PUNTA ALTA

HNPB: Crónica de una crisis sanitaria y laboral anunciada

La comunidad de Punta Alta está padeciendo el paulatino vaciamiento del Hospital Naval Puerto Belgrano, donde se atiende a gran parte de la población. Vaciamiento que estas últimas semanas pegó un nuevo salto mientras gobierno y oposición fijan como prioridad del país el pago de la fraudulenta deuda externa.

Jueves 13 de febrero | Edición del día

El 19 de Septiembre del año 2019, hace tan solo unos pocos meses, desde La izquierda Diario denunciábamos la profunda crisis que se cernía sobre el Hospital Naval Puerto Belgrano ( HNPB ), y que presagiaba un futuro inmediato muy desalentador.

Esas amenazas se cristalizaron, a pesar de la asunción de la dupla Presidencial Fernández-Fernández que proponía discursivamente reorientar los recursos hacia los más vulnerables.

En la actualidad el nosocomio se encuentra en una situación crítica, con cierre de salas, cese de prestaciones y una actividad casi nula. Entre las últimas determinaciones tomadas por la Dirección del HNPB podemos mencionar:

  •  Achicamiento de las prestaciones de Laboratorio, limitándolo solo a urgencias.
  •  Derivación de los pacientes internados.
  •  Fusión de servicios.
  •  Cierre de salas, Neonatología, Terapia Intermedia, entre otras salas de alta complejidad.
  •  Falta de insumos estratégicos. -Imposibilidad para recibir nuevos internados.
  •  En las próximas semanas cerraría el área de Oncología y cesarían las guardias pasivas de Neurocirugía.

    Debemos señalar que nada se dice sobre el futuro laboral de los y las trabajadoras que cumplen su jornada en estos servicios, aunque debemos mencionar que sigue vigente el Decreto promulgado por el ex presidente Macri , que prevee la reubicación de las dotaciones de Trabajadores del Estado Nacional. Esta norma establece que el personal podrá ser ubicado en otras reparticiones del territorio Nacional y de no aceptarse la propuesta se considerará su despido sin indemnización.

    En síntesis ante este evidente deshuase del HNPB se esgrimen como causas principales:

  •  IOSFA ( Instituto de Obra Social de las Fuerzas Armadas ), este organismo es el principal sostén del Nosocomio y hasta mediados del año pasado otorgaba una cápita mensual fija por las prestaciones brindadas a los y las afiliadas. Desde Agosto pasado modificó la modalidad de pago a la de Facturación, lo que constituyó un proceso de reorganización administrativa que inició una crisis financiera en el Hospital. La Facturación actual es insignificante ante las erogaciones necesarias para el sostén operativo del Hospital.
  •  DISA ( Dirección de Sanidad de la Armada ), esta repartición se encarga de la financiación de los Hospitales de la Armada, mediante el otorgamiento de subvenciones para su funcionamiento y desarrollo. En el año 2019 redirigió 25 millones de pesos, otorgados en principio al HNPB hacia el Hospital Naval Pedro Mayo, situado en la Ciudad Autónoma de buenos Aires, esta medida selló el destino del Hospital Naval Puerto Belgrano. La conjunción de ambas decisiones, sumadas a las complicidades Institucionales, Políticas y Sindicales han arrastrado al HNPB, desde una calificación de Nosocomio de Alta Complejidad a un presente que nos refleja un cascarón vacío, una estructura fantasma e inactiva como gran parte de los Destinos y la propia Flota de la Armada.

    Estas medidas seguramente explican la situación actual inmediata, pero recapitulando, se pueden evidenciar las mas recientes causas históricas que han llevado al actual deterioro estructural de los diversos estratos del Estado.

    Transformación del Estado productor en un simple Organismo recaudador

    Durante la gestión del ex presidente Carlos Menem, en la infame década del 90, se desplegaron las más crudas medidas neoliberales que hasta ese momento fuesen aplicadas en la Argentina por un Gobierno constitucional.

    En este proceso se modificó el paradigma de Estado, volcando los recursos hacia la Recaudación y abandonando el rol Productor del mismo. Entre las medidas principales destacamos:

  •  Privatizaciones de los Servicios Públicos Esenciales, Transporte, Gas, Electricidad y Agua.
  •  Entrega a capitales privados de la explotación de recursos naturales como la minería y el petróleo.
  •  Destrucción del sistema Público de Transporte Ferroviario. -Precarización laboral y jubilatoria.
  •  Tercerización de servicios de salud, obra pública a empresas creadas para estos espurios negocios.

    En síntesis el nacimiento de lo que se conocería como la Patria Contratista.

    En esos años y al amparo de estas normas se creó la Fundación de Sanidad Naval (FUSANA ), esta empresa facilita a la Armada desde ese momento la contratación, mediante contratos basura de profesionales de la salud a costos mucho más elevados de los que significa la contratación directa de ese personal.

    Estos Trabajadores precarizados aparecen ante el Estado patrón como monotributistas.

    El doble discurso de la "década ganada" y el saqueo macrista

    Este proceso de desguace y saqueo del Estado se profundizó con la Alianza que dejó el Gobierno en la crisis de 2001, y si bien con la llegada al poder de Nestor Kirchner se produjo una reactivación de algunos Organismos del Estado, no se modificó ni un ápice el modelo instaurado por el menemismo.

    Sería en la gestión de CFK que se reestatizarían parcialmente empresas como Aerolíneas Argentinas e YPF, tras el pago de jugosas indemnizaciones a los capitales privados, saqueo histórico que el pueblo trabajador aún sigue pagando.

    En esos días se generaron vacantes para recuperar Organismos Estratégicos del Estado Nacional, todos y cada uno de esos ingresos fueron a través de contratos espurios heredados del menemismo.

    Como hemos descripto someramente las garras de la derecha autóctona siguieron presentes, con sus matices, exfoliando los recursos del pueblo trabajador y priorizando el pago a intereses Internacionales del sistema de opresión capitalista.

    Dentro de este contexto histórico merece un párrafo especial la gestión de Mauricio Macri, que se ocupó de desplegar la más feroz metralla contra los derechos del pueblo trabajador por lo que deberá ser recordado por la historia como el verdugo de la clase trabajadora.

    Durante esta gestión se profundizó el modelo neoliberal capitalista de explotación a niveles solo tolerables por la complicidad delincuencial del peronismo y la burocracia sindical.

    En este proceso se decretó la prohibición del ingreso de personal al Estado Nacional, generando despidos encubiertos a través de Retiros Voluntarios, cierre de Organismos y la propia Baja Vegetativa.

    A raíz de estas medidas y ante la falta de personal se profundizó la contratación a través de empresas privadas que generaban erogaciones fantásticas para las arcas públicas.

    Podríamos seguir enumerando medidas de los gobiernos que alternaron el poder en estas últimas décadas pero es nuestro interés solo dejar en evidencia que, como hemos dicho, a pesar de los matices, prevaleció un mismo hilo comunicante, con un rol claro y definido que fue el de favorecer a los mismos capitales históricos enriquecidos a expensas de la opresión de la clase trabajadora. Durante los últimos 4 años, mientras se fugaron cientos de miles de millones de dólares, deuda incluída, el HNPB se iba desguarneciendo ante la pasividad cómplice de ATE.

    Revertir esta situación depende en gran medida de la lucha de sus trabajadores y usuarios. En este sentido, es imprescindible que el sindicato discuta democráticamente un plan de lucha para salvar al HNPB y abandone la orientación de "reuniones informativas" donde la conducción se limita a poner paños fríos ante la preocupación genuina de las bases.

    Salud pública o buitres

    El caso del saqueo y desguace del HNPB es un claro ejemplo de que mientras el Ejecutivo Nacional prioriza el pago a los buitres honrando una deuda no auditada , ilegal, ilegítima y fraudulenta, no habrá espacio para la recuperación de áreas sensibles como la Salud, la Educación y el Trabajo genuino.

    En síntesis como hemos visto la continuidad de un plan sistemático de pulverización del Estado ha sido instaurado y sostenido por las diversas fuerzas alternantes en el poder, con la absoluta convicción de favorecer a los grupos económicos más concentrados y establecer en todos los estratos del Estado negociados que solo beneficia a unos pocos y se sostienen en un marco de precarización y explotación legalizado desde las entrañas mismas de la casta política, apuntalada por la burocracia sindical.

    En este caso, se trata de uno de los dos hospitales con los que cuenta una ciudad de mas de 70000 habitantes. Si bien es un nosocomio Naval, cumple un rol importante para el conjunto de la población ya que se trata de el único de alta complejidad en el distrito. A raíz de la crisis arriba expuesta, son cada vez mas los pacientes derivados a la vecina ciudad de Bahía Blanca. Se trata de un ejemplo de cómo orientar el conjunto de la economía al pago de la fraudulenta deuda externa va en perjuicio de derechos fundamentales del pueblo trabajador como el acceso a la salud pública.

    Es por todo lo expuesto que desde el PTS en el Frente de Izquierda exigimos:

  •  Inmediata convocatoria desde la Asociación Trabadores del Estado a asambleas resolutivas con el objetivo de determinar medidas concretas para la reactivación del Hospital Naval Puerto Belgrano y un plan de lucha con ese fin.
  •  Fin de la precarización laboral de los Trabajadores del HNPB.
  •  Inmediato pase a planta de los mas de 300 contratados, que representan mas del 50% de los trabajadores del Nosocomio.
  •  Disolución de la Fundación de Sanidad Naval, ofreciendo a sus Trabajadores el pase a planta permanente.
  •  Finalización de la tercerización de servicios.
  •  Gestionar convenios con otras obras sociales para que las prestaciones del HNPB lleguen a una mayor población, incluso a personas sin cobertura médica, mediante convenios con el Ministerio de Salud de la Nación.
  •  Generar vacantes para ingresos de personal a todas las áreas afectadas por la baja vegetativa.
  •  La inmediata derogación del Decreto promulgado por el Ejecutivo Nacional que prorroga por 180 días la inhabilitación para la incorporación de nuevo personal a las diversas reparticiones del mismo.

    Para finalizar sostenemos que es imprescindible invertir las prioridades dando vital importancia a la reinversión de fondos en áreas vitales como la Salud, la Educación, el Desarrollo genuino del Empleo y la recomposición salarial inmediata de los haberes de trabajadores activos y pasivos. Estos fondos solo se obtendrán declarando el no pago de la deuda a los acreedores internacionales.







    Temas relacionados

    Punta Alta   /    Crisis de la salud pública   /    Provincia de Buenos Aires

  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO