Géneros y Sexualidades

HOMENAJE A MAITE AMAYA

¡Hasta la victoria siempre, Maite Amaya!

En el día de ayer falleció la militante libertaria, piquetera y activista trans, Maite Amaya, muy querida por todas y todos los que compartieron las calles junto a ella. Desde La Izquierda Diario recordamos su militancia.

Miércoles 14 de junio | Edición del día

Maite fue una incansable luchadora anarquista. Se reivindicada como disidente sexual de un “régimen político heterosexual que monta dispositivos para reproducir mano de obra, feligreses y consumidores”. Reivindicaba en esa disidencia el placer y decir que somos lo que somos. Luchadora de la libertad y por los derechos de las “putas, las tortas, y los travas”, por el aborto legal seguro y gratuito y de todos los derechos de las mujeres. Sabía de qué lado quería estar: junto a las y los laburantes, las y los estudiantes, a los que la vida les es difícil por la precariedad, “las comadres” y las y los disidentes sexuales.

La militancia en sus propias palabras es hacerse cargo: "no se nos puede pasar la vida como si fuésemos una planta de acelga en una huerta, y no hacer cosas para transformar la realidad en la que vivimos, hay gente que no está comiendo, yo era parte de una familia que no comía".

Hacia los años 90, salió a las calles por la defensa de la educación pública y la lucha docente. En ese entonces Maite cantaba junto a miles “Se corre la bolilla, se corre el bolillón, no queremos más shopping, queremos educación”.

Luego vinieron los años en que el piquete era una forma de subsistir a los crudos años de crisis económica. Maite ya en la Kasa Karacol fue resistiendo y, a través de la FOB (Federación de Organizaciones de Base), organización a la que pertenecía, se acercó a luchas como la de las y los estudiantes contra la reforma 8113, donde la policía de Schiaretti, el actual gobernador, arrasó reprimiendo ferozmente, ahí estaba Maite, bancando a los pibes, a los docentes, y en cada comisaría exigiendo la libertad de cada detenido y detenida y preso político.

Maite banco los trapos, los trapos negros y rojos y estuvo presente ante cada cospelazo, meta arengar contra la policía, que siempre está preparada para reprimir. También en ese mismo año, en el 2010, fue una de las principales impulsoras de la Coordinadora de Justicia por la Pepa Gaitán, fusilada por lesbiana.

“Las elites dominantes que arriban al Estado y disciplinan al resto como si fueran padres nuestros, como si eternamente tuviésemos que ser hijas. Como si la esclavitud es sinónimo de ser hija de alguien, y no, la esclavitud es la esclavitud y se más temprano que tarde se va a acabar.”.

En cada lucha de los sectores más explotados y oprimidos, Maite levantaba sus banderas conjunto con la de las y los trabajadores, porque entendía que la lucha feminista debía ser, necesariamente, anticapitalista. Por eso, en su lucha por “traVajo” para las personas trans, ella veía necesaria la interpelación al resto de los explotados, como lo hizo el año pasado en el paro de los trabajadores estatales que luchaban contra el ajuste y los despidos; porque sabía muy bien que el enemigo es el Estado capitalista.

Como travesti, ella reconocía y tomaba la lucha contra este Estado: “el Estado nos tortura y nos mata en cárceles y comisarías, si no es por gatillo fácil, porque somos pobres, somos trabajadoras sexuales o estamos en situación de prostitución. Tenemos un promedio de vida de 35 o 40 años, nos matan por crímenes de odio porque no aguantan que escapemos de esa disciplina sexual que implementa la clase dominante. Muy lejos de darnos por vencidas, los miramos a los ojos a nuestros enemigos, a las patronales, a los empresarios, a la burguesía, a los terratenientes y les decimos acá estamos de pie, este es nuestro cuerpo y es nuestro placer”.

Maite fue despedida anoche junto a decenas de militantes, organizaciones piqueteras, políticas y sociales, activistas y jóvenes que se fueron acercando para decir una y otra vez ¡Maite Amaya Presente! Allí estuvieron sus compañeras y compañeros del FOB y otras organizaciones como el Frente de Organizaciones en Lucha, MTR, CTEP, AMMAR y Pan y Rosas y el PTS, entre otras. Maite será despedida hoy a las 10hs en el Cementerio Parque de La Floresta, camino Alta Gracia km 18,5 y luego se realizará una despedida simbólica en Kasa Karacol.

Su militancia y su vida trascienden y será tomada como bandera por esta juventud que se levanta en las calles de Córdoba. Compañera de las calles junto a las y los que luchan, y así será recordada. ¡Hasta la victoria siempre, Maite Amaya!








Temas relacionados

Movimiento de mujeres   /    Mujeres   /    Córdoba   /    Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO