Géneros y Sexualidades

UNA PELEA TESTIGO

Higui y su lucha: “Al calabozo no volvemos nunca más”

La cabecera de la 2° marcha nacional contra los travesticidios tuvo a Higui marchando para exigir su absolución. Se reflejó el poder de salir a las calles a pelear contra la homolesbotransfobia.

Tomás Máscolo

Candidato a diputado nacional por CABA por el PTS/FIT - @PibeTiger

Martes 4 de julio | Edición del día

Fotografía: Martín y China Díaz (Enfoque Rojo)

Durante la última semana del mes de diciembre del año 2016 la noticia llegó a este portal, una lesbiana había sido atacada por una patota de diez varones en octubre de ese año. La noticia se convirtió en un caso testigo porque la metieron presa por defenderse. La familia y amigos de Higui, pese a las amenazas de los familiares del agresor fallecido y el resto de los atacantes, comenzó a organizarse.

Te puede interesar: “Soy la mamá de Higui y lo que más deseo es que esté en libertad”

La denuncia radicada en la ciudad de San Miguel, en el mes de octubre del año pasado, acusa a Higui de un homicidio simple. La carátula de su juicio todavía no fue modificada y la defensa propia tardó en aparecer entre sus fojas. Su abogada, Raquel Hermida Leyenda, fue quien presentó este elemento ante la Justicia.

La Justicia

En una entrevista realizada por este medio, Leyenda relata que viene trabajando la causa de Higui, batallando contra la jueza Gabriela Persichini, pero también contra el sentido común. “Yo vengo trabajando mucho en temas de género, llegué a la causa de Higui y ahí supe la historia. Me asombré de todo el tiempo que pasó, que estuvo presa. Es así que el 20 de enero me puse a investigar y el 7 de febrero la voy a ver, cuando la conozco ella estaba bastante confundida porque no entendía bien qué estaba haciendo allí. Y es así que me doy cuenta que está presa por una violación correctiva”.

Una violación correctiva es cuando por el hecho de ser mujer, trans, travesti o lesbiana te ultrajan para “enseñar” lo que “es correcto”. Como bien explica la abogada de Higui, “es aquel abuso sexual que además de todo lo terrible que implica atravesar esa situación, tiene como fin cambiar tu orientación sexual, y el violador le atribuye a su falo un poder curativo. Así también sostiene que ese falo machista tiene el poder de corregir y curar para hacer así a la mujer femenina".


Abogada defensora de Higui, Raquel Hermida Leyenda

Ya finalizado el expediente donde se exigía la espera del juicio en libertad y habiendo logrado la excarcelación el 12 de junio de este año, “lo que sigue es ganar el juicio principal que tiene la carátula de ’Homicidio Simple’ y lleva su nombre porque es la imputada. A raíz de eso, ahora tengo el deber de terminar las pruebas, las declaraciones testimoniales y a su vez exigir la nulidad de pericia de la ropa porque no había condena cuando fue realizada, hay que terminar la pericia psiquiátrica cuyo perito de parte de nosotros de la defensa es el Dr. Enrique Stola”.

Te puede interesar: Enrique Stola: “Higui me pareció una bellísima persona”

Al preguntarle sobre el rol de la Justicia en este caso Leyenda relata “lo importante acá es que el defensor oficial, Carlos Jotayán, asume haber estado de vacaciones cuando sucedió el hecho por lo cual es reemplazado por la Dra. María Luba Lazarczuk. Esta defensora no apela, asique no se opone a lo que dice la jueza o fiscal”, lo que da pie a que no se tenga en cuenta la defensa propia. Es la abogada quien lleva a la Cámara de Apelaciones el caso de Higui y quien se opone a lo que dice el fiscal Germán Weigel Muñoz y la jueza Persichini quienes la acusan a Higui de haber cometido un asesinato sin tener en cuenta que se defendió de un ataque, por el solo hecho de ser lesbiana.

El caso de Higui, refleja que el poder judicial amparado por los Gobiernos patronales, no pueden ofrecernos una solución frente a la escalada de violencia machista que sufren las mujeres. Cada 18 horas una mujer es asesinada por ser mujer. Higui estuvo presa por ser lesbiana, mujer y pobre, pero también por haberse defendido y sobrevivir.

La Policía

Higui estuvo presa en el destacamento de Villa Maipú de San Martín desde octubre del 2016 hasta el 5 de junio de este año, cuando fue trasladada a Magdalena por decisión de la jueza. Alejándola aun más de su familia. Lo que sufrió en Villa Maipú es un verdadero atropello, estuvo durante dos semanas sin poder acceder a un médico y se le negó el principio ’pro reo’ más popularmente conocido como el principio de inocencia estipulado en el Código Penal.

La ciudad de San Martín tiene 80 patrulleros solamente para su población, su intendente es Gabriel Katopodis quien está alineado con el ex ministro de Transporte, Florencio Randazzo, para competir en las PASO. Mientras en el mes de diciembre, este portal dio a conocer el caso de Higui, Katopodis celebraba el arribo de 300 nuevos agentes de fuerzas federales, saludando con gusto a la ministra de Seguridad de la Nación y al de provincia, Cristian Ritondo. Es esa la Policía que llevó hasta el final el rol machista de la justicia y encarceló a Higui, ambas instituciones les negó los derechos básicos de toda persona privada de su libertad.

Es una vergüenza que en la provincia de Buenos Aires haya sólo 3 refugios para víctimas de violencia machista. El mismo aparato represivo que está financiado por el Estado es el que está involucrado directamente en el narcotráfico y en las redes de trata que también impunemente, se llevan la vida un pibe cada 25 horas en los barrios por el gatillo fácil y que aplica los códigos contravencionales para hostigar a las travestis que se prostituyen.

“Soy libre, carajo”

Dijo Higui el 12 de junio de este año, su caso resonó en todos lados, salió en la BBC de Londres, en el Estado Español y varios países más. Las movilizaciones de las personas LGTBI y las mujeres fueron claves. #LibertadParaHigui fue la consigna que levantaron los y las activistas que luchan por la diversidad sexual, fue la consigna que se tomó en el 8 de Marzo en el Paro Internacional de Mujeres, por Ni Una Menos y también en la actividad que se realizó el 17 de mayo en el Congreso en el Día Internacional contra la Patologización a personas LGTBI.

Te puede interesar: ¿Qué significa LGTBI?

La excarcelación que obtuvo el 12 de junio de este año pone sobre el tapete la necesidad de seguir organizándose. Su absolución es algo por lo cual luchar y es así como ella ganó las calles y marchó el 28 de junio, aniversario de Stonewall y día en que se celebró la 2 marcha nacional contra los travesticidios. En esa jornada, Higui, también estuvo presente cuando los manifestantes se enfrentaban a la Policía que no los dejaba avanzar, ella cantó "al calabozo no volvemos nunca más" y volvió a poner el cuerpo. Ese día llevaba en sus manos una pancarta que decía: "Justicia por Diana Sacayán".

Nuestra vida vale más que sus ganancias

Higui marchó ese día en una ciudad declarada Gayfriendly, una ciudad que tiene un gran “mercado rosa”, cruceros, hoteles y boliches a la orden del día. Un mercado al cual Higui y la gran mayoría de las personas LGTBI del conurbano no pueden acceder. La misma ciudad que contó con cuadras de miles de jovenes desocupados haciendo fila, esperando una oportunidad laboral, la ciudad del "agradeselfi".

Acá, Larreta aplicó un fuerte ajuste sobre la Dirección General de la Mujer. Recortó el presupuesto en $ 10 millones. No hay plata para políticas en favor de la mujer. Sin embargo, sí hay plata para el torneo del asado. El Gobierno porteño destinará $ 15 millones a la organización de dicho torneo, cinismo PRO.

En la Argentina de la Ley de Identidad y la Ley de Matrimonio Igualitario, la diversidad sexual y las mujeres tienen un largo camino por recorrer. El país estuvo gobernado por una mujer durante 12 años y el aborto sigue cobrándose 300 muertes al año por su clandestinidad. Son las mujeres pobres las que mueren porque el aborto es ilegal, son las travestis de Constitución que se prostituyen porque no se aplica el cupo laboral trans y las lesbianas como la Pepa Gaitán, no es la CEO de PepsiCo que despidió a mujeres, ni es Juliana Awada con sus talleres textiles clandestinos o Cristina Kirchner que se saca una foto con el cartel de #NiUnaMenos pero es amiga de Francisco. En la "Década ganada" también ganó Bergoglio, que se convirtió en el papa Argentino y dijo que las personas trans eran "bombas nucleares" luego de declarar la "Guerra de Dios".

El "sentido común" no nace de un repollo, la Iglesia y los partidos patronales que la financian son responsables de seguir reproduciendo un discurso reaccionario. Discurso que se reproduce de forma masiva en todos los medios de comunicación, y al cual se le debe hacer frente porque las personas LGTBI no están enfermas.

Para apalear la violencia de género hay que declarar la emergencia nacional, como propuso la candidatura a diputada nacional por el PTS en el Frente de Izquierda, Bregman: "Nosotros hacemos una cuenta muy sencilla: solo con los impuestos que dejaron de cobrarles a las patronales agrarias y mineras, con la plata destinada a los fondos buitre, o con el presupuesto que se destina a financiar a la jerarquía de Iglesia, podrían haberse construido ya cientos de refugios y garantizado licencias y planes de trabajo y de vivienda para las víctimas de violencia".

Convertir el dolor en bronca y la impotencia en movilización es menester para no permitir que casos como este vuelvan a suceder, efectivamente quedó demostrado que si tocan a una, se organizan miles.






Temas relacionados

Higui de Jesús   /    Libertad para Higui   /    Stonewall   /    LGTBI   /    Sexualidad   /    Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO