DESAPARICIÓN, MUERTE E IMPUNIDAD

Hace once años la Bonaerense desaparecía a Luciano Arruga en La Matanza

El 31 de enero de 2009, policías “mimados” por Fernando Espinoza (intendente ayer y hoy) y el gobernador Scioli se llevaron al pibe que se había negado a robar para ellos. Su cuerpo fue hallado en 2014. Los asesinos siguen impunes.

Viernes 31 de enero | 00:00

En 2009 gobernaba la Provincia de Buenos Aires Daniel Scioli y el partido de La Matanza Fernando Espinoza (quien el 10 de diciembre volvió al cargo). Ambos conducían en equipo a la Policía Bonaerenses, tal como lo hacía el peronismo desde hacía décadas. El 31 de enero de ese año los efectivos del destacamento de Lomas del Mirador cometerían un crimen de lesa humanidad. Uno más en el haber de la fuerza formada por Ramón Camps y Miguel Etchecolatz.

Leé también ¿Quién mató a Luciano Arruga? Las preguntas de un documental

Fue la lucha denodada de la familia de Luciano Arruga, con su hermana Vanesa a la cabeza, acompañada por personalidades defensoras de los derechos humanos y diversas organizaciones la que impidió que el caso pasara al olvido y la que, en definitiva, permitió que en octubre de 2014 los restos de Luciano fueran identificados en una fosa del cementerio porteño de La Chacarita.

Nunca estuvo en duda que la desaparición de Luciano Arruga fue un acto deliberado de la Policía provincial. Sin embargo los criminales siguen impunes. El caso recorrió el mundo, llegó a la ONU y sigue siendo un emblema de la lucha contra la represión y la impunidad en Argentina. Pero para el personal político y judicial que gobierna el país desde hace más de diez años el caso nunca mereció demasiada atención. La impunidad, una cuestión de Estado, gobierne quien gobierne.

Leé también La hermana de Luciano Arruga contra Espinoza: “Su Policía tortura, asesina y desaparece”

Por eso, a once años de su desaparición forzada seguida de muerte, la familia de Luciano, sus seres queridos, organismos de derechos humanos no cooptados por el Estado y la izquierda siguen reclamando que se investigue qué hicieron con el joven y que los culpables tengan juicio y castigo.

En 2015, con la lucha tenaz, la familia consiguió un poco de justicia. El policía Julio Diego Torales fue condenado a diez años de prisión por ser hallado culpable de torturar a Luciano en el mismo destacamento de Lomas del Mirador en el año 2008, meses antes de que la misma Bonaerense lo desapareciera, torturara nuevamente y finalmente asesinara.

Este sábado el reclamo de verdad y justicia volverá a Lomas del Mirador, a La Matanza gobernada (ayer como hoy) por el intendente Espinoza. Por la condena a los policías responsables y por el jury al juez y las fiscales cómplices que garantizaron la impunidad. Desde las 17, en Mosconi y General Paz habrá un encuentro de todas y todos quienes siguen luchando.

Seguramente allí no estarán ni Scioli, ni Espinoza, ni Axel Kicillof, ni Verónica Magario. Luciano sí. Luciano estará ¡presente! Ahora y siempre.







Temas relacionados

Lomas del Mirador   /    Desaparición   /    Desaparición forzada   /    Policía Bonaerense   /    Luciano Arruga   /    Vanesa Orieta   /    Fernando Espinoza   /    La Matanza   /    Daniel Scioli   /    Provincia de Buenos Aires   /    Zona Oeste del Gran Buenos Aires

Comentarios

DEJAR COMENTARIO