Internacional

A 50 AÑOS

Guerra árabe-israelí: Los 6 días que conmovieron a Medio Oriente

Se cumplen 50 años de la Guerra de los 6 días, cuando de 5 al 10 de junio de 1967 Israel inicia su “guerra preventiva” contra la coalición árabe conformada por Egipto, Siria, Jordania e Irak. Esa guerra fue un punto de inflexión para el conflicto entre el Estado sionista de Israel y el pueblo palestino.

Lunes 5 de junio | Edición del día

El antecedente de esa guerra fue la exigencia a la ONU, de parte del régimen egipcio comandando por el general nacionalista Gamal Abdel Nasser, de que retirara sus tropas de la península del Sinaí (territorio perteneciente a Egipto).

Las Naciones Unidas apostaron a su ejército en esa región luego del tratado de armisticio firmado en 1956 como resultado de la guerra del Canal de Suez que el Estado de Israel inició, junto a Gran Bretaña y Francia, invadiendo Egipto, como respuesta a la nacionalización de ese estratégico paso. En los últimos días de mayo de 1967 Nasser movilizó a sus tropas hacia la frontera y luego bloqueó el estrecho de Tirán (que debe su nombre a la isla de Tirán mediante la cual se controla el acceso a los puertos de Ilat, en Israel, y Aqaba, en Jordania).

Ya el 30 de mayo de ese año, el rey Hussein de Jordania, ante la gran simpatía de las masas jordanas hacia la lucha del pueblo palestino, abandona su tradicional posición de alianza con los países imperialistas y se une a la coalición Egipcia-Siria.

El 4 de junio es Irak el que también se suma a dicha coalición. Las fuerzas de los ejércitos árabes eran muy superiores en número a las del Estado de Israel: Egipto había desplegado 240.000 soldados en la frontera, a los que se sumaron más de 300.000 entre sirios, jordanos e irakíes; 957 aviones y una división de tanques con 2.500 unidades. Los servicios secretos sionistas infiltrados en Egipto, proporcionaron la ubicación exacta de esas fuerzas. Esa información fue clave para que iniciara su “guerra preventiva”, con Isaac Rabin como jefe del Estado Mayor de sus fuerzas armadas (Tzahal).

Pero también los servicios secretos israelíes informaron acerca de que el general Nasser dejó la madrugada de ese 5 de junio todos los aviones sin camuflaje, dejó sin defensa adecuada el estrecho de Tirán, ni siquiera apostó ametralladoras en la costa. Lo cual daba la pauta de que la movilización de todas esas tropas no tenía el objetivo serio de un ataque, sobre todo luego de que Rusia, por medio de su embajador en Egipto, le comunicó a Gamal Nasser la advertencia de que su país no iba a permitir que la coalición árabe abriera fuego contra el Estado de Israel. El dictador egipcio se arrodillaba ante las órdenes de Rusia y procedía a hacer lo que todos los manuales militares desaconsejan: mostrar las fuerzas al enemigo, sin estar dispuesto a atacar.

Así es que hoy, hace 50 años, Israel daba inicio a un feroz y relámpago ataque que duró tan solo 6 días y dejó entre los árabes 23.000 muertos, 45.000 heridos, 6.000 prisioneros y más de 400 aviones derribados. Mientras que las bajas israelíes fueron de poco menos de 800 soldados, 2.500 heridos, 15 prisioneros y 46 aviones sacados de circulación. Con el resultado de haber anexado, luego de esa semana, Cisjordania; la Franja de Gaza; Jerusalén oriental; los Altos del Golán y la península del Sinaí. Fueron territorios ocupados por el proyecto de “Hogar nacional judío”, que representa el Estado de Israel.

Es por eso que ese día se recuerda en el mundo árabe como “Naksa”, el retroceso. Fue esta guerra, como punto de inflexión, junto a la alianza estratégica con Estados Unidos lo que le dio al Estado de Israel –y continúa otorgándole–, un poder de fuego superlativo en la región.

A ese poderío militar (y al robo de territorio) se refería hace pocos días el primer ministro israelí Netanyahu, recordando esa guerra, cuando decía que fue “una de las mayores victorias en la historia de Israel”.

Los territorios ocupados como producto de la guerra de los 6 días

En 1982 el Estado de Israel devuelve la península del Sinaí a Egipto, producto de las negociaciones selladas en el acuerdo de Camp David en 1979 entre Aswar El Sadat (presidente egipcio), Menachen Begin (primer ministro israelí), a instancias del gobierno norteamericano de Jimmy Carter. La firma de este acuerdo en realidad no hizo más que favorecer a Israel. A cambio de devolver el Sinaí, territorio que no le pertenecía, Egipto se convierte en el primer país árabe en reconocer al Estado de Israel, solo podría dejar un número limitado de fuerzas militares en la región, a pesar de que la letra del acuerdo hablaba de una plena soberanía para Egipto, de ese territorio. Además dejaba establecido que el canal de Suez sería zona franca para el paso de embarcaciones israelíes o las que tuvieran a ese país como destino.
Con respecto a los Altos del Golán, esa meseta ubicada en las fronteras entre Israel, el Líbano, Jordania y Siria, 6 años después de la Guerra, en 1973, el Estado de Israel devuelve a Siria solo el 5% del territorio (tan solo 90 km, del total de 1800 que abarcan los Altos). Hoy día permanece ocupada por el Estado judío en un 60%, el resto está bajo vigilancia de lo que lleva el elocuente y cínico nombre de Fuerzas de las Naciones Unidas de Observación de la Separación (UNDOF, por sus siglas en inglés).

Recién en 2005 el ejército de ocupación israelí se retira de la Franja de Gaza, gobernada desde 2006 por Hamas. Allí viven 2 millones de palestinos en un territorio de 365 km2. Ese pequeño territorio palestino (similar por su extensión a dos partidos de Moreno, que para darnos una idea sumando dos veces su población alcanza a menos de 1 millón de personas) es sometido por Israel a un control de los cielos, el acceso al mar y cierres terrestres. De ahí su denominación de la mayor cárcel a cielo abierto.

En Cisjordania, que antes de la guerra estaba bajo control jordano, donde actualmente viven 3 millones de palestinos y 420 mil colonos judíos, Israel también proclamó que en aras de la paz devolvía ese territorio. Lo cierto es que después de los acuerdos con la Autoridad Palestina (primero con Arafat, más tarde con Abbas), se estableció una partición de ese territorio en zonas A, B y C. Donde la zona A tiene el control administrativo y de la seguridad bajo la Autoridad Palestina; la zona B está controlada militarmente por Israel y el gobierno de Abbas solo tiene el control administrativo y la zona C está totalmente controlada por el Estado de Israel.
Jerusalén Oriental (Jerusalén Este), desde que fue ocupada en 1967 continúa bajo dominio israelí, anexándola en 1980. Actualmente más de 200 mil colonos viven ahí.

Como vemos, la Guerra de los 6 días sí significó un verdadero punto de inflexión para el conflicto árabe palestino, donde las potencias imperialistas con EEUU a la cabeza apoyaron tanto política como militarmente al Estado sionista, cuya marca de nacimiento fue la ocupación y anexión de territorios en base a asesinatos, robo de propiedades, expulsiones de población. Así fue avanzando el llamado ejército de “defensa” sionista.

Por eso, el planteo de tan solo volver a las fronteras del 67 es engañoso y no puede más que redundar en la continuación del perjuicio para los palestinos, pues las fronteras de Israel desde 1948 a la actualidad, fueron creadas mediante resolución de las Naciones Unidas, con el acuerdo de las potencias vencedoras de la Segunda Guerra Mundial: Gran Bretaña (quien fue el imperialismo ocupante hasta que el Estado de Israel tomó posesión) y EEUU que vio una excelente oportunidad de tener allí a un socio que garantizara la hegemonía militar en Medio Oriente.








Temas relacionados

Guerra de los seis días   /    Estado de Israel   /    Historia   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO