Cultura

A 15 AÑOS DE SU MUERTE – PARTE I

George Harrison: El Caballo Oscuro

Fue el Beatle callado, el compositor opacado por la genialidad de Lennon-McCartney, el precursor del sonido étnico y de los conciertos a beneficio, el eterno y solidario buen amigo.

Edgardo Videla

Delegado Comisión Interna de Cuyoplacas | Mendoza

Martes 29 de noviembre | 17:26

George Harold Harrison French, nació el 25 de febrero de 1943 en Liverpool, Inglaterra, en el seno de una familia de clase obrera, cuyo padre renunció a su trabajo de marino para pasar más tiempo con su familia y se convirtió en chofer de colectivo. Harrison, concurrió a la escuela primaria en el mismo establecimiento que John Lennon pero nunca se conocieron de niños. En la secundaria conoció a Paul McCartney, con quien mantendría mayor cercanía.

En la adolescencia, como a todos los adolescentes de la pos guerra, la llegada del rock and roll le transformó la vida. George se obsesionó con las guitarras y, con la desaprobación de su padre y la complicidad de su madre alcanzó, primero una usada, con la que se esforzó por aprender, y luego una nueva, de muy buena calidad. Junto a un hermano y un amigo formó The Rebels en 1958, tocando, lo mejor que podían, temas de Elvis Presley, Loonie Donegan, Buddy Holly, entre otros. Al año siguiente dejó la escuela y comenzó a trabajar, con 16 años, como aprendiz de electricista.

Había visto a The Quarrymen, un grupo juvenil de Liverpool algo más profesional que el suyo, en el que tocaba su amigo Paul McCartney junto a John Lennon y otros músicos. A instancias de Paul y con cierta reticencia por parte de Lennon, Harrison se unió al grupo en 1959. Lejos de ser un virtuoso, George en ese momento conocía más acordes que Lennon y McCartney y sabía hacer algo que nadie hacía en The Quarrymen: solos principales de guitarra.

La historia de como The Quarrymen pasaron a ser The Beatles y como influyeron en la juventud y la cultura del Siglo el XX, es bastante conocida.

Un músico intuitivo

Para George Harrison atravesar la Beatlemnía fue un tormento, le costaba mucho lidiar con la fama, sentía que su oficio de músico era bastardeado por fanáticas chillonas, de hecho llegó a la agresión física hacia algunos fans. En esta etapa contrajo matrimonio con la modelo Patty Boyd, a quien conoció durante el rodaje de la primera película de Los Beatles. Por su carácter introvertido la prensa lo bautizó como el Beatle callado. Abandonar los conciertos en 1966 le trajo algo de paz, y comenzó a interesarse por la cultura y la religión hindú, que influiría definitivamente en su vida y por consiguiente en su música.

Harrison no tenía voluntad de componer sus canciones, cuando Los Beatles comenzaron a grabar discos en 1962, grabó en el primer álbum dos covers, de los que cantaba en las presentaciones en vivo, “Chains” y “Do you want to know a secret”, esta última compuesta por Lennon para George.

Jugó con la idea de comenzar a componer y el resultado fue “Don’t Bother Me”, que fue grabado en “With The Beatles” de 1963. Desde ese momento, si bien no tomaba la composición de la misma forma que Lennon y McCartney, fue creciendo y forjando una identidad propia en sus aportes, pero en la primer etapa hasta 1965, su mayor aporte fue enriquecer los temas de John y Paul, como se aprecia en el exquisito arreglo de “And I Love Her” (A Hard Day’s Night, 1964) de Paul McCartney, en el toque griego del arreglo de guitarra en “Girl” de Lennon (Rubber Soul 1965), o el innovador arreglo de wha-wha , o pedal que acompaña su dulce canción “I Need You” (Help,1965). Harrison fue el primer músico occidental en introducir sonidos de la música étnica en la música pop, embelleciendo a “Norweigean Wood” de Lennon (Rubber Soul, 1965), y componiendo sus propios temas, en base a estos sonidos como “Love you to” (Revolver 1966).

A partir de 1966 su trabajo como compositor fue creciendo, introdujo la crítica política a la obra de Los Beatles en “Taxman”. Para 1967, ya influenciado por la espiritualidad del hinduismo, aportó una hermosa letra enmarcada en sonidos de la India, “Whitin or Without you”, al soberbio álbum “Sarget Peppers Lonely’s Hearts Club Band” y destaca en 1968 “While my gitar gently weeps”, con la participación de Eric Clapton, en el Álbum Blanco, para brillar hacia el final de Los Beatles, tanto como Lennon-McCartney, con la romántica “Somehing” y con “Here Comes the sun”.

Adiós al Beatle callado

Con su primer trabajo solista, “All things must pass” (Todo debe pasar), George Harrison ponía en claro que cerraba definitivamente una etapa. Pasó de ser el Beatle callado a ser la figura que convocaba a infinidad de músicos para trabajar en conjunto, y cada uno de ellos lo definía como un ser humano muy cálido. También se reflejó en su obra, Phil Spector, amigo y productor del disco, quien declaró que Harrison le mostró literalmente un centenar de canciones, todas de muy buena calidad, acumuladas, ya que no tenían espacio en los álbumes de Los Beatles.

El resultado fue un disco triple que apareció en noviembre de 1970 que, además de contar con Spector, toda una leyenda como productor, contaba con la participación de Eric Clapton, Billy Preston, Ringo Starr, y unos cuantos más. Destacan joyas como “My sweet Lord” que se convertiría en número 1 en los charts, “What is life”, la bellísima y profunda “Beware of Darkness”, “All thing must pass”, en un álbum triple de alto vuelo.

La salida al ruedo de Harrison solista, estuvo rodeada del apoyo de sus amigos y de la liberación de poner por primera vez su creatividad en el primer plano de la obra. La portada es toda una alegoría, con George sentado con cuatro enanos de jardín a su alrededor.

Precursor solidario

Aprovechando su pico de popularidad, en 1971 organizó junto a su amigo, el músico hindú Ravi Shankar, el “Concert for Bangladesh”, el primer festival de rock con fines solidarios de la historia. El objetivo era ayudar económicamente a los refugiados de Pakistan del Este.

Se organizaron dos conciertos con los amigos de Harrison, Billy Preston, Eric Clapton, Leon Russell, Badfinger, Ringo Starr, Bob Dylan, y Ravi Shankar. McCartney declinó la invitación, aduciendo que era muy pronto para una reunión Beatle, sobre todo sabiendo que Lennon también estaba invitado, aunque Lennon declinó, al saber que su esposa, Yoko Ono, no fue invitada a subir al escenario.

Todo terminó con un álbum triple, una película, y las ventas del sencillo “Bangladesh”, todo administrado por Unicef. Hubo quejas de los refugiados por la demora en la llegada de la donación.

El mundo material y otras vidas

Después de colaborar en discos de todos sus amigos (incluido en Imagine de Lennon), comenzó su segundo disco de estudio “Living in the material World” (1973), con una intensa lirica espiritual y con una producción menos elaborada, debido a la ausencia de Phil Spector, pero con un nuevo séquito de amigos secundándolo, “Give me Love (give me peace on heart), es una joyita que le valió su segundo número 1 en las listas. Y “Sue me Sue you Blues” sería una burla al conflicto por regalías que McCartney había iniciado al resto de Los Beatles.

Hacia 1974 Harrison atravesaba el fin de su matrimonio. Su esposa Patti Boyd, harta de las continuas infidelidades, rompía la relación y se unía en pareja con Eric Clapton. Aunque esto no afectó la colaboración amistosa entre ambos guitarristas, en su siguiente álbum esto se nota, de alguna manera. “Dark Horse” significó un retroceso en la carrera de George, dentro de una etapa donde volvió a descontrolarse con el alcohol y la cocaína y se alejó de la religión hindú.

Intentó lograr un sonido soul en “Dark Horse” y en varios temas se nota tristeza o resentimiento por su separación, (“So Sad”, “Simply Shady”). La prensa calificó de desastroso al álbum y a la gira presentación por USA.

Para Harrison fue un alivio, volver a casa en Los Angeles, y comenzar a trabajar en “Extra Texture (Read All About It)” que saldría a la venta en 1975. El álbum está inundado por la depresión, los excesos, y la culpa de haberse alejado de la espiritualidad, lo que se refleja en “Grey Cloudy Lies”, en otras canciones como,”World of Stone”, en donde la autocompasión es desesperante.

“Thirty Three & 1/3” de 1976, fue el primer álbum lanzado por su propio sello Dark Horse, con lo que la difusión fue mejor a los anteriores. Harrison estaba aportando dinero para proyectos cinematográficos de los Monthy Phyton y estos artistas dirigieron tres videos del álbum.

En medio de la grabación su estilo de vida le pasó factura, y fue aquejado por una severa hepatitis, de la que se recuperó con el cuidado de su asistente Olivia Arias, quien más tarde sería su esposa. Además fue demandado por plagiar “He’s so fine” (1963) de The Chiffon´s, en “My Sweet Lord” (1970), en honor a la verdad, el tema es casi igual con una variación en el tempo, de hecho Harrison debió indemnizar a Robet Mack, autor de “He´s so Fine”.

La hepatitis provocó que George abandonara los excesos y conociera a Olivia, esto se refleja en la canción “True Love” de Cole Porter y en su video en donde ironiza acerca de una chica, a la que Harrison entrega su corazón y ella lo tira, para besarse luego con el ángel de la guarda del que habla la canción. En “Crackerbox Palace” relata la casa de su comediante favorito y el incidente del juicio por plagio es parodiado de manera genial en el tema “This Song”, que a su vez plagia a “Sugar Pie Honey Bunch”(1965) de Los Four Tops, y donde se ve una sátira del proceso judicial en el video.

La crítica tomó a “Thirty Three & 1/3”, como un regreso triunfal de George Harrison a la normalidad.

George se tomó luego de esto un par de años de receso, para regresar en 1979. Etapa que reflejaremos en la segunda entrega.




Temas relacionados

The Beatles   /    Rock n´roll   /    Mendoza   /    Música   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO