Cultura

SITUACIÓN LABORAL DE ILUSTRADORES // CICLO DE ENTREVISTAS

Horacio Petre: “Para los trabajadores independientes, el trabajo no es un derecho sino una mercancía”

La Izquierda Diario está lanzando una serie de entrevistas a artistas, dibujantes, ilustradores, trabajadores de la cultura y más. Donde el foco está puesto en la situación laboral en la que se encuentran que en general es precaria, inestable, sin relación de dependencia, ni aguinaldo, ni licencia por salud, ni vacaciones, ni paritarias. Con estos testimonios queremos dar cuenta de esta situación, sacarla a la luz, visibilizarla y denunciarla. Comenzamos este ciclo con la entrevista a Horacio Petre.

Iara Rueda

La Caja Roja

Jueves 20 de julio | Edición del día

¿De qué trabajas? ¿En qué rubros?

Soy diseñador gráfico, me recibí en la UBA en 1998, y trabajo en esto desde 1997. Hago diseño editorial, piezas de packaging y promocionales, identidad institucional, gráficas para obras de teatro, músicos, etcétera y también trabajos de retoque digital. Además soy dibujante y pintor de toda la vida, no tengo títulos académicos, sólo práctica en talleres. En paralelo al diseño gráfico hago también trabajos de ilustración, humor gráfico y caricaturas. Fui docente durante cuatro años en la Asociación de Agencias de Publicidad (1998-2001) y dí diversos talleres de dibujo. Actualmente doy un taller de dibujo con modelo vivo en el centro cultural Nivangio en Boedo.

¿Cuáles son las formas de contratación habituales con tus clientes o empleadores? ¿Hay relación de dependencia? ¿Estás en blanco? ¿Sos independiente-monotributista?

Soy monotributista desde 1997. Jamás pude conseguir un trabajo en relación de dependencia. Lo único que conocí en mi vida laboral es un mercado de trabajo (en el sentido más literal del término mercado) con todo lo que implica, lamentablemente.

Problemas frecuentes a la hora de negociar salarios, presupuestos o contratos y demoras en pagos. Al ser un mercado, todo se rige por un lado por la oferta y demanda, lo cual no es lo más desfavorable, y por otro lado por las relaciones de fuerzas. Al no ser yo un diseñador-ilustrador estrella, no tengo espalda para pelear mejores condiciones de trabajo o de pago, por lo tanto hay que bancarse lo que hay, que suele ser trabajo mal remunerado, pagado de manera generalmente muy demorada, en condiciones precarias, con exigencias altísimas y sin la menor responsabilidad por nada de lo que a uno le ocurra por parte de quienes toman el trabajo de uno. Me refiero a que si llego a tener algún problema de salud que me impida diseñar o ilustrar, al no trabajar no facturo, al no facturar no cobro. El trabajo tal como se lo concebía durante la revolución industrial o antes.

Hay una salvedad y son los clientes chicos. Emprendimientos pequeños, de gente que está en una situación similar a la de uno… En esos casos se trabaja mucho mejor. En todo caso ahí la imposibilidad de conseguir mejores condiciones de trabajo reside en que uno trabaja con quienes objetivamente no pueden darlas. Si le haces una gráfica a un grupo de teatro del off Corrientes que la pelea para meter 20 entradas por función, no tenés mucho margen para exigirles mejores pagos; llegado el caso, dejarían de lado la gráfica por no poder pagarla. El problema suele venir con las grandes empresas que suelen aprovechar la falta de trabajo y la precarización generalizada.

¿En tu rubro existen sindicatos, asociaciones o colectivos que se ocupen de estos temas gremiales? ¿Cómo funcionan?

Existen, pero calculo que pueden funcionar y defender a quienes están en planta. Mi historia personal, por distintos motivos me dejó afuera de muchos colectivos, cuando estás solo peleando por un honorario no tenés espacio para exigir. A su vez en mi medio, la actitud de la mayoría de mis colegas suele ser bastante egoísta, con competencia, vedetismo, ghetos.

¿Tu trabajo debería encuadrarse en algún convenio colectivo existente? ¿Te ayudaría contar con alguna ley o convenio que regule tus condiciones laborales?

Claramente. De hecho tengo entendido que las hay, pero mi trabajo, cuando no estás en planta permanente en una empresa, es muy similar al del personal que hace tareas domésticas en casas de familia. Uno está solo y del otro lado tenés una voz en el teléfono o un mail en pantalla que te dice “Tenemos tanta plata para hacer la tapa de este libro, ¿te interesa?”… O sino tenés un cliente grande que te da abundante trabajo a lo largo del año, entonces para saldar las facturas se toman 90, 100 y hasta 120 días para pagarte, cuando no te las pierden. A sabiendas de que uno no va a pegar un portazo, porque peor es no tener nada.

El trabajo de diseño o ilustración, es muy fácilmente sustituible, hay un ejército de gente dispuesta a hacer lo que dejen otros, hay muchísimos pibes que viven con sus padres dispuestos a trabajar gratis por figurar en un medio. Todo eso vuelve muy pero muy compleja la vida de un trabajador independiente monotributista. En mi caso personal se complica más ya que soy inquilino y tengo un tema familiar de salud que requiere atención especial. O sea, tengo una serie de gastos y exigencias fijas muy altas (atención de todo lo relativo al tema de salud, pago de alquileres, más todo lo que implica alimentación, vestimenta, etc.) y no tengo absolutamente ninguna entrada fija. Todos trabajos por encargo, en donde además, uno debe tener siempre una actitud propositiva, despierta y creativa.

¿Algunas ideas o sugerencias de que podría hacerse para mejorar la situación laboral colectiva de tu rubro?

Ante todo, más solidaridad entre los que estamos en el gremio. O llegado el caso (ya que en algunos casos se ven solidaridades “cerradas”) menos gheto. La mayor parte de la eficacia de las actitudes agresivas por parte de quienes nos contratan se basa en la dispersión en que estamos, en la guerra de egos desatados entre diseñadores, dibujantes, ilustradores. Segundo, presionar con el marco legal ya existente, para que quienes trabajan en planta permanente tengan todos sus derechos respetados, esto haría que quienes no estamos en blanco, podamos tener más chances de defender nuestros trabajos.

Pero hay un problema básico que es difícil de solucionar, el de ilustrador y también muchos de los casos de diseñador, cuando se es independiente, se desarrolla un trabajo muy difícil de normalizar. Por ejemplo, un dibujante excelente para determinado tipo de encargos puede no servir para otro, lo mismo pasa con los diseñadores. Un excelente logotipo puede ser fruto de un boceto gestual de cinco minutos, más un par de horas de normalizarlo, y chau. Situación muy diferente a otras profesiones u oficios. Una pared bien levantada, una muela arreglada, una pizza bien hecha son trabajos más concretos de normalizar, de mensurar…¿Pero un logotipo? ¿Un afiche? ¿Una ilustración para una nota? Si a eso le sumamos que mucho de nuestro trabajo puede pasar a ser hecho por un niño de 12 años, al que de repente una gran cantidad de público ovaciona por hacer un excelente logotipo o personaje de humor, el terreno se vuelve harto complejo.

Muchísimas veces uno ve piezas de diseño realizadas por el estado, o por privados (impresas en cartelerías que implican gastos de decenas de miles de pesos) y se da cuenta que las ilustraciones y el diseño están hechas por gente que no tiene el mínimo oficio o estándar profesional. En este sentido, creo que en lo que respecta al trabajo de los independientes en mi rubro, no alcanza con una legislación y su aplicación; sino con un cambio más amplio que va desde la parte que contrata, hasta el público, desde los propios diseñadores e ilustradores, hasta el estado.

Web de Horacio Petre: http://petre66.weebly.com/

Te puede interesar también:

La precarización Invisible http://www.laizquierdadiario.com/La-precarizacion-invisible
Ilustradores: la variable de ajuste http://www.laizquierdadiario.com/Ilustradores-la-variable-de-ajuste
Animación, gajes de un oficio http://www.laizquierdadiario.com/Animacion-gajes-de-un-oficio






Temas relacionados

Ilustradores   /    Precarización laboral   /    Artes visuales   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO