Internacional

MEDIO ORIENTE

Hariri suspende su renuncia como primer ministro libanés

Saad al-Hariri lo anunció este miércoles. La decisión de suspender su renuncia como primer ministro podría mitigar la crisis política que enfrenta el Líbano. Riad y Teherán aumentan la tensión.

Miércoles 22 de noviembre | 13:17

Luego de su llegada a Beirut en la noche del martes, Saad al-Hariri suspendió el miércoles su decisión de renunciar como primer ministro del Líbano por petición del presidente Michel Aoun de iniciar un proceso de diálogo, para no generar mayor crisis política. El 4 de noviembre pasado había anunciado su renuncia en una sorpresiva declaración emitida desde Riad, Arabia Saudita. La petición de Aoun se produjo en una reunión tripartita que mantuvo con Hariri y el presidente del Parlamento, Nabih Berri, al término del desfile militar con motivo del 74 aniversario de la Independencia del Líbano del imperialismo francés.

Hariri dijo que “todos los partidos libaneses deben comprometerse a mantener al Líbano fuera de conflictos”, apuntando al poderoso grupo chiita Hezbollah, que tiene el respaldo de Irán, cuyo peso económico y político es la principal preocupación de Arabia Saudita. Esta acusación viene acompañada de que el grupo chiita lleva adelante los intereses iraníes en tierras libanesas.

Hariri dijo que “presenté mi renuncia al presidente Aoun y me instó a esperar antes de presentarla y dejarla en suspenso para más diálogo sobre los motivos y el telón de fondo político, y respondí", afirmó Hariri en una declaración emitida por televisión.

Tensiones regionales

La renuncia de Hariri llevó al Líbano al campo de las tensiones regionales entre la Arabia Saudita sunita y el Irán chiíta. Según funcionarios estatales libaneses e importantes políticos cercanos a Hariri afirman que Riad lo forzó a presentar su renuncia y lo retuvo en el reino, esta suposición fue negada tanto por Arabia Saudita como por Hariri.

Sin embargo, Hariri, un aliado de Arabia Saudita de larga data, citó el temor a ser asesinado en su discurso de renuncia y atacó a Irán y a Hezbollah por “provocar problemas en el Mundo Árabe”. Estas acusaciones están sustentadas por el poder militar y la participación en la guerra civil Siria de Hezbollah y la resistencia contra las incursiones de Israel, por lo que tienen un gran apoyo de la población.

Por otro lado, Arabia Saudí ha pedido a sus ciudadanos que salgan del Líbano por el “poder” que ostenta Hezbollah, al que consideran un agente de Irán y enemigo declarado de Arabia Saudí y de Israel.

Las declaraciones de Hariri y el hundimiento del Líbano en una crisis política no son casuales teniendo en cuenta el contexto en Medio Oriente. La guerra en Siria, la guerra civil en Yemen, las tensiones con Qatar, y alianzas contradictorias, son escenarios que cruzan a Riad y Teherán en el plano geopolítico por la hegemonía el Medio Oriente. Estas tensiones están lejos de resolverse, por el contrario, todo indica que van en aumento.








Temas relacionados

Líbano   /    Iran   /    Arabia Saudita   /    Medio Oriente   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO