TELEVISIÓN

Game Of Thrones: cuando las mujeres toman el control

La noche del domingo se es estreno "Dragostone" el primer capítulo de la séptima y penúltima temporada de Game Of Thrones. Las mujeres cada vez más en el centro. Esta nota contiene algunos spoilers.

Lunes 17 de julio | 12:56

La séptima temporada de Game of Thrones solo contará con siete episodios. El último tendrá una duración de 81 minutos, para compensar el recorte a diferencia de entregas anteriores.

Al igual que la séptima temporada, esta entrega se sale del libreto oficial escrito por George Martin y cuenta con un presupuesto multimillonario (se calculan más de 100 millones de dólares por cada temporada). A su vez, es una de las series más vistas en el último tiempo y esta última entrega fue más que esperada por todos los seguidores de la saga.

Los arranques de cada temporada de la serie, con tantos personajes, tantas tramas y tantos recovecos siempre han pretendido funcionar como una especie de “estado de situación”. El capítulo de la noche del domingo no escapa a esta lógica. Uno de los aspectos más interesante tiene que ver con la evolución de los personajes y en ese sentido cabe destacar el cambio de ubicación subjetiva de los personajes interpretados por mujeres.

Desde el lanzamiento de la serie en 2011 hasta ahora se ha generado polémica por la representación de las mujeres. Principalmente el debate se da en torno a la violencia explícita y la hipersexualización de las protagonistas de la trama. Sin embargo, contrasta con el nuevo rol que vienen expresando las mujeres que asumen mayor poder de dirección política y “militar”.

Te puede interesar: Las mujeres de Game of Thrones, desde Essos a Poniente

El ejemplo más destacado es el de Daenarys quien en inicios de la saga estaba subordinada a los intereses de su hermano mayor e incluso fue vendida al líder de un khalaser de dothrakis a cambio de unos cuantos caballos y algunas tropas de salvajes. Finalmente, la joven se convierte en Khaleesi, como expresión de un giro en su ubicación subjetiva y se dispone a retomar el control de los Siete Reinos, para lo cual ha trabajado incesantemente durante casi una década. Este domingo, se la vio volver “Rocadragon”, su casa de origen, donde se dispone a librar una de las batallas más esperadas de la televisión, por el dominio del Trono de Hierro.

Te puede interesar: Game of Thrones: actriz Emilia Clarke denuncia el machismo

Sansa Stark recorre un camino similar, pasando de ser una “princesa clásica”, cuyas máximas aspiraciones estaban vinculadas a casarse con un joven príncipe, ser la madre de sus hijos y vivir felices por siempre. Sin embargo, las situaciones de violencia machista, que incluyen violaciones y torturas en manos de sus diferentes “pretendientes” (ya sean Joffrey o Ramsey) la van convirtiendo en una mujer que defiende sus propios intereses y los de su casa Stark.

Llama la atención como en las últimas temporadas Sansa comienza a intervenir con posiciones políticas e incluso cumpliendo un rol fundamental en la importantísima “Batalla de los bastardos” donde garantizo las fuerzas necesarias para vencer y recuperar Winterfell, su lugar de origen y lugar estratégico para defender el avance de los caminantes blancos hacia el oeste.

Igualmente, Lyanna Mormont, es la que se lleva el premio. Una niña de unos 12 años que cuenta con más moral que la de todos los señores del norte. Jon Snow necesita todas las manos, también las de las mujeres, su definición central es que “no se puede ganar una guerra sin la mitad de las fuerzas en el frente de batalla”. Obviamente, la resistencia de los señores del norte no se hizo esperar y quien dio la respuesta final fue nuestra joven heroína “¿Pero qué se han creído? ¿Que yo me voy a quedar tejiendo frente a la hoguera mientras los hombres se levantan en armas?”

Por otro lado, y como de costumbre Ayra, fiel a su espíritu independiente, continua tachando los nombres en su lista de venganza haciendo uso de sus poderes para transformarse en otras personas.

Entonces, esta temporada tiene a las protagonistas mujeres ocupando los principales lugares de la ficción. Los avances en este sentido van de la mano con los reclamos sociales y la polémica suscitada por la serie, que mencionamos al comienzo de esta nota. Así, esta entrega promete ofrecer otra mirada sobre los cuerpos y las vidas de las mujeres que no sean estereotipos denigrantes.








Temas relacionados

Game of Thrones   /    Género   /    Televisión

Comentarios

DEJAR COMENTARIO