Política

ESCENARIO BONAERENSE

Hoy Vidal podría imponer su presupuesto

Luego de largas negociaciones, la Legislatura lo votaría con el acompañamiento de los intendentes del conurbano y sectores del kirchnerismo ya sea con el voto a favor o con la abstención. Massa aprobaría el endeudamiento

Walter Moretti

@patamoretti

Lunes 3 de diciembre de 2018 | 01:32

Imagen: Tiempo Argentino (Archivo).

A la gobernadora Vidal se le ahogó el sueño de presentar su presupuesto de ajuste para el 2019 ante los mandamases del G20, y especialmente ante Madame Lagarde. Para la gobernadora era una ocasión especial para informarle que había podido imponer un presupuesto en espejo al que ella le impuso a Macri.

El presupuesto provincial que se votaría hoy ajusta -al igual que el nacional- todas las partidas (particularmente la que se relaciona con el Astillero Río Santiago) y establece un endeudamiento de alrededor de $70 mil millones para pagarle a los acreedores internacionales los 13 bonos que vencen próximamente, sobre una deuda que alcanza el 9% del PBI provincial. Mientras tanto, a los trabajadores estatales ya nos impuso-en una paritaria “exprés” gracias a sindicatos amarillos como UPCN y SOEME- un miserable aumento del 20% para el 2019. El bono de $ 7 mil que agregaron solo es una cobertura de esta entregada, que preanuncia una nueva y significativa caída del poder adquisitivo de nuestros salarios. Recientemente se confirmó que éstos ya cayeron un promedio del 17 % en el último año.

Te puede interesar: UPCN firmó el ajuste de Vidal y el FMI: 20 % en seis cuotas para estatales bonaerenses

Pero más allá de que no haya podido cumplir con su sueño de presentar el presupuesto aprobado ante el G20, esta semana la gobernadora seguramente va a poder informarle a Lagarde que su presupuesto de ajuste y endeudamiento se hizo realidad gracias al acompañamiento, una vez más, de los diputados que representan a los Intendentes del conurbano -que ya apoyaron los tres presupuestos anteriores- y que esta vez también contaría con el voto de sectores importantes del propio kirchnerismo. Massa por ahora dice que solo acompañaría la votación del endeudamiento. No olvidemos que Massa, junto a los intendentes, fue el gran dador de gobernabilidad a Vidal.

Aunque en la áspera arena bonaerense nunca está dicha la última palabra, de confirmarse sería la primera vez que el kirchnerismo ya sea con el voto o con la abstención permitiría la aprobación de la ley de leyes provincial.

Segúntrascendió, el miércoles pasado se realizó una reunión entre los principales ministros de Vidal con una significativa delegación del kirchnerismo, donde se habría alcanzado un preacuerdo sobre el presupuesto.

Por el gobierno participaron Hernán Lacunza (ministro de Economía), Joaquín de la Torre (ministro de Gobierno) y Roberto Gigante (ministro de Infraestructura); por los intendentes y el kirchnerismo lo hicieron Mariano Cascallares (Almirante Brown), Gabriel Katopodis (San Martín), Jorge Ferraresi (Avellaneda), María Teresa García (jefa del bloque de Unión Ciudadana en la Legislatura bonaerense), la diputada provincial ultra K Florencia Sainsout y Federico “dio quorum” Otermin en representación de Martín Insaurralde.

En esa “mini cumbre” prácticamente se habría cerrado un acuerdo que le posibilita y le abre el camino a Vidal para que termine imponiendo su presupuesto de ajuste y endeudamiento el lunes próximo. Es decir, en la Legislatura puede haber “humo blanco”, pero que va a hacer más negro el futuro próximo de las mayorías laboriosas de la provincia.

Los intendentes y los K solo defienden sus cajas (y se liga unos carguitos por el favor)

El presupuesto provincial para el 2019 tiene la particularidad que además de sus gastos corrientes (más ajustados, con la excepción del pago de la deuda externa) tiene que hacerse cargo de los $40 mil millones que le tiraron Macri y Dujovne para garantizarse su propio “déficit cero”.

Ese sería el nuevo costo que tendría que absorber Vidal para cubrir los subsidios al transporte, las tarifas sociales de electricidad y el costo de los servicios de recolección de residuos que realiza el Ceamse en la provincia.

El proyecto inicial del proyecto que Vidal envió a la Legislatura establecía que los municipios tenían que hacerse cargo de $ 15 mil millones de los 40 mil.

Esta amenaza fue la que motorizó que los intendentes y sectores del kirchnerismo se unieran. Detrás de ellos se escudaban los intendentes radicales, que venían enojados por la silla que perdieron en el Consejo de la Magistratura; incluso también se sumaban algunos de Cambiemos. Esta fue la rosca que se extendió en las últimas semanas, y finalmente la gobernadora aceptó hacerse cargo de la totalidad de los subsidios.

A su vez, Vidal también eliminó el tope del 38% que había fijado el gobierno en su proyecto para que los intendentes aumenten sus tasas municipales. Es decir, los intendentes quedaron con las manos libres para aplicar mayores tarifazos en sus municipios. Vidal se comprometió también a no afectar el Fondo Educativo, manteniendo el reparto del mismo que ya estipulaba el presupuesto del 2018.

El único punto donde siguen los roces concierne con los gastos para la obra pública

Desde hace algún tiempo, varias fuentes oficiales dejaban entrever que la amenaza de volcar sobre los intendentes los $ 15 mil millones para cubrir los subsidios mencionados era un anzuelo del gobierno para que pase el conjunto del presupuesto y particularmente el endeudamiento, cuya aprobación requiere los dos tercios de los votos. Ahora, al verse el giro de la gobernadora, se podría decir que esa visión tendría algo de verdad. Si fue así podemos decir que Vidal tuvo un buen pique, incluso mayor del que esperaba. Por otra parte, los intendentes y el kirchnerismo presentan el resultado como un triunfo alcanzado a través de la unidad del peronismo, que se ubicaría en la línea del alcanzado semanas antes en la elección de los representantes al Consejo de la Magistratura. Pero sea como fuera, de esa rosca los grandes perdedores somos los trabajadores, la juventud, las mujeres y el pueblo pobre de la provincia, que seguiremos sufriendo el ajuste y pagando el endeudamiento.

Este favor del kirchnerismo sería premiado con cargos en el Tribunal de Cuentas (el organismo que controla los presupuestos municipales) y lugares en el directorio del Banco Provincia; algunos mencionan que una silla sería ocupada por Juliana Di Tullio.

Los dirigentes kirchneristas argumentan que la negociación con el gobierno fue para acompañar a los intendentes y para que no se rompa el espacio cuando se aproxima el 2019. Hasta ahora regía un pacto de silencio entre Máximo Kirchner y Martín Insaurralde sobre las posiciones legislativas.

El posible acompañamiento del kirchnerismo al presupuesto de Vidal va a la zaga del discurso de Cristina Fernández de Kirchner en el Foro del Pensamiento Crítico y de las declaraciones de Axel Kicilloff para mostrarse confiables ante los empresarios y el FMI.

Leé las ediciones anteriores de Escenario Bonaerense haciendo click acá.

Luego de la votación, volveremos sobre el tema.







Temas relacionados

Escenario Bonaerense   /    Presupuesto 2019   /    María Eugenia Vidal   /    Presupuesto Bonaerense   /    Presupuesto    /    Provincia de Buenos Aires   /    Zona Sur del Gran Buenos Aires   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO