de llevar adelante el juicio, escuchando los testimonios, los propios y los ajenos una y mil veces, es dolorosísimo. Cuando nosotros logramos vencer la impunidad bajando las leyes de obediencia debida y punto final nunca pensé de que iba a ser esto tan difícil, de que iba a llevar tanto tiempo y de que iba a llevar tanto sufrimiento por encima del vivido. Tendría que haber sido muchísimo más expeditivo, los testimonios se han repetido hasta el cansancio, hubieron sentencias de cadena perpetua de los juicios anteriores, acá se están juzgando a los mismos represores más otros nuevos que se incorporaron o sea que la prueba es la misma y les cabe a todos. Así que bueno, es un verdugueo más que hay que bancarse porque entendemos que como siempre decimos, el juicio a todos los genocidas por todos los compañeros.

¿Qué análisis hacés del desarrollo del juicio en estos cinco años?

Carlos “Sueco” Lordkipanidse: El juicio funcionó como un electrocardiograma, para arriba y para abajo, todo el tiempo, no hubo una cuestión lineal donde uno suponía que el desarrollo iba a ser coherente. Las demoras en las audiencias, las audiencias de minutos, el accionar de las defensas en el sentido de alargar esto lo máximo posible, las chicanas, todas esas cuestiones que no son privativas del juicio ESMA pero que en este caso ya empieza a ser paradigmático, yo creo que es el primer juicio que dura cinco años entonces sirvió también este juicio para dilucidar cuestiones que estaban encubiertas a pesar de que estaban denunciadas hace muchísimos años, este juicio dio la oportunidad para sacar a luz la isla del silencio en el Tigre, donde nos llevaron a todos los secuestrados durante la visita de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, fue realmente imponente la situación de los jueces teniendo que atravesar por los lugares donde nosotros habíamos estado y bueno, realmente conmocionante no? Este juicio permitió descubrir las identidades de muchos compañeros que no las teníamos, permitió descubrir nuevos represores, descubrir nuevos sobrevivientes que aportan sus testimonios para la nueva etapa del nuevo juicio que se va a desarrollar y bueno, desde esa perspectiva es un avance en lo que para nuestro acumular para conseguir justicia se trata.

¿Cuál fue el rol de los sobrevivientes en el juicio?

Carlos “Sueco” Lordkipanidse: No lo digo yo, lo dice Norita Cortiñas: sin los sobrevivientes no habría juicios porque el testimonio es de lo que ocurrió ahí adentro. Queda refrendado lógicamente en todos los juicios que hay a lo largo y ancho del país.

¿Cuál es la expectativa en relación a la sentencia?

Carlos “Sueco” Lordkipanidse: Yo la verdad es que no tengo muchas expectativas. Vos fijate que en este juicio se juzgan unos casos paradigmáticos. Por un lado está Juan Aleman, el que fuera Ministro de Haciendo, la mano derecha de Martínez de Hoz, tanto que se insiste en los civiles de la dictadura, bueno, este es un civil emblemático de la dictadura, no sé cuál va a ser el resultado de la sentencia, dudo de que estos jueces lo vayan a condenar. Y después están los aviadores, los que manejaban los aviones cuando se hacían los traslados, pieza fundamental del aparato represivo y lo que significó el destino de los compañeros. Eso también está puesto en duda, el accionar de los defensores en ese sentido fue cuestionar todo y sobre todo exigir testimonios de sobrevivientes, perversos, no hay sobrevivientes de los vuelos de la muerte. Y los aviones no andan solos, no levantan vuelo solos. La participación de ellos es fundamental en lo que fue el circuito represivo y no lo decimos solamente nosotros sino hasta entre ellos, cuando declaró Scilingo en la causa en Madrid también afirmó esto. Mis expectativas no son demasiado amplias y sobre todo habiendo seguido muy de cerca en estos cinco años el desarrollo de este juicio.

Maine García: Este juicio además dejó de manifiesto el carácter de clase del genocidio por todos los testimonios que dieron cuenta de la composición social y politica de las víctimas. Además del antisemitismo como aspecto importante de la política represiva, cuestión de la que fue víctima mi mamá quien era perseguida y le hacían pintadas haciendo alusión violentamente a su carácter de judía. Por otro lado también quedó en evidencia el rol colaboracionista de la burocracia sindical, cuestión que también sufrió mi mamá en el Astillero Río Santiago, llamando a la represión abiertamente, elaborando listas negras. Y por otro lado, quedó en claro cómo actuaron todas las instituciones del Estado y la Iglesia, cómo cada una de ellas fue parte fundamental del aparato terrorista. Cómo los genocidas saqueaban las casas en los operativos, hacían firmar escrituras bajo tortura, les pedían dinero a los familiares a cambio de falsas promesas. Por último, muchos testimonios dieron cuenta de la sistematicidad de la violencia sexual ejercida por los genocidas hacia las víctimas.

Alejandrina Barry
: Se trata de la sentencia a los militares de uno de los centros clandestinos de detención más grande de la Argentina. Que se pueda dar este juicio es producto de una lucha de décadas en las calles movilizados para conseguir el castigo a los asesinos de nuestros padres y familiares. En mi caso or mis viejos. En este tramo no son parte pero está comprobado que fueron asesinados y desaparecidos en el año 1977 por la patota de la ESMAjunto con las fuerzas armadas argentinas. Patota liderada por el Tigre Acosta. Sabemos que este juicio también se da en un momento difícil con un gobierno negacionista de la dictadura que lo utiliza también para hoy desarrollar una escalada represiva reinvindicándola como hemos visto con lo de Santiago y con el asesinato de Rafael Nahuel tomando las teorías de construcción del enemigo que utilizaban también los militares. Como parte de esta política estamos viendo también absoluciones, prisiones domicilarias a los genocidas. Lejos de quitarnos fuerzas, siempre vamos a seguir luchando contra la impunidad.








Comentarios

DEJAR COMENTARIO