Géneros y Sexualidades

INTERNACIONAL

Hipocresía papal ante víctimas de abuso sexual por parte de eclesiásticos

Se dio a conocer que el papa Francisco pidió perdón por los abusos sexuales cometidos por sacerdotes contra menores, poco antes del Encuentro Mundial de las Familias en Filadelfia. Pero los miembros de la Iglesia culpables de pedofilia siguen impunes.

Bárbara Funes

México D.F |

Martes 29 de septiembre de 2015

Como parte de su campaña para represtigiar a la Iglesia y hacer jugar un rol estratégico al Vaticano en la geopolítica internacional, el papa Francisco –aliado de los militares durante la dictadura argentina de 1976-1983- quiere lavarle la cara a la institución eclesiástica.

En su reciente gira por Estados Unidos, declaró ante víctimas de pedofilia en una reunión privada convenientemente dada a conocer a la prensa: “Lamento profundamente que algunos obispos no cumplieran con su responsabilidad de proteger a los menores. Es muy inquietante saber que en algunos casos incluso los obispos eran ellos mismos los abusadores. Tendrán que rendir cuentas”.

La Iglesia católica estadounidense es una de las más cuestionadas, ya que se estima que alrededor de 100 mil niñas y niños han sido abusados por sacerdotes. Filadelfia, sede del Encuentro Mundial de las Familias, es uno de los epicentros del escándalo que salió a la luz desde la década de 1980. Su arquidiócesis ha conservado su asignación a más de 30 sacerdotes acusados de abuso sexual contra infantes.

El papa Francisco llegó al colmo del cinismo al elogiar a los obispos estadounidenses por cómo respondieron ante el escándalo de abusos sexuales a menores por parte de miembros de la Iglesia.

No todo fueron rosas en la recepción papal

Organizaciones como la Red de Sobrevivientes de Abusados por Sacerdotes (SNAP, por sus siglas en inglés), entre otras, llevaron a cabo protestas contra el papa Francisco por mantener la impunidad ante los innumerables casos de abuso de menores por parte de sacerdotes y monjas de la Iglesia registrados en todo el mundo.
En un comunicado, SNAP denunció “Francisco habla a menudo de la misericordia y hace bien. Pero cientos de miles de niños y niñas inocentes han sido violados por curas, monjas, obispos y seminaristas por la misericordia excesiva mostrada hacia los clérigos criminales por parte de sus colegas cómplices”.

Por su parte, la organización BishopAccountability.org, que documenta los casos de pederastia denunció que a pesar del discurso del papa Francisco, durante su mandato los responsables de abusos sexuales siguen impunes.

El caso Wesolowsky y la mafia del Vaticano

Josef Wesolowsky, quien fungía como nuncio en República Dominicana, fue acusado de numerosos casos de abuso sexual y por poseer una gran cantidad de fotografías de contenido pederasta, que había descargado de internet en el Vaticano.
Cuando iba a ser arrestado, el papa Francisco ordenó una suerte de “rescate” y lo hizo trasladar al Vaticano para, supuestamente, enjuiciarlo allí.

En junio de 2014, el exnuncio había sido condenado por la Congregación Doctrina de la Fe a colgar los hábitos y volver al estado laico. Ésa es la pena máxima para los prelados: ningún castigo efectivo por el daño físico y moral que perpetraron contra menores de edad.

Pero el 28 de agosto de este año, Wesolowsky fue encontrado muerto en la vivienda que habitaba en la Santa Sede y el juicio nunca se llevó a cabo. Con su muerte, el Vaticano se ahorró que salieran a la luz más detalles terribles del caso y que se dieran a conocer más clérigos involucrados.

En entrevista con la revista Proceso, publicada en el número 2029, Alberto Athié Gallo, exsacerdote mexicano señaló que Wesolowsky conocía demasiados detalles del llamado Lobby Gay de Roma.

Este Lobby dio a conocer la homosexualidad de sacerdotes y monjas, mientras que la Iglesia sigue ubicada contra el matrimonio igualitario y condena cualquier práctica sexual distinta de la heteronormatividad, a pesar de las poses progresivas del papa Francisco.

El Lobby Gay saltó a la luz pública por las filtraciones de documentos secretos de Paolo Gabriel, mayordomo del papa Benedicto XVI. Incluye la existencia de una red de curas que realizaba orgías documentadas con videos y fotografías, directorio de curas homosexuales, contactos de prostitución infantil, transmitidos vía Internet, y el Vaticano está involucrado.

Marcial Maciel, fundador de la congregación Legionarios de Cristo y sacerdote mexicano, fue responsable también de innumerables abusos y se lo vinculó con redes de trata de personas. Protegido por Juan Pablo II, entre otros papas, y fallecido en 2008, su única condena fue “no ejercer su ministerio públicamente”.

El cinismo de la Iglesia

Mientras se persignan y declaran la santidad de la familia, la curia del mundo mercantiliza los cuerpos de niñas, niños y mujeres. Los abusos sexuales, la prostitución, la pornografía los convierte en objetos de uso y descarte.
La pederastia que ejercen sacerdotes, monjas y altos jerarcas de la Iglesia constituye una de las expresiones más aberrantes de la cosificación de los seres humanos.

El supuesto progresismo de Bergoglio termina donde sale a la luz la infamia de la Iglesia, que históricamente se alineó con los opresores y los explotadores, como durante la conquista de América y las sangrientas dictaduras latinoamericanas.

Con información de Proceso, La Jornada y El País






Temas relacionados

Abusos sexuales   /   Papa Francisco   /   Iglesia Católica   /   Géneros y Sexualidades   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO