Cultura

SITUACIÓN LABORAL DE MÚSICOS // CICLO DE ENTREVISTAS

“Hay que avanzar en una concientización colectiva de la organización de los músicos”

Lanzamos una serie de entrevistas a artistas y trabajadores de la cultura sobre la precaria situación laboral en ese rubro. Hoy entrevistamos al músico Mariano Ceruti.

Martes 25 de julio | Edición del día

La situación laboral de los artistas es precaria, inestable, sin relación de dependencia, ni aguinaldo, ni licencia por salud, ni vacaciones, ni paritarias. Con estos testimonios queremos dar cuenta de esta situación, sacarla a la luz, visibilizarla y denunciarla. Entrevistamos al saxofonista Mariano Ceruti.

Sos artista, ¿De qué trabajás?

Soy saxofonista, integro una banda de rock como proyecto musical. Hoy por hoy no es esta mi fuente de trabajo, sino que genero mis ingresos desarrollando sitios web de forma independiente.

¿Cuánto tiempo le dedicas al arte por semana? ¿Te alcanza el tiempo?

Entre las fechas, ensayos, tiempos de composición y arreglos y las horas dedicadas al estudio, estoy cursando el profesorado de música en un conservatorio, alrededor de unas 35, 40 horas semanales.

¿Cuáles son las formas de contratación habituales con tus clientes o empleadores?

En general nosotros estamos tocando bajo el arreglo 70/30 del precio de las entradas (70 para la banda, 30 para el local), y en otros casos al sobre. Pero eso es una decisión nuestra como banda. La mayoría de los bares o boliches en los que podríamos tocar, te piden que les pagues por tocar o te lo camuflan diciendo que les tenés que rendir X cantidad de entradas. En algunos lugares en los que el arreglo era 70/30 supuestamente, en el contrato nos decían que si no llevabas tanta cantidad de gente no recibías tu parte de las entradas vendidas, es decir, la creatividad al servicio de la estafa al músico.
Son mínimos los bares en los que el arreglo es 70/30, en general se trata de centros culturales.

¿Hay relación de dependencia? ¿Estás en blanco? ¿Sos independiente-monotributista?

Soy independiente, monotributista. Pero en mi actividad como músico hasta ahora no tuve que facturar, porque el trabajo se maneja de manera informal, en negro.
¿Tenés problemas a la hora de negociar el salario, el presupuesto o el contrato?

En general no hay margen para negociar. Los lugares que nos contratan para tocar tienen sus condiciones y estas son inamovibles. Está en uno aceptarlas o no.

¿En tu rubro existen sindicatos, asociaciones o colectivos que se ocupen de estos temas gremiales? ¿Cómo funcionan?
Sí, existe el SADEM (Sindicato Argentino de Músicos) y la UMI (Unión de Músicos Independientes), por lo menos que yo conozca (aunque la UMI no estoy seguro de que tenga la personería gremial). Yo estoy recientemente afiliado al SADEM, donde entre los requisitos de afiliación, además de los trámites administrativos, te toman una audición para corroborar que sos músico (si no sos un músico reconocido). No tengo claro su funcionamiento orgánico, pero hay muchas críticas desde la lista opositora Músicos Organizados por su funcionamiento antidemocrático, fraude en la elaboración de los padrones electorales para la elección del próximo 2 de agosto.

Te puede interesar: Intento de fraude para las elecciones en el Sindicato Argentino de Músicos

¿Pensás que te ayudaría contar con alguna ley o convenio que regule tus condiciones laborales?
Sin dudas, hay algunas reglamentaciones pero que no se cumplen. Por un lado, se aprobó la “ley de música”, pero solo se reglamentó la primera parte que es la que crea el INAMU (Instituto Nacional de la Música), que es un órgano independiente del Estado que tiene la función del fomento de la música a nivel nacional: crear circuitos de música estable, subsidiar creaciones artísticas, subsidiar el fomento de estas creaciones, etc. Aún el circuito de música estable es muy reducido, porque depende de que los boliches se presenten a participar y acepten las reglas de participación (por ejemplo, que el mínimo acuerdo con los artistas sea 70/30). Estos circuitos, a mi forma de ver, si bien le evitan al músico tener que pagar para tocar, están garantizados por subsidios estatales a los boliches que concursan para acceder al circuito y, de esta manera, los bolicheros son los que garantizan su negocio (dejan de depender de la convocatoria), participan de las ganancias de la venta de entradas (70/30) y se quedan con el total de la recaudación de las ventas de alimentos y bebidas dentro del local; los músicos no reciben ni parte del subsidio ni participan de las ganancias de las ventas dentro del local, se encargan no solo de su actividad como músicos sino de promocionar la fecha y convocar gente (“le llenan el boliche”), por lo que terminan siendo el último eslabón en la cadena de beneficiados.
Además, hay convenios firmados que regulan las distintas actividades y remuneraciones que deben percibir los músicos (como piso), pero tampoco son respetados, sobre todo cuando no se trata de músicos de renombre, además de tratarse de pisos bajísimos. Para dar un ejemplo, la última actualización tarifaria del CCT 112/90, que corresponde a pubs, establece un piso de $287 por jornada (de hasta 3hs en horario diurno y 2hs en horario nocturno), por una contratación de 6 días semanales (luego tiene escalas de aumentos para menos jornadas semanales) y está fechada el 01/03/2016.

¿Qué pensás que se puede hacer para mejorar la situación laboral colectiva en tu rubro?

Lo más importante creo que es avanzar con una concientización colectiva de la organización de los músicos. Todas estas cuestiones son ajenas a la mayoría, sobre todo para aquellos músicos que se mueven en los circuitos de pequeños pubs, centros culturales, etc. El desconocimiento de reglamentaciones y la falta de cohesión entre los trabajadores de la música hacen que los empresarios se abusen de la falta de espacios para tocar y el gran número de artistas que necesitan de ese espacio. Con un movimiento de músicos organizados, se puede reclamar mayor presencia del Estado, con un sindicato al servicio de los trabajadores para controlar las reglamentaciones; presionar al Estado para que garantice espacios públicos, gratuitos para el público y remunerados para los músicos, haciendo del arte una política de Estado; mejorar los acuerdos con las cámaras empresariales del sector. Creo que lo principal es tratar de organizar un colectivo de trabajadores que está muy atomizado.








Temas relacionados

Música   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO