Cultura

ESTRENO DOCUMENTAL

Galpón de máscaras

El próximo jueves 7 de diciembre se estrena este documental de Miguel Baratta en el Cine Gaumont

Lunes 4 de diciembre | Edición del día

Desde los tiempos más lejanos a la actualidad, en países con culturas diferentes y lejanas, para el uso ritual, creativo, artístico o de protesta, las máscaras están tan presentes en la cultura humana que pocos se detienen a reflexionar sobre ellas.

El documental de Miguel Baratta recorre esta historia junto a la escritora Luisa Valenzuela quien ha construído a lo largo de los años una importante colección personal que ha sido expuesta en el Museo de Arte Decorativo de Buenos Aires. Cargadas de ritos, tradiciones y convicciones, más de 250 máscaras de distintos lugares del mundo dan paso a historias fantásticas de sugestión y misterio.

El nacimiento de la máscara se sitúa desde el origen de los tiempos, en el momento mismo en que se produce la autoconciencia. Las comenzaron a usar en funciones rituales, sociales y religiosas, donde los participantes representaban figuras espirituales o legendarias. La escritora Luisa Valenzuela guía a los espectadores por este mundo en el que culturas, creencias y tradiciones le dan vida a un infinito de enigmas esencialmente humanos. A su alrededor, orbitan profesionales de diferentes disciplinas que trabajan con estos objetos misteriosos, aportando una mirada particular sobre el mundo de las máscaras, sus historias y sus enigmas. Entre ellos el intelectual Eduardo Gruner quien reflexiona sobre el lugar de las máscaras en la historia a partir de algún fragmento de textos de Marx.

La cámara observa y descubre poco a poco este universo, la iluminación aporta claroscuros que se conjugan con los propios misterios de cada una de estas historias. Colores, formas, luces y sombras, se combinan con movimientos humanos, muecas y expresiones en una coreografía que trasmite la necesidad histórica de imaginar, crear y dar sentidos propios a este mundo. Los objetos trasmiten las vivencias de ese misterioso juego de representación que acompaña a la humanidad desde sus orígenes. El juego y la libertad necesaria para experimentarlo que día a día enfrenta las cada vez más ajetreadas necesidades de la rutina de un mundo que se sostiene en base a la opresión.

Sobre la película, el director señala que en el encuentro con Valenzuela y con su colección de máscaras “fue para mí una oportunidad de conocer nuevas historias, donde la imaginación vuela y se impregna de colores, texturas y sabores de tierras lejanas y desconocidas. Ese universo es el que intenté transmitir con el documental”.








Temas relacionados

Cine   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO