Sociedad

La Matanza

González Catán: nueve horas de cola para pagar impuestos

Tras el cierre de varios locales, la sucursal de Pago Fácil del shopping de González Catán desbordó hoy de personas que estuvieron varias horas esperando para pagar sus impuestos.

Yanis Bazán

Docente precarizada - Piedas - La Matanza

Miércoles 15 de abril | Edición del día

Mientras Alberto Fernández junto con la presencia del gobernador Axel Kiciloff y el intendente Fernando Espinoza anunciaba en La Tablada los refuerzos de gendarmería, en González Catán cientos de personas hicieron colas durante varias horas en el Pago Fácil del shopping tras el cierre de varias de las sucursales de pago. Al llegar, las personas se encontraron con que solamente se otorgarían 200 números y que, de acuerdo a la disposición municipal, sin barbijos o “tapabocas” no serían atendidos. Muchos de ellos llegaron al lugar alrededor de las 7 de la mañana y pudieron realizar sus pagos recién las 16 hs, casi nueve horas para poder pagar sus servicios y demás cuentas.

El uso obligatorio de barbijos para poder circular es una medida que se está implementando en casi todos lados, pero el municipio no hizo ningún tipo de distribución de los mismos. Esto se suma a la interminable lista de insuficiencias en La Matanza, en donde las escuelas no cuentan con los bolsones suficientes para cubrir la totalidad de sus matrículas, en donde las familias no cuentan con cloacas ni agua corriente, hay desinversión en obras públicas y las consecuencias se padecen en cada inundación y los centros de salud se encuentran carentes de recursos.

Te puede interesar: Del Caño: "Es necesario un impuesto a las grandes fortunas en medio de esta emergencia sanitaria"

En el territorio matancero muchos de los habitantes que tienen trabajos precarios cuentan las monedas para poder comer día a día, a veces ni siquiera llegan a fin de mes. Son miles de personas que tienen que pagar los servicios como agua, luz y gas y tratan de no tener intereses por demoras de pago. Muchas de estas personas abonan sus facturas en forma presencial y estas sucursales solo permiten el pago por tarjeta de débito, por lo que no podrán pagar a tiempo y se les generarán intereses.

Luego del inicio de la cuarentena, miles de trabajadores se encuentran suspendidos y despedidos mientras las multinacionales se siguen beneficiando y acrecentaron sus fortunas a costa de esta crisis sanitaria. Las empresas de servicios como Edenor, que se llenan los bolsillos con subsidios del Estado, las proveedoras de cable e internet como Telecentro, que recientemente aplicó un incremento en su factura, solo piensan en sus ganancias mientras los usuarios apenas llegan a fin de mes. El distanciamiento social en tiempos de cuarentena por COVID 19 parece que tiene sus límites cuando los jubilados están expuestos en las colas de los bancos y cuando cientos de personas tienen que pagar los impuestos haciendo horas de cola

La prioridad es la salud y la calidad de vida de las personas y no el pago de impuestos mientras ni siquiera llegan a fin de mes. Es necesario que el gobierno implemente una medida fundamental, que cada persona reciba un sueldo de $30.000 para poder cubrir sus necesidades básicas y las de sus familias. Esto podría realizarse si se tocara y aumentaran los impuestos a las grandes fortunas y a empresas como las que están recibiendo puntualmente los pagos de los usuarios mientras siguen siendo subsidiadas por el Estado, tal como el proyecto que propusieron Nicolás del Caño y Romina del Plá. Es urgente tomar medidas de este tipo.







Temas relacionados

Covid-19   /    La Matanza   /    Gonzalez Catán   /    Zona Oeste del Gran Buenos Aires   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO