Internacional

CHILE

Ganadores y perdedores en las primarias chilenas

Pese a todos los pronósticos las elecciones primarias del domingo marcaron una jornada de alta participación. Triunfalismo de la derecha y Piñera y preocupación en el Frente Amplio. La Nueva Mayoría, la principal derrotada.

Pablo Torres

Comité de redacción La Izquierda Diario

Martes 4 de julio | 14:20

Triunfalismo derechista: el millonario Piñera al acecho

En lo que era una jornada que se esperaba con baja participación, tras la fuerte crisis de los partidos del régimen y cuestionamiento al sistema político (y con la selección de futbol chilena disputando la final de la Copa Confederaciones), finalmente votaron más de 1.800.000 personas en las primarias electorales, superando los pronósticos más optimistas que auguraban una difícil participación ciudadana.

El gran ganador: el bloque derechista de Chile Vamos y en particular el multimillonario expresidente Sebastián Piñera, que renueva fuerzas hacia las elecciones presidenciales del 19 de noviembre como principal carta de recambio del régimen.

Ganó el bloque de la derecha, porque obtuvieron una votación más alta a la esperada, superando ampliamente las primarias del 2013 (808.000 votos), con una participación de 1.417.205 votos. Algo que muestra la enorme movilización de la derecha y su electorado para defender sus candidaturas y su defensa del “modelo” cuando está cuestionado. No es menor la capacidad de movilización electoral que tuvieron, pues renueva sus fuerzas, sus confianzas y expectativas en un marco de desafección de los partidos políticos y del régimen, y que le da nuevos aires a Chile Vamos y a Piñera en particular en su objetivo de recuperar el Gobierno para reponer una agenda neoliberal y empresarial contra el pueblo trabajador, bajo el discurso de “impulsar la economía”.

Con esta votación, y cuadruplicando los votos del Frente Amplio, se instaló una sensación triunfalista de cara a las presidenciales. Los empresarios celebraron como suyo el triunfo, con la bolsa de negocios local abriendo con alzas el día lunes.

En este marco, el principal ganador fue Sebastián Piñera, obteniendo 827.037 votos, un 58,4% de las preferencias, y quien asegurándose el primer lugar en todas las regiones del país.

En un estratégico segundo lugar se ubicó el senador Manuel José Ossandón, ex edil de Puente Alto, logrando 371.999 votos, el 26,2%. Si bien no logra ser competitivo ante Piñera, en lo que fue una campaña centralmente de ataques contra el expresidente, su sola votación fue superior a la participación en las primarias del Frente Amplio.

Aunque perdió en todas las regiones frente al multimillonario, no es poca cantidad de votos, y tampoco fácilmente endosables a Sebastián Piñera, lo que puede generar más de un dolor de cabeza a éste en su intento de hegemonizar toda la coalición derechista en un momento de “fracturas” y que seguramente traerá negociaciones de cara a noviembre. Parte de esto es la importante votación que obtuvo Ossandón en comunas populares sobretodo de la región metropolitana, en particular Puente Alto donde arrasa con el 84% de los votos, o en La Pintana y San Joaquín.

Felipe Kast, de Evópoli, consiguió 218.169 votos (15,4%), quedando en tercer lugar, y aunque su proyecto queda indefinido, se puede posicionar como una carta de renovación de una nueva centro-derecha liberal, que si bien entrega todo su apoyo a Piñera y a su coalición Chile Vamos, en el futuro no es menor que podría rearticular nuevas fuerzas en la centro-derecha, como expresan los guiños de acercamiento con el liberal Ciudadanos de Andrés Velasco.

Con esta votación, Chile Vamos con su capitán Piñera, se envalentona, se renueva y saca fuerzas para la defensa del modelo heredero de Pinochet cuestionado, y en definitiva, para volver al gobierno en un intento de frenar cualquier reforma por mínima que sea y abrir una nueva agenda de neoliberalismo recargado.

Debut y preocupación en el Frente Amplio

El nuevo conglomerado a la izquierda de la coalición de gobierno, Nueva Mayoría, que reúne a 12 partidos “emergentes” liderados por Revolución Democrática (Jackson) y el Movimiento Autonomista (Boric), obtuvo 327.595 votos.

Si bien fue una importante participación considerando que son una nueva fuerza y coalición política que este año ha irrumpido en el escenario político, y que en parte los consolida como “tercera fuerza nacional”, no lo es para las expectativas propias del bloque, pues esperaban una votación cercana al medio millón de votos. Con cierta decepción, celebraron el triunfo de Beatriz Sánchez, pero mirando con preocupación su futuro como bloque que lograra “patear el tablero”, cuestión que no ocurrió en estas primarias.

De conjunto, la cantidad de votos es muy parecida a lo que obtuvo Revolución Democrática en las elecciones municipales del año pasado, una decepción frente a lo que consideraban sería una más alta movilización electoral; y que los deja con preocupación para “ocupar el tablero político” y no quedar relegados a ser solamente “tercera fuerza” que es lo que ayer consolidaron, algo que tampoco es menor para una fuerza recién emergente.

En este marco, la periodista Beatriz Sánchez se impuso holgadamente con 221.340 votos, un 67,5% de las preferencias, sobre el sociólogo Alberto Mayol que obtuvo 106.255 votos, quedando con un 34,2% de la votación.

Así, al interior del Frente Amplio se impone la “moderación” versus la “radicalidad”, o el perfil “ciudadano” versus el perfil de “izquierda” que presentaba Mayol. En la relación de fuerzas interna, Revolución Democrática de Jackson y Movimiento Autonomista de Boric, se imponen como fuerzas hegemónicas, dando una impronta progresista más moderada y alejando del perfil de izquierda “dura” al bloque hacia las elecciones de Noviembre.

La preocupación por lo que consideran una baja votación, se expresó en los dichos del diputado Boric. "Estamos creciendo, nos estamos consolidando, pero hay que hacer una autocrítica", pues "es menos de lo que se habían proyectado".

Nueva Mayoría: derrota por omisión

Punto aparte merece la coalición gobernante de la Nueva Mayoría, fragmentada y dividida en dos candidaturas hacia noviembre: Alejandro Guillier y Carolina Goic, que impidió que pudieran utilizar las primarias como una fuerza de movilización de su base social, para superar la división interna y para renovar fuerzas hacia noviembre.

Creían en una baja participación (que fue mucho mayor a la esperada por todos los analistas), y menos aún, porque no esperaban el triunfo aplastante de Sebastián Piñera, que ha renovado las fuerzas de la derecha neoliberal para arrebatar el gobierno a la Nueva Mayoría, y que los deja debilitados hacia noviembre.

Nueva Mayoría quedo cuestionada no sólo por derecha ante un más que probable triunfo de Piñera, sino que quedó acechada también por izquierda, con un Frente Amplio que buscará competir a la coalición oficialista como alternativa ante Piñera por un lado, y que puede carcomer más ampliamente una base social sobre la que se apoya la fuerza de la actual presidente, Michelle Bachelet, decepcionada con las reformas y descontenta con la casta de políticos oficialistas.






Temas relacionados

Primarias 2017   /    Chile   /    Sebastián Piñera   /    Nueva Mayoría   /    Frente Amplio   /    Michelle Bachelet   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO