Juventud

Ideas Desde la Universidad

Guernica: “Sin vivienda, no hay salud ni educación”

Entrevistamos a Nicole, estudiante de la Universidad de Buenos Aires, que se encuentra junto a miles de familias reclamando por el derecho a la vivienda en la toma de tierras de Guernica. Frente a la orden de desalojo y la campaña demonizadora y estigmatizante del gobierno y los medios de comunicación hegemónicos, escuchamos el duro relato de su pelea. La siguiente entrevista es un adelanto del Dossier “Ideas de la Universidad” número 14, que saldrá el miércoles 7-10.

Eugenia Cordoba

Estudiante de Medicina UBA

Martes 29 de septiembre | 23:27

Si varias personas se acercan a la YPF de Guernica, en 15 minutos tenés un operativo policial. Las únicas cámaras que graban el día a día de la lucha de los vecinos del barrio por su derecho a la vivienda son las de la Izquierda Diario y otros medios independientes. La policía vigila la entrada y salida de quienes residen allí, los amedrenta, les corta la luz. Son días duros cuando las lluvias arrecian las casas precarias.

Pero la solidaridad se fortalece día a día. Dentro y fuera del barrio. Los vecinos de la toma se organizan, quieren un techo para su familia. Hacen asambleas, se solidarizan entre ellos con lo poco que tienen. Afuera llegan cientos de trabajadores y estudiantes trayendo una colecta inmensa que muestra el apoyo conseguido. Se unieron desde distintos puntos de Buenos Aires para solidarizarse con los vecinos de Guernica: Desde Zona Sur, trabajadores petroleros, ferroviarios, aeronáuticos de Ezeiza, de Coca-Cola, la Metalúrgica Gotan y de Siam, del Hospital Alende, jóvenes repartidores, de call center, y comercio, trabajadoras de casas particulares y docentes de distintos distritos; desde Zona Norte, estatales y judiciales de San Isidro, la agrupación Bordó de las plantas Victoria y Pacheco de Mondelez, la agrupación Naranja de los ferrocarriles Mitre y San Martín, la Granate del SUTNA, el Comité de trabajadores y trabajadoras de Pilar, de Siderca, de Pilkington, de Pilkington y de telecomunicaciones, la fábrica gráfica bajo gestión obrera Madygraf hacen su presencia;

Telefónicos, aeronáuticos de Aeroparque, del Subte, distintos hospitales y dependencias estatales y municipales, docentes de distintos niveles y también universitarios, así como jóvenes de la Red de Precarizadxs e informales: de casas particulares, repartidores, call center, entre otros, junto a las trabajadoras del Hospital Garrahan, de CABA. Y por último, una gran delegación obrero-estudiantil desde La Plata, Berisso y Ensenada.

Los grandes ausentes son los principales sindicatos y centros de estudiantes dirigidos por el Peronismo y Cambiemos que dejan pasar la política represiva y estigmatizadora del gobierno.

La enorme jornada llena de moral a los vecinos, que se acercan al pasamanos interminable con las donaciones que tanto les hacen falta. Llenar de solidaridad la lucha ante el desalojo que quiere realizar el gobierno provincial de Axel Kicillof y que cubren con mentiras los medios hegemónicos es importantísimo para que triunfe esta lucha. Allí dentro nos espera una joven de 25 años, estudiante de la Universidad de Buenos Aires, que se encuentra luchando por una vivienda para ella y su familia: Nicole.

Queríamos agradecerte por tu tiempo y preguntarte qué los motivó a participar de la toma de Guernica.

Principalmente la falta de empleo y el hecho de tener que elegir entre pagar la comida para nuestros hijos y pagar el alquiler. Hicieron un censo el otro día y más del 70% de las familias que están ahí nos quedamos sin laburo, incluyéndome. Trabajaba en casas particulares con personas mayores y cuando empezó todo esto, a principio de abril, me despidieron. Vivo con mi hija y mi pareja que perdió el laburo después que yo. Él trabajaba en el sector gastronómico. Cada vez se nos hizo más complicado pagar el alquiler.

¿Cómo es la situación allá? ¿Cómo se vienen organizando? Los medios de comunicación hegemónicos hasta el momento vienen haciendo una campaña en contra de la toma diciendo que están manipulando a las familias.

Es una situación totalmente diferente a la que plantean los medios, que dicen que hay punteros, que estamos por plata, que nos acusan de criminales. Pero no, hasta el día de hoy no han presentado un solo papel quienes se reclaman los dueños. Hay una empresa que dice ser dueña de estos predios para hacer countries y barrios privados.

La situación en la toma es muy pesada y muy dura. Se pasa frío, se pasa hambre, se pasan muchas necesidades. Pero a la vez también se ve mucha solidaridad de parte de todos los vecinos que a veces sin conocernos entre todos nos ayudamos, nos damos una mano. El espíritu de solidaridad que se ve adentro es increíble.

Nos venimos organizando a través de grupos de WhatsApp, a través de asambleas, de charlas. Entre todos los vecinos nos convocamos, cuidamos a los pibes entre todos y creo que es mucha la organización que hay adentro y mucha solidaridad sobre todo. Tenemos delegados y discutimos entre todos cómo colaborar y cómo avanzar porque queremos nuestro derecho a la vivienda.

¿Cómo es la situación de las mujeres? Entiendo que en el censo que se había realizado, saltó que muchas de ellas habían sido víctimas de violencia de género. ¿Se vienen organizando?

La situación de las mujeres es muy pesada por el hecho de que muchas de ellas se fueron de sus casas precisamente por violencia de género. Se ven muchas madres solteras, con hijos, inclusive la violencia de género también se ve ahí adentro.
Pero las que mueven todo ahí somos las mujeres: las que nos organizamos, las que hacemos reuniones. Como dije, estamos pendientes de los chicos, de que se distribuya el alimento, que estén los comedores. Sin ir más lejos las mujeres son las que los arman y se encargan de distribuirlo. La organización de las mujeres es la que más presente está.

Inclusive también entre las mujeres del barrio nos organizamos e hicimos una carta para las ministras y el propio gobierno explicando la situación de cómo se vive adentro y las dificultades que tenemos. El día a día es muy duro, no solo por estar solas, sino porque también tenemos que cuidar a los chicos y organizar la casa.

Quería preguntarte dos cosas: ¿Se acercaron medios de comunicación a hablar con ustedes? Y la otra, ¿Qué sectores vienen apoyando la toma? ¿Cómo están reaccionando los vecinos?

Mirá, los medios de comunicación hegemónicos que se acercaron al principio fueron pura y exclusivamente para demonizarnos. Nos llamaron delincuentes, que estábamos organizados a través de punteros, lo cual quiero dejar en claro que es todo mentira. Actualmente no se acercan precisamente porque la gente está cansada de todo lo que se dijo en su contra.

Tenemos mucho apoyo del Frente de Izquierda, de la izquierda Diario que viene bancando la toma desde el principio y mostrando todo el tiempo la realidad que se vive ahí que es contraria a la que se muestra en los medios hegemónicos. También los medios de comunicación independientes que están transmitiendo la realidad.

En cuanto a la reacción de los vecinos alrededor de la toma, tenemos toda la onda, todo el apoyo, nos ayudan para hacer las compras, tengo entendido que la policía los obliga a cerrar sus kioscos para evitar que se compre mercadería, como hielo. En ese sentido el apoyo de los vecinos es muy bueno.

Las organizaciones como #Ni una Menos, las organizaciones de izquierda, sectores de estudiantes y de trabajadores que nos trajeron las donaciones, desde los médicos, docentes, trabajadores estatales nos vienen apoyando y me pone muy contenta su apoyo.

¿Cómo es la comunicación con el gobierno? ¿Qué están haciendo?

El gobierno dio una respuesta concreta que es básicamente defender la propiedad privada. No recibimos ninguna propuesta concreta para resolver el problema de la vivienda. Nos ofrecen plata, nos dicen que van a garantizar una vivienda. Pero estamos cansados de las mentiras. Dijeron que iban a traer baños químicos, que se comprometían. Pasaron 3 meses y no trajeron nada. Hace aproximadamente 20 días fue el primer combo de mercaderías que recibimos, teniendo en cuenta que la toma lleva tres meses, y básicamente lo único que piden es que se desaloje el lugar de manera pacífica y no hay ningún tipo de respuesta concreta ni de parte del gobierno nacional ni mucho menos del gobierno provincial para resolver este problema de la falta de vivienda.

Pero a la vez no se ve ninguna respuesta favorable, ellos solo hablan de desalojo. Nos dicen que quieren poner a Sergio Berni a la cabeza de la represión, que nadie va a poder filmar y que nos van a poner causas penales a los que no nos vayamos de ahí.

Hay una campaña en los medios que dice que no aceptamos nada del Estado y no es cierto. Nosotros queremos una mesa de diálogo abierta para todos los vecinos y encontrar una resolución, aceptamos los bolsones de comida que trajeron, no queremos el desalojo.

Más allá del abandono del gobierno nacional, ¿tienen alguna comunicación con algún ente estatal? Entiendo que la policía está ahí, amedrentándolos.

Sí, la policía amedrenta desde el día uno, desde romper la mercadería para que no ingrese, cortar el agua, atrapar a la gente que viene y llevarla presa por 48 horas... Comunicación con la parte estatal no hubo mucha. De parte de la señora Blanca Canteros no hay ningún tipo de comunicación ni ninguna intención de hacer un trato básicamente. Nosotros nos manejamos desde adentro con lo que podemos y con las distintas organizaciones que nos vienen dando una mano. Pero de parte del gobierno, ningún tipo de diálogo.

¿Qué perspectiva tenés de la toma? ¿Cuál es tu expectativa?

La expectativa que tenemos de la toma es básicamente luchar por una vivienda digna. Como dije, la mayoría de la gente que estamos ahí es porque nos quedamos sin laburo, no tenemos un techo, no tenemos acceso a la salud. Y tenemos bien en claro que peleamos por un derecho que nos corresponde, que es el derecho a la vivienda, a la tierra, tanto para nosotros como para nuestros pibes.

  •  Participamos muchos estudiantes de esta jornada solidaria, y desde el Dossier de Ideas de la Universidad nos llamó la atención tu caso, porque suele invisibilizarse mucho lo expulsiva que es la Universidad para los jóvenes que viven situaciones de vulnerabilidad laboral o social ¿Vos por qué tuviste que dejar?

    Tengo una muy buena experiencia en la Universidad pero a la vez es muy pesada la cursada por el hecho de tener que laburar y estudiar. Además de eso, tengo una nena de 4 años y a veces se nos complicaba con quien dejarla, quien la llevaba, quien la traía al colegio. Entre eso y el laburo fue muy pesado sostenerlo.

    ¿Te gustaría volver a estudiar?

    Obvio. Me encanta estudiar y es un propósito que lo tengo bien en claro. Primeramente me gustaría tener un techo donde vivir, y un trabajo donde desempeñarme. Pero estudiar está en mis proyectos. No solamente el mío. Adentro hay muchísimos pibes que nos quedamos sin poder cursar. Los niños inclusive no pueden estudiar. Así que básicamente sin un techo no hay salud, y no hay educación. Pedimos el derecho básico a la vivienda. Y con eso todos los derechos básicos que conllevan.

    ¿Qué opinas que podrían hacer los centros de estudiantes de la Universidad en apoyo a las familias de Guernica? ¿Las autoridades hicieron algo?

    Mira, se podría hacer mucho. Ya desde el hecho de participar, organizarse y bancar a la gente que estamos ahí adentro ¿no? Es una pelea que le pertenece a toda la clase trabajadora. Las autoridades no hicieron nada que yo sepa.
    Como dije, sin vivienda no hay educación ni salud. Entonces es una pelea en conjunto que yo como estudiante de la UBA, me siento con el poder de decir que no podemos estudiar, teniendo un presidente que es profesor de la UBA, me parece totalmente irónico. Y también que los centros de estudiantes de la UBA no participen. Así que nada, me parecería hermoso y vamos a recibir siempre con la mejor onda todo el apoyo que venga desde afuera ya sea estudiantes, trabajadores y organizaciones. Es lo que nos da fuerza también a seguir luchando, todos por una misma causa, ¿no?

    ¿Qué les dirías a todos los jóvenes que están leyendo esto?

    Les diría que tienen que pelear, que en este país lamentablemente si no peleas por lo tuyo, te pasan por encima. Gobierno tras gobierno venimos viendo como a la clase trabajadora, a los más vulnerables siempre se nos saca lo poquito que tenemos. Nos sacaron el trabajo, nos sacaron la educación y ahora nos quieren sacar el derecho a la vivienda. Entonces a todos los jóvenes les quiero mandar mucha fuerza y decirles que se atrevan a seguir luchando. Que si no se pelea, no se consigue nada.







    Temas relacionados

    #IdeasUniversidad   /    Guernica   /    Derecho a la vivienda   /    Juventud

  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO