Internacional

Francia

Hollande desenmascarado y ridiculizado

Viernes 5 de septiembre de 2014 | Edición del día

Fotografía: Reuters

Siendo ya el presidente más impopular de la quinta República (13% de opinión favorable) y estando empantanado en una crisis política profunda, François Hollande no necesitaba un escándalo suplementario. En efecto, el miércoles 3 de septiembre la prensa revelaba extractos del libro de Valérie Trierweiler, ex compañera del presidente. En éste, no solo cuenta su vida de “primera dama” durante 18 meses, su ruptura con Hollande, sus decepciones y sentimientos de humillación, sino que revela el desprecio que el presidente expresa abiertamente hacia los pobres.

Los “sin dientes”

Una de las revelaciones más escandalosas del libro de Trierweiler se encuentra sin dudas en las partes en que ésta se refiere al desprecio de Hollande hacia los pobres. En efecto, partiendo de la reivindicación de su origen humilde, hija de un inválido y de una cajera de una pista de patinaje sobre hielo, Trierweiler cuenta el encuentro de su familia con el presidente francés. En una navidad, en donde se encontraba reunida toda la familia, Hollande lanza un comentario por lo bajo: “no es muy ‘jojo’ (alegre) la familia Massonneau”. Según ella esto fue como una “bofetada” y agrega: “¿No es muy jojo la familia Massonneau? ¡Y sin embrago es tan típica de sus electores!”. Y concluye duramente: “[Hollande] se presentó como el hombre al que no le gustaban los ricos. En realidad, al presidente no le gustan los pobres. Él, el hombre de izquierda, los llama en privado ‘los sin dientes’, muy orgulloso de su sentido del humor”.

Que los dirigentes de un partido burgués como el PS francés desprecien a los más humildes de la sociedad no es un secreto para nadie. Pero contar con un testimonio tan contundente de esta desdeña puede revelarse más que peligroso. Especialmente en un momento en el que el gobierno se encuentra altamente fragilizado. Además, como afirma Trierweiler, es un ataque directo contra una parte de los votantes tradicionales del PS. Seguramente una razón suplementaria para que los “sin dientes” demuestren en la calle, en las fábricas y en los lugares de estudio de lo que son capaces de hacer contra esta casta política arrogante que dirige el Estado imperialista francés.

Un presidente ridiculizado

El desprecio de clase no es el único aspecto de la personalidad de Hollande que fue “revelado” por Trierweiler. Se puede ver igualmente una persona completamente dependiente de las encuestas de opinión y de lo que digan los periodistas: “[el presidente] está atado a su popularidad como a una droga dura [y] se deja influenciar por todo lo que se escribe, dice o comenta”.

Trierweiler también lo presenta como desleal al hablar de su ruptura, luego de que fuera revelada la relación de Hollande con otra mujer, mientras que éste le prometía que se trataba de “rumores estúpidos”. Ligado a este asunto, Trierweiler cuenta los intentos obsesivos, al límite del acoso, de Hollande para volver con ella, mostrándolo incluso como un irresponsable: “François Hollande le envía flores, multiplica las invitaciones a cenar e invade su celular con mensajes. (…) Hasta veintisiete en un día, algunos con fecha de la conmemoración del Día del Desembarco, cuando el presidente de la República recibía a Barack Obama y a Vladimir Putin [en plena crisis ucraniana]” (Le Monde, 3/9).

Más allá de las revelaciones escandalosas de este libro y del golpe suplementario que representa para el gobierno, también se trata de una muestra más de la descomposición del personal político de la burguesía francesa, principalmente al tratarse del descrédito de la figura central de la quinta República: el presidente.







Temas relacionados

Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO