Sociedad

CONTAMINACIÓN

Históricas olas de contaminación en China

En el marco de la reciente COP21, China ha alcanzado niveles históricos en lo que a contaminación del aire se refiere. Esta situación que se enmarca en la crisis ecológica que nuestra época vive tiene su origen en la lógica de producción capitalista.

Leah Muñoz

@DanmunozDan

Sábado 19 de diciembre de 2015 | Edición del día

La concentración de partículas PM 2.5 en el aire de China se ha vuelto una preocupación de primer orden en la cotidianidad de la población, ya que de ello depende hacer actividades al aire libre, salir a la calle con una máscara o no, si los niños asistirán a clases, y de hacerlo, si saldrán al recreo, o simplemente no salir de casa por la exposición a tales partículas.

Desde inicios de noviembre el país viene siendo cubierto por fuertes olas de contaminación que han hecho que se active la alarma roja -la máxima en una escala de 4- en diferentes ciudades del norte de China. En los últimos años China ha alcanzado altos niveles de contaminación, pero fue en este año que alcanzó niveles históricos.

La última alarma roja activada fue en Beijing a inicios de este mes, y los servicios meteorológicos anuncian una próxima ola de contaminación desde el sábado hasta el martes 22 en la zona norte del país.

La Organización Mundial de la Salud marca en 25 microgramos por metro cúbico de aire la cantidad máxima de partículas PM 2.5 para que tengan un daño perjudicial en la salud de los humanos. El Centro Meteorológico Nacional de China apenas anunció que se superarán los 500 microgramos por metro cúbico de aire de partículas PM 2.5 poniéndose una vez más en riesgo la salud de millones de chinos por la contaminación generada principalmente por las empresas.

Anterior a este último registro en las primeras semanas de noviembre se registraron niveles considerados record, como fue el caso de la provincia Jilin, donde las partículas PM 2.5 estuvieron en 849 y 776 microgramos por metro cúbico, y el de la provincia Liaoning donde se registraron hasta 1 155 microgramos de PM 2.5 por metro cúbico.

Cada vez que la nube de smog se posa sobre China la visibilidad es reducida; para esta última alarma la visibilidad será menor a un kilómetro.

Los trabajadores chinos pagan las consecuencias

La crisis económica que provocaron los empresarios viene recayendo en las espaldas de los trabajadores; la crisis ecológica que los capitalistas generaron y que agudizan, también la vienen resintiendo los trabajadores.

Las consecuencias de los niveles de contaminación cada vez mayores en China tienen un fuerte impacto sobre la vida de los trabajadores que día con día se ven obligados a salir a trabajar, muchas veces a pesar de los altos niveles de contaminación.

El smog puede debilitar el sistema inmunológico y facilitar problemas respiratorios, circulatorios o cardiacos, han advertido los médicos. Pacientes con asma y enfermedades de corazón o de los bronquios han sido los principales afectados.
Según las cifras de científicos chinos, por causas relacionadas con la alta contaminación ambiental mueren entre 350 mil y 500 mil chinos al año.

China sinónimo de contaminación

Para muchos la mascarilla se sumaría a los símbolos tradicionales de China como la gran muralla, el dragón y los rascacielos de Shanghai. Ha sido principalmente la industria, junto a los automóviles, lo que en los últimos años ha generado una gran cantidad de contaminantes regados al aire que son dispersados a lo largo del país y el globo.

La actual situación de contaminación en China no puede entenderse sin voltear a ver la brusca industrialización que se llevó en dicho país, que lo colocó como la segunda economía mundial, en las últimas tres décadas de la mano de la burocracia del Partido Comunista Chino; trayendo consigo una constante contradicción en aumento, entre la producción de las empresas contaminadoras y el deterioro ambiental.

La situación en China y el actuar del PCC evidencia que la lógica de producción para la ganancia capitalista se coloca por encima del cuidado ambiental y de los intereses de las amplias masas trabajadoras chinas que son los que cargan en su salud las consecuencias ambientales de los intereses de los empresarios.

La política del PCC para sobrepasar los periodos críticos de contaminación, como el que al día de hoy está China, es el cierre de escuelas y jardines de niños, la prohibición de la circulación de varios automóviles privados, suspender las actividades en algunas fábricas y la construcción de obras. Después de pasados los días de mayor contingencia, todo vuelve “a la normalidad”.

Esta política sólo defiende los intereses de los responsables de la contaminación - los capitalistas- y no ataca las causas estructurales de la contaminación en China y que repercuten en una escala global. Ahora las autoridades de China sólo esperan a que la nube de smog pase por el país y se disperse hacia otros sitios del globo.

La última noticia que ha dado la vuelta al mundo, y que expresa una dinámica distorsionada del capitalismo para darle solución a los profundos problemas que surgen en su seno como es la crisis ecológica, es la venta de “aire puro” embotellado, que promueve una empresa canadiense al gobierno chino para suministrar a la población.

La solución a los problemas ambientales que provoca el capitalismo tiene que venir de la mano por disputar la decisión de nuestros destinos a los capitalistas que los ponen al servicio de su ganancia y no de las necesidades de la población y el cuidado ambiental.







Temas relacionados

Contaminación   /    China   /    Ecología y medioambiente   /    Sociedad   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO