Juventud

TRIBUNA ABIERTA

Habla comunidad de la UACM sobre asesinato de sus compañeros universitarios

Denuncian violencia estatal contra la juventud, exigen justicia.

Sábado 7 de abril | 17:52

CDMX a 06 de abril de 2018

Al pueblo de México.

A la comunidad universitaria de la UACM.

La noche del pasado martes 3 de abril, 5 compañeros de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, pertenecientes a la carrera de Ciencias Políticas y Administración Urbana del plantel Cuautepec, fueron atacados vilmente con arma de fuego, en la unidad habitacional el Arbolillo 1, a inmediaciones de la UACM-Cuautepec

Como resultado de los hechos 3 de los jóvenes fallecieron: Héctor Antonio Sarmiento, Miguel Omar Arteaga y Jorge Martínez Olivo; uno se encuentra gravemente herido: Sergio Sarmiento; y otro más fue injustamente inculpado: Carlos Esquivel y puesto en libertad el 5 de abril, después de una serie de manifestaciones de la comunidad de distintos planteles de la UACM en exigencia de su liberación inmediata.

Dichos acontecimientos no son un caso aislado, sino que se suma a la ola de violencia sistémica en contra de los jóvenes a lo largo y ancho del país; los terribles casos de tres estudiantes de cine desaparecidos en el estado de Jalisco; los feminicidios ocurridos al interior de la UNAM; la represión y persecución política en contra de estudiantes en el estado de Chiapas y en las Escuelas Normales rurales de Tiripetio (Michoacán) y Cañada Honda (Zacatecas); además de la desaparición forzada de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa.

El Estado corporativo y fascista en el que vivimos ha dejado claro en los hechos, la implementación de una política de marginación, criminalización y revictimización de la juventud, por medio de todos sus aparatos ideológicos, legales e institucionales.

Ha garantizado las condiciones de descomposición social en cada una de nuestras comunidades y barrios; construye cárceles y cierra escuelas; privatiza el sistema de salud y financia a los cuerpos policiales y militares represores; reduce los programas deportivos, artísticos y culturales y exculpa a los verdaderos delincuentes que nos roban, matan, intoxican y desaparecen.

El caso de asesinato e incriminación injustificada a nuestros camaradas estudiantes atacados recientemente no es producto de la casualidad, es por el contrario, manifestación de una política de Estado en todos los niveles (federal, estatal y delegacional) en la que nos han dejado claro que el pueblo y principalmente la juventud no les interesamos; principalmente los jóvenes trabajadores y estudiantes de clases sociales pobres.

A su vez, la mayoría de los medios de comunicación, como es el caso reciente de los periódicos Excelsior, Universal y Reforma, han jugado un papel de zapa, descalificación, criminalización y revictimización de la juventud. Sin conocer los hechos de forma objetiva y con evidencia empírica, fabrican las noticias a su conveniencia, contribuyen a inculpar a los inocentes y exculpar a los delincuentes. Son cómplices de corrupción y promotores de la descomposición social. Sirven al Estado, son parte de su estructura y no comunican ni informan, a la inversa, desinforman y desorientan.

Aunado a esto, tenemos la pasividad de las autoridades la UACM, principalmente de rectoría, quienes dicen confiar en las autoridades y dada esa confianza se mostraron pasivos ante los hechos.

Con la lógica del mínimo esfuerzo se limitaron a realizar visitas esporádicas y ofrecer demagógicamente el apoyo, pero en los hechos se notó la lentitud a comparación con la presión política y social de la comunidad universitaria realmente preocupada por el caso, quienes desde el primer día organizó recolectas, campañas de difusión, realizó denuncias en medios independientes, fue al Ministerio Público a dar acompañamiento a la familia del estudiante detenido; la solidaridad se desbordó mientras la lentitud de rectoría y la abogacía general de la universidad se limitaban a “estar en el lugar” sin ningún acompañamiento real y efectivo a las familias. No es la primera vez que rectoría actúa de esta forma, es su comportamiento sistémico.

Ante estos lamentables hechos de violencia en contra de la comunidad estudiantil de la UACM, estudiantes organizados de los 5 planteles decimos lo siguiente:

1. Exigimos justicia pronta y expedita para las familias de los estudiantes asesinados y para la Familia del estudiante herido; así como castigo a los culpables.

2. Exigimos castigo a los policías que golpearon e inculparon injustamente al estudiante Carlos Esquivel, mediante la acusación infundada de portar un arma de fuego.

3. Denunciamos la pasividad de las autoridades universitarias (rectoría, abogado general y Consejo Universitario) para brindar un apoyo inmediato y efectivo a las familias de los 5 estudiantes, ya que de no ser por la denuncia de la comunidad organizada de la UACM que emprendió medidas de presión política para liberar al compañero Carlos Esquivel, las autoridades de la universidad no hubieran reaccionado.

4. Denunciamos la campaña mediática emprendida por un sector de la prensa que buscó revictimizar y criminalizar a nuestros 5 compañeros, intentando hacer creer a la opinión pública que se trataba de jóvenes involucrados en la delincuencia organizada.

5. Exigimos de manera rotunda y categórica el cese a la política del Estado mexicano encaminada a violentar de manera sistemática los derechos humanos y la vida de la juventud de este país. Tenemos muy claro que los sucesos de violencia ocurridos la noche del martes pasado no es un caso aislado y que este se suma a una larga lista de agravios; tales son los casos de Isaac Luna García, estudiante de la UACM asesinado el pasado 16 de febrero; o de Belén Montserrat Cortés Santiago, quien se encuentra desaparecida desde el mes de abril del año pasado, aún a pesar de que tanto la PGJ como rectoría de la UACM (Hugo Aboites) hayan afirmado lo contrario.

6. Exigimos el cese a la criminalización, revictimización, asesinato y desaparición de nuestros jóvenes y del pueblo en general. Presentación con vida.

7. Que los gobiernos federal, estatal y delegacional garanticen la seguridad de los estudiantes en cada uno de los planteles de la UACM y de toda escuela pública.

Porque NADA HUMANO ME ES AJENO
ESTUDIANTES ORGANIZADOS DE LA UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE LA CIUDAD DE MÉXICO.






Comentarios

DEJAR COMENTARIO