Sociedad

Haitianos en Chile: racismo y precariedad laboral

La migración haitiana hacía Chile va en aumento y no existen políticas migratorias o de inclusión por parte del gobierno, por el contrario, hoy en día quienes buscan una nueva vida viniendo a Chile, se enfrentan al racismo, la discriminación y la precarización laboral.

Lunes 23 de octubre

La problemática de la migración no es un fenómeno reciente: a fines de los años noventa empieza a crecer la población migrante en Chile, ya que éste se posiciona como un país con una condición económica y política “estable”, mostrándose como un destino seguro para las personas que buscaban una mejor oportunidad.

La población haitiana es una de las que ha experimentado un mayor crecimiento en la sociedad chilena, especialmente a partir del año 2009 y continuando con un crecimiento sostenido. La cifra de ingreso del año 2013 fue de 2.428 haitianos y en 2015 de 9.477, además se puede apreciar que el principal lugar de asentamiento es la Región Metropolitana, con un 97% de visas y permisos otorgados para esa región.

Hoy en día, existen estudios que han demostrado que hay capas en la población chilena que actúan con rechazo y discriminación hacia los inmigrantes haitianos, siendo el racismo un gran obstáculo para éstos, pues se ven forzados a vivir experiencias donde sufren discriminación desde el ámbito laboral, pasando por la educación, hasta en interacciones cotidianas.

De esta manera, el racismo opera a través de prácticas concretas que terminan por naturalizar una exclusión de migrantes, lo que se puede observar de manera más acabada (porque alcanza su expresión mas cruda) en el trabajo, pues muchas veces se les excluye de ciertas áreas laborales y solo pueden acceder a puestos y trabajos precarios, donde sus derechos laborales se ven vulnerados, reciben un salario muchas veces la mitad del sueldo minimo para los chilenos, sufren abusos, no tienen derecho a sindicalizarse, y un gran número trabaja bajo el yugo del subcontrato, o directamente sin contrato, perdiendo los pocos derechos que otorga la ley a los trabajadores. Además hasta el momento no existe ningún plan para reconocerles los estudios que hayan adquirido en sus países de origen.

Un ejemplo del rechazo y discriminación que vive la población inmigrante haitiana es lo que sucedió con Joane, una joven haitiana a la cual criminalizaron y acusaron de abandonar a su hijo llevándosela detenida sin si quiera garantizar un traductor y escuchar su versión. Fue tal la desesperación de esta joven que llevo a qué dentro del calabozo se empezará a golpear contra la pared provocando que se le trasladará a un centro de salud y posteriormente su muerte. Con este hecho se demuestra la violencia y discriminación que hay hacia la población haitiana por parte del Estado, sus instituciones y capas de la sociedad.

La población inmigrante llega y se mantiene en el país en una situación de precariedad debido la ausencia de políticas migratorias y de inclusión. Las problemáticas inmigrantes están asociadas al racismo y a la desigualdad existente en Chile, que se sitúan en el contexto de un proceso social y económico global, que a su vez se asocia con las inequidades e injusticias propias del capitalismo, ya que por las condiciones de vida que genera el sistema es que se producen en su mayoría los movimientos de personas de un lugar a otro. En el contexto neoliberal actual el racismo llega a ser funcional al capitalismo, al igual que el sexismo es un factor predominante de la división del trabajo, ya que permite asignar los puestos menos valorados y remunerados a grupos específicos, y éstos son relegados a la posición de mano de obra barata que estará siempre disponible.

Es necesario que en Chile se acabe con el racismo y la xenofobia, y al mismo tiempo entender que los abusos laborales y la explotación que sufren los inmigrantes haitianos, además de la precariedad laboral a la que se enfrentan día a día es una opresión que sufre toda la clase trabajadora independientemente de su nacionalidad, por lo que se hace necesaria la unidad de trabajadores tanto chilenos como extranjeros para levantar una fuerza capaz de acabar con los abusos patronales y este sistema que genera y se alimenta de la miseria de las y los trabajadores.






Temas relacionados

Migración   /   Inmigrantes   /   Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO