Mundo Obrero

MULTINACIONAL

Herbalife precariza y explota a sus distribuidores independientes

Los productos que vende Herbalife para adelgazar y alimentarse “saludablemente” dicen poseer las propiedades básicas de alimentación que requiere nuestro cuerpo para no acumular grasas. Pero lo que no es nada saludable es trabajar para esta empresa.

Jueves 23 de febrero | Edición del día

Imagen: Web Herbalife Argentina

En los testimoniales que utiliza Herbalife para la venta y “asociación” al negocio se vislumbra claramente la intención de explotar al máximo a los que denominan en la empresa como “distribuidores independientes”.

El método de venta que tiene esta empresa lo denominan multinivel. Multinivel significa que hay dos formas de ganar dinero vendiendo Herbalife: una de ellas es a través de comisiones por la venta de cada producto. Pero la segunda y más perversa es que cada distribuidor debe conseguir que al menos 5 personas vendan los productos, asignando a cada venta debajo de la línea de distribuidor un rango de puntajes que lo acercan -dependiendo la categoría de cada distribuidor y de sus ventas- a premios que son realmente inalcanzables. Esto es utilizado por la empresa para que esas personas reinviertan sus comisiones durante un período no menor a 5 años. Es decir que para alcanzar esa posición de bienestar económico prometida, una persona debe reinvertir, hasta a veces con dinero ganado en otro trabajo o utilizando tarjetas de crédito; debe generarle a la empresa ganancias aseguradas, mientras solo invierte y reinvierte a porcentaje y hasta a veces se endeuda.

Este sistema multinivel además tiene la particularidad de que las capacitaciones (que no son tales, pero las encuadra la empresa en este concepto para obtener más ganancias a costa de sus distribuidores) son pagas, es decir que cada distribuidor debe pagar por “capacitarse”. En realidad todo se reduce a escuchar testimoniales, a modo de algunos programas nocturnos de tv de iglesias evangelistas, que incorporan como experiencias personales de éxito. Una de estas formas de “capacitar” a distribuidores independientes es la llamada Universidad del Éxito, que no es ni más ni menos que oradores y arengadores para “perder el miedo” y depositar en la empresa no sólo la confianza... sino también miles de pesos. Además un domingo al mes (más empatizado con la idea de religión) acercan al público distribuidor un orador multimillonario extranjero como si fuera una estrella de rock. Más allá de que deben pagar las entradas para este evento mensual que llaman STS, también lo utilizan para la cooptación al negocio, debiendo invitar al menos a 3 personas para integrarse a la empresa explotadora.

En resumen, esta empresa no solo explota económicamente, sino que también coopta a las personas -jugando con sus necesidades- en un sistema perverso, explotador y opresor, utilizando la angustia y la ansiedad como herramientas para lograr la inversión de los ahorros y lo ganado por estos trabajadores para su propio beneficio.






Temas relacionados

Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO