Cultura

MÚSICA // ROCK

Héroes del Silencio: a 30 años de su debut con El mar no cesa

El 31 de octubre de 1988 salía a la luz el primer disco de la banda liderada por Enrique Bunbury. Repasamos esta ópera prima de una banda que marcó época en el mundo hispanoparlante.

Aquiles Tobio

Periodista de rock - Revista Cuna / Rock And Tube / Radio Revolución 98.9

Miércoles 31 de octubre | 10:03

“Por fin he encontrado el camino… que ha de guiar mis pasos”. Con guitarra estridente y con esta frase sonando con cierta presencia, comienza el disco debut de Héroes del Silencio, el primero de tan solo 4 álbumes de estudio. Suena a poco, sí, pero en realidad es un montón. Aquel larga duración, producido por el argentino Gustavo Montesano -con antecedentes en Buenos Aires con Crucis, uno de los pocos rastros de rock sinfónico progresivo que tuvimos en nuestro país- y con la colaboración del español Roberto Durruty, sería solo el comienzo de una agitada trayectoria para la banda formada en Zaragoza.

El primer EP

“Mar Adentro”, según Enrique Bunbury, tal vez sea lo mejor que haya grabado en toda su carrera. Como antecedente de una joven experiencia, a mediados de 1987 sale a la luz el EP que daría comienzo a toda esta historia. También producido por nuestro compatriota Gustavo Montesano, y con los miembros de la banda que siempre formaron parte: Joaquín Cardiel en bajo y coros, Pedro Andreu en batería, Juan Valdivia en guitarra y Enrique Bunbury en voz principal.

Constaba solamente de cuatro canciones, que lógicamente luego se ubicaron en el larga duración, a excepción de “El Mar No Cesa”, justamente la que daba nombre a la obra, aunque volverían a grabarla y sí formaría parte de las nuevas ediciones con remaster incluido: “Héroe de Leyenda” en dos versiones diferentes, la extensa y la radial ideal para difusión, “El Mar No Cesa” y “La Lluvia Gris”.

Este humilde EP, tenía el objetivo de vender 5.000 copias para que la compañía EMI luego se arriesgara a permitirles trabajar en el LP. Superando toda expectativa este sencillo vendió 30.000 copias en España y supero a todos los artistas que rondaban la pequeña industria por aquellos años.

En mayo de 1988 comienzan las sesiones de grabación en los estudios Hispavox, en Madrid, y siendo realizado por la misma gente del staff junto a la banda. Finalmente el 31 de octubre de 1988 salía a la venta el tan ansiado disco. Por cuestiones de estrategia de venta típica de la época, se hicieron dos ediciones diferentes. Una en vinilo, en la que se incluían canciones como “Olvidado” y “La Visión de nuestras almas”, y otra versión en CD donde se incluyó “Agosto”, y quedaron afuera “El Cuadro” y “Holograma”, que Bunbury las vuelve a grabar para el disco compilatorio Rarezas de 1998.

“Mar Adentro”, tal vez por ser la predilecta del líder y poeta español, fue la única de todas estas bellas canciones que tuvo su videoclip.

Que termine un momento precioso, y le suceda la vulgaridad

Según los testimonios de la época, en España nadie cantaba como Enrique Bunbury, ni tampoco tenía esa actitud de artista estrella, de rockstar con el corazón roto que podía exponer todo su dolor y hacerlo arte. Este trabajo no solo que jamás recibió una sola crítica negativa, sino que al poco tiempo de surgir se convirtió en un clásico de rock en habla hispana, y también en un camino a seguir para muchos artistas que venían por detrás. En cuanto al sonido podemos decir que incursiona por los pasajes más oscuros de la Dark Wave, bien al estilo The Cure, Depeche Mode, o Echo & the Bunnymen. Sin dudas, ingenieros de EMI de la talla de Steve Taylor por ejemplo, buscaban ese destino para todo producto que se les ponía en el camino. Era el claro norte a seguir, y por eso podemos encontrar tantas similitudes en el sonido típico de esta época de oro para el rock y sus derivados.

Por su parte, Enrique Bunbury destilaba mensajes de oscuridad poética en sus letras, y sabía muy bien cómo convertir en canciones algunas cosas negativas que le pudieron ocurrir. Influenciado claramente por Jim Morrison desde lo musical o artístico, y al igual que Jim, desde lo literario por autores como William Blake y Charles Baudeleire. Mientras que Juan Valdivia se convertía en el cerebro compositor de esos riff de guitarra y esas estructuras que hasta el día de hoy siguen dando que hablar. Pedro Andreu y Joaquín Cardiel supieron acompañar muy bien todo este movimiento, y supieron manejar también estos egos complicados que no eran poca cosa. Estos últimos, más adelante en el tiempo de la banda pudieron participar más en las composiciones y en la producción de las canciones venideras, como en “El Espíritu del Vino” y “Avalancha”.

El Mar No Cesa fue solo el comienzo de una larga historia. Lo de Héroes fue algo parecido a lo ocurrido con Guns N´ Roses: con tan solo 4 discos lograron cosechar millones de fans en todo el mundo, y su música hoy en día sigue más vigente que nunca. Actualmente con sus miembros cada uno por su lado, con sus historias separadas, todavía corren rumores y hay cierto aroma a reunión en el ambiente, al menos entre los fans. Como ocurrió en 2007, cuando realizaron la gran gira y según muchos, la mejor de sus vidas. Es lo que todos esperamos.






Temas relacionados

Enrique Bunbury   /   Héroes del Silencio   /   Estado español   /   Rock   /   Música   /   Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO