×
Red Internacional
La Izquierda Diario

Emanuel Garay murió en 2018 tras sufrir torturas junto a otros siete jóvenes de la Escuela de Cadetes de la Policía. El instructor Elio Marcial acaba de ser condenado junto a dos instructoras (que recibieron penas de siete años de cárcel). Otros cinco policías fueron absueltos y la familia del joven denuncia impunidad.

Manu RojasEstudiante de Periodismo. UNLP

Domingo 27 de diciembre de 2020 | 12:36

Emanuel Garay tenía 19 años cuando falleció el 10 de febrero de 2018 por las tortuosas condiciones de “entrenamiento” sufridas, junto a una decena de ingresantes más, durante el proceso de instrucción de la Escuela de Cadetes de la Policía de La Rioja. 
 
Familiares y amigos de Garay denunciaron que los jóvenes eran sometidos a terribles ejercicios bajo el sol con 40 grados de temperatura y que en “el sartén” (como se llama a la cancha de concreto donde eran obligados a estar) la temperatura era mucho más elevada.
 
El joven estuvo seis días internado luego del entrenamiento y falleció a raíz de un cuadro de “deshidratación aguda grave e insuficiencia renal” que provocó una “falla multiorgánica”. Murió el 10 de febrero de 2018. Otros siete aspirantes resultaron con distintos tipos de lesiones que la querella denunció como “torturas” a las que fueron sometidos.

Leé también Para el hermano de Emanuel Garay, la Policía “no conoce el valor de la vida”

 
Tras el juicio desarrollado durante este año, el martes 22 de diciembre la Cámara Tercera en lo Correccional de la Primera Circunscripción Judicial de La Rioja condenó al instructor Elio Marcial a la pena de treinta años de prisión por “homicidio simple y lesiones graves en concurso real y en concurso ideal con los delitos de incumplimiento de los deberes de funcionario público y abuso de autoridad”.
 
Dos instructoras que trabajaban a las órdenes de Marcial fueron condenadas a siete años de prisión como coautoras de las “lesiones graves (en siete hechos), en concurso real y en concurso ideal con los delitos de incumplimiento de los deberes de funcionario público y abuso de autoridad”.
 
Al mismo mismo tiempo la Cámara absolvió a otros cinco policías, quienes habían llegado a juicio oral acusados de “incumplimiento de los deberes de funcionario público y abuso de autoridad”.
 
El padre de Emanuel, Roque Garay, lamentó el fallo que absolvió a cinco de los acusados. En la radio local Fenix, declaró estar “muy mal, es una vida que se ha ido y que no va a volver más, no le hacía mal a nadie”.

Leé también Torturas en La Rioja: "Déjenla que se muera, tírenla a un costado que va a ser una menos”

 
La muerte del cadete generó una fuerte polémica pública por la denuncia de maltrato a los aspirantes al ingreso en la Policía de La Rioja. Pero esa no fue ni la primera ni será la última vez que las reglas de entrenamiento policial llegan a semejante nivel de brutalidad que terminan en la muerte de aspirantes a policías.
 
Tal vez desde los estamentos del Estado (nacional y provinciales) se “dejan hacer” prácticas de este tipo con el objetivo de que los futuros efectivos de las fuerzas represivas acumulen odio. El mismo odio que luego descargarán sobre la clase trabajador y el pueblo pobre.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias