Géneros y Sexualidades

ENTREVISTA ORGULLO TRANS

"Históricamente las leyes que se aprobaban eran para perseguirnos"

Entrevistamos al activista trans Urko García. Aprovechamos para hablar en primera persona sobre la realidad de las personas trans en el Estado español y la nueva Ley de identidad y expresión de género aprobada el pasado mes de abril en las Cortes de Aragón.

Nerea Frejlich

Zaragoza | @NFrejlich

Jueves 28 de junio | 17:08

Foto: ID.es

Este mes de abril se aprobó en las Cortes de Aragón la Ley de identidad y expresión de género ¿Cómo ha sido el proceso de elaboración de esta ley?

El proceso fue muy duro, muchísimo trabajo. Participaron distintas asociaciones LGTBIQ: Chrysallis, Sofa, Somos, Towanda, Ampgyl, también Visión Trans, pero sólo al comienzo, así como personas a nivel individual como yo. Primero hicimos un proyecto no de ley que se mandó a las Cortes, dado que existía una problemática muy grave referente a la transfobia y a la falta de reconocimiento de derechos fundamentales de las personas trans y de las, los y les menores. Se aprobó y después se hizo una mesa de trabajo para elaborar la ley.

Me resultó duro que se entendieran algunos puntos que debían estar incluidos en la ley. Al final sí hubo receptividad, más de la que creí. También cuando la presentamos en las Cortes de Aragón hubo más receptividad de la que creí que habría.

El punto de “la unidad de género” fue bastante polémico. Yo consulté con otras personas trans para no decidir por ellas. Algunas de ellas en otras ocasiones habían defendido dichas unidades cómo lugares especializados de tratamiento. Es comprensible cuando la otra opción es la nada.

A mí me generaba muchas dudas. Yo no me había sentido comprendido ni bien tratado en dicha unidad porque todo el tratamiento se enfoca a una única manera de ser trans que además no se corresponde con la realidad de muchos casos y que viene a ser el estereotipo de transexualidad que maneja el o la profesional que te toca. Esto es muy limitante, se ejerce una tutela no justificada sobre la vida y el cuerpo de determinadas personas, menores y adultas, y su agencia y capacidad de construir su identidad libremente es mermada y menoscabada injustificadamente, dando lugar a muchos malestares.

Finalmente se decidió dejar la unidad en la Ley como opción de tratamiento para aquellas personas que así lo solicitaran explícitamente y no como un lugar al que se nos segregaba antes si queríamos recibir tratamiento hormonal.

También se dio mucha importancia al conocimiento que la experiencia de una década aplicando tratamientos hormonales a personas trans podía haber generado para mejorar los tratamientos posteriore. Se decidió respetarla como archivo especializado en hormonación.

Posteriormente, tras ser presentada a Cortes, fue revisada, trabajada y completada por otras instituciones como el Instituto Aragonés de la Mujer y por los partidos políticos de las Cortes de Aragón, para finalmente ser aprobada este año.

¿Qué tiene para ti de progresivo y de conquista de derechos para las personas trans?

En primer lugar, es muy positivo que la ley se haya aprobado. Históricamente las leyes que se aprobaban eran para perseguirnos. Es la primera ley en Aragón que ampara derechos básicos, como por ejemplo que te llamen por tu nombre.

Es un avance en el plano administrativo donde existía una vulnerabilidad legal muy grave a la hora de tener que demostrar tu propia identidad, a pesar de que el DNI o NIE tiene un número identificativo que es único e intransferible, en muchos lugares se empeñan en identificarte por tu nombre, que en el caso trans a veces coincide y a veces no.

No sólo tienes que demostrar tu identidad de género, sino que debes demostrar que tú eres tú. Por ejemplo, para poder dar validez a un título oficial, a un contrato de alquiler, de trabajo, recoger una carta certificada que no te quieren dar en Correos, aunque sea el envío de un libro que también has escrito tú y que además sale tú foto. Ahora estamos amparades legalmente, ya no estamos en ese limbo de alegalidad o ilegalidad por el hecho de ser tú misme, tú mismo o tú misma.

También veo como positivo que esta ley, por primera vez, contempla el derecho de autodeterminación de la identidad de género de los menores de edad. En mi generación no tenías ese derecho en absoluto. Antes de esta ley se aprobaron en la Comunidad Autónoma de Aragón unas orientaciones y recomendaciones para el tratamiento de personas trans (enfocado sobre todo hacia las personas menores) en colegios y en institutos, que también se consiguieron con mucho trabajo y esfuerzo. Pero al ser recomendaciones no eran de obligado cumplimiento. Ahora se ha protocolizado con la Ley y es de obligado cumplimiento en Aragón.

La Ley también ampara los derechos sanitarios. Hace dos años también se elaboraron -igualmente con mucho esfuerzo, trabajo y consenso- unas instrucciones médicas. Con esta ley se confirman estos derechos que ya eran de obligado cumplimiento con las instrucciones pero que la Ley unifica y confirma.

Otro aspecto innovador es que están incluides las personas de género no binario. Esto es muy positivo, porque contempla que la identidad de género no obedece a un sistema binario sino que la diversidad en este sentido es la norma y no la excepción. Igualmente es muy positivo en tanto que estas personas están amparades en dicha Ley y pueden hacer valer sus derechos por medio de ella al igual que las personas trans, transexuales, intersex, transgéneros y travestis.

No obstante queda mucho aún por hacer, conseguir y celebrar. Falta también volver la vista atrás y hacer un reconocimiento público de lo que el Estado ha hecho a las personas trans y fraguar una reparación y un reconocimiento. Algunos gestos se han dado en este sentido en las Cortes se dio, en el Ayuntamiento se ha emprendido acciones también, pero se deben potenciar más aún las acciones que nos igualen a todas las personas en oportunidades, bien por identidad, clase social, género, sexo, raza, capacidad. En suma la acción debe estar dirigida a la interseccionalidad.

Sobre el aspecto punitivo de esta Ley ¿Cuál es tu opinión?

Yo no estoy a favor de las medidas punitivas. Una cosa es la Ley y otra a quién se la aplicas y, basándonos en la interseccionalidad que opera en el mundo, al final la aplicación de castigos y sanciones recae sobre personas desfavorecidas como nosotres, por lo tanto no creo que lo punitivo sea la solución. Por otro lado la violencia transfóbica ha venido siendo impune y, me genera dudas que una manera de romper con dicha impunidad pueda ser la amenaza de que tiene repercusiones legales, pero no sé, este aspecto me genera muchas dudas.

¿Qué aspectos crees que faltan en esta ley? ¿Qué batallas faltan por ganar?

La Ley es mejorable, la parte administrativa y sanitaria está muy bien y era muy necesaria, urgente y prioritaria, pero cuando llegas al ámbito laboral, así como al ámbito social, de ocio, cultura y deporte diría que en parte está bocetada y haría falta invertir otra parte de tiempo y trabajo importante para poder mejorarla sustancialmente.

Lo cierto es que el tiempo apremiaba porque la vida se pasa y la infancia pasa muy rápido. Toda la gente que de una u otra manera ha participado en el proceso de elaboración lo ha hecho lo mejor posible y eso se ha notado de principio a fin. Toda la gente estoy seguro que se ha esforzado al máximo y lo ha hecho lo mejor posible, dentro de las posibilidades de cada cual. Ha habido gente que se ha esforzado sobre manera, sobre todo las personas de leyes que hicieron la corrección final. Estamos agradecidos por eso también, por el apoyo, la participación y el trabajo duro y altruista.

Una de las reivindicaciones históricas sigue siendo la despatologización de la transexualidad ¿En qué punto se encuentra esta lucha y qué supone está Ley al respecto?

Es un hecho internacional, el DSM V y el CIE-10 (Clasificacion Internacional de Enfermedades Mentales) son manuales de psiquiatría que sientan cátedra. A día de hoy continúa vigente la patologización.

Aquí en Aragón la transexualidad se despatologizó en la práctica con las instrucciones médicas de hace dos años. Esta ley lo blinda. Ya no tienes que ir a un psiquiatra que te dé permiso para comenzar el proceso hormonal o para poder realizarte algún tipo de cirugía.

Cuando yo comencé tenías que ir a uno de los/las psiquiatras fijados en el protocolo aprobado en Aragón y que éstos certificaran que efectivamente eras transexual. El proceso podía demorarse de unos días a varios años. Recuerdo personas que desesperadas tuvieron que marcharse de Zaragoza para poder iniciar su proceso hormonal.

Una vez certificaban que no tenías ninguna enfermedad mental te diagnosticaban disforia de género, que estaba categorizada cómo una enfermedad mental. Te daban un papel para firmar que aceptabas tener dicho trastorno para poder acceder a las hormonas. Esto era un poco absurdo. En mi caso en concreto, al día siguiente de firmar que padecía disforia de género como enfermedad mental, en la consulta del endocrino tuve que firmar otro documento en el que afirmaba que estaba en mis plenas facultades psíquicas y mentales y que me hacía cargo del tratamiento hormonal y de las posibles consecuencias negativas que me pudiera acarrear. En un lado del edificio firmé que padecía una enfermedad mental y al día siguiente, en otro lado, que estaba completamente sano mentalmente.

Existe una campaña a nivel internacional “Stop Pathologización” que se inició a comienzos de siglo co. Yo comencé a participar en 2008 y finalizaba en teoría en 2012 que era cuando íbamos a conseguir despatologizar la transexualidad, porque salía entonces el DSM V. Sin embargo estamos en el 2018 y todavía no la han despatologizado en el DSM ni en el CIE, este último, a cargo de la OMS, que dice que lo va a despatologizar en el 2024…parece una broma. Una muestra internacional de cómo de transfóbico es el mundo que habitamos.

Háblanos de la discriminación en el trabajo ¿Qué otras discriminaciones crees que viven las personas trans en la actualidad?

Muchas veces las personas trans no tienen trabajo. Bien porque no tienen "pasing" - es el término que expresa el pasar por persona que no es trans- o bien porque en virtud del DNI el "pasing" es imposible, ya que el reconocimiento legal del cambio de nombre ha sido rechazado en el juzgado que se haya encargado de tu expediente en la solicitud de cambio de nombre.

Al no respetarse tu privacidad y tu intimidad es difícil conseguir trabajo en comparación con otras personas que sí ven su privacidad e intimidad respetadas. Tu nombre no coincide con tu identidad y esto es un factor no sólo de discriminación sino para la discriminación, más cuando lo hacen público.

Además hay muchas otras discriminaciones en tanto que todo está pensado para cuerpos de personas cis y que la segregación a menudo se ejerce por género. Aunque las instalaciones sean de una u otra manera en virtud del sexo a veces resulta complicado hacer uso satisfactorio de las instalaciones dado el estado de uso y costumbre de segregación sexo/genérica de la sociedad actual.

¿Y fuera de trabajo? ¿Vives discriminación?

Cómo te digo los espacios son para personas cis, no existen espacios diseñados para las personas trans. Tienes que buscar tus alternativas, pensar tus trucos para habitarlos con cierta comodidad, tanto en espacios de hombres como de mujeres.

También he de hablar de una rama del feminismo que es preponderantemente transfóbico, bien hacia las mujeres trans, bien hacia los hombres trans, hacia ambos, o hacia las personas de género no binario. Para mi el feminismo también es que las mujeres puedan ser hombres y que los hombre puedan ser mujeres, que cada cuál pueda ser lo que quiera ser en cada momento sin limitaciones restrictivas de género. Se ha de tener en cuenta además la interseccionalidad y ser más flexibles.

Para mi lo trans es romper con el binario y con el binario simbólico. Ser trans para mi es dejar de ser binario y es precisamente el feminismo binarista el que más transfobia está engendrando, dando un giro demagógico al discurso, confundiendo género, sexo e identidad. Presuponiendo identidades, quizás por una falta de comprensión o por una estricta e inamovible categorización que ignora que estamos vives y por lo tanto en movimiento.

¿Qué diferencias encuentras entre haber sido leído como mujer y ahora como hombre trans?

Bueno en los espacios donde no saben que eres trans, y eres leído como hombre cis eres más escuchado. Es absurdo y alucinante al mismo tiempo, cómo se bailan las aguas. Te dan más autoridad.También otros hombres cis buscan una complicidad a la hora de hablar sobre las mujeres.

Si saben que eres trans, la cosa cambia, entonces dejas de tener esa autoridad y esa complicidad en muchas ocasiones. Otras no y el trato es igualitario entre mujeres, hombres, trans, personas no binarias, etc.

Cuando era leído como mujer en el trabajo era mucho más supervisado, no quieren que pares ni un momento, estás más vigilado, etc. Sin embargo, si te leen como hombre, igual coges una llave inglesa das vueltas y nadie te dice nada, tienes autoridad o despiertas complicidad.

No es lo mismo si te leen como trans, da igual cuanto te esfuerces, tu trabajo está infravalorado porque todavía existe una transfobia feroz. Es muy injusto, como cuando eres leído como mujer también es muy injusto. De hecho me llama la atención que tanto cuando he sido leído como mujer o cuando he sido leído como hombre trans te encargan los trabajos más duros y difíciles. Te exigen más que a los hombres cis, desprecian el resultado de tu trabajo, aunque luego no lo cambien por otro y si tienen que volver a encargar ese trabajo, nuevamente te lo encargaran a ti.

No siempre es así de negativo, otras veces es satisfactorio porque otras veces la gente prefiere gente trans que gente cis o simplemente te valoran como el ser completo que eres.

A tu parecer ¿Qué estrategias serían necesarias para acabar con la transfobia? ¿Qué se puede hacer?

Esta Ley no acaba con la transfobia, esta ley mejora las condiciones de vida, nos salvaguarda un poquito de posibles agresiones tanto institucionales como sociales. Para acabar con la transfobia hay que acabar con el machismo y el sexismo. Para mí todos somos un poco trans, todo el mundo transciende en algún momento el marco de género que le asignan socialmente. Para mí tendría que transcender el sexismo binario, que todos los espacios pudieran ser mixtos. Claro, para que los espacios puedan ser mixtos hace falta una educación no sexista y no machista, para acabar con el machismo hace falta sobre todo acabar con el sexismo






Temas relacionados

Orgullo Crítico   /   Aragon   /   Transexuales   /   LGTBI   /   Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO