Sociedad

AGROMODELO QUE MATA

Hoy comienza primer juicio en Argentina contra empresario por homicidio con agrotóxicos

Se trata del productor Ricardo Prieto, imputado por homicidio culposo. La víctima es el niño de cuatro años Nicolás Arévalo, quien falleció intoxicado con endosulfán, actualmente prohibido.

Roberto Andrés

@RoberAndres1982

Martes 22 de noviembre | Edición del día

Hoy comienza en el Tribunal Oral de Goya, Corrientes, el primer juicio de la historia argentina en el que se imputa a un productor agropecuario de homicidio por medio de agroquímicos. La principal víctima es el pequeño Santiago Nicolás Arévalo, fallecido en el Hospital de Corrientes a los cuatro años de edad, luego de haber presentado un cuadro de intoxicación con endosulfán. La otra víctima es su prima Celeste Estévez, en ese momento de cinco años, quien tras sobrevivir vive hoy con secuelas. El imputado es el productor hortícola Ricardo Nicolás Prieto, propietario de la finca lindera al hogar de Nicolás Arévalo, a quien se le acusa de “homicidio culposo y lesiones culposas en concurso ideal”. El juicio debió comenzar ayer pero fue suspendido por un pedido de nulidad formulado por los abogados del empresario imputado.

La tragedia ocurrió en Puerto Viejo, ciudad correntina de Lavalle, en abril de 2011. Los chicos, que jugaban a un costado de la chacra de tomates y hortalizas propiedad de Prieto y ubicada a 15 metros de la casa de la familia Arévalo, absorbieron los plaguicidas tóxicos que el propietario utilizaba para fumigar. Ambos inhalaron el agroquímico, prohibido en muchos países del mundo, pero Nicolás además pisó un charco intoxicado (proveniente de un desagote que desembocaba en el río Paraná), lo que hizo que el veneno ingresara además a través de su piel. Murió dos días después con un edema agudo de pulmón producido por intoxicación. Celeste tuvo que ser trasladada al hospital Garrahan de Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en donde estuvo internada tres meses. Hoy convive con serias lesiones de tipo permanente.

La autopsia del pequeño realizada en el Hospital Pediátrico Juan Pablo II de Corrientes y las muestras que se hicieron en el suelo y plantas del lugar probaron la presencia de alfa endosulfán, un producto elaborado por Bayer CropScience (rama agroquímica de la multinacional alemana) cuya importación pasó a estar prohibida a partir de julio de 2012 y cuya elaboración en territorio nacional pasó a estar prohibida a partir de julio de 2013.

Para el fiscal Guillermo Barry la conducta del propietario Nicolás Prieto es negligente ya que habría permitido la propagación del agroquímico por las zonas aledañas a través del aire, siendo que los querellantes además señalan que las fumigaciones se realizaron sin la prevención de controlar en forma personal el proceso, el cual además se ejecutó con las cortinas de los tendaleros levantadas.

Aunque ha habido otros juicios, es la primera vez que en Argentina se juzga directamente con el código penal a un empresario agropecuario por homicidio. En los otros se imputó el delito de contaminar y afectar la salud pública. Pero querellantes de la causa señalaron temor, puesto que la figura de homicidio culposo no se correspondería con los hechos, ya que el empresario no podía desconocer los efectos del químico que aun así utilizaba, según testigos del lugar, hasta cuatro veces a la semana.

Luego de años de conflictos a nivel internacional el endosulfán fue prohibido a nivel mundial por el Convenio de Estocolmo sobre los Contaminantes Orgánicos Persistentes, el mismo mes en que falleció el pequeño Nicolás Arévalo.




Temas relacionados

Corrientes   /    Agrotóxicos   /    Ecología y Medioambiente   /    CABA   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO